16/10/2015, 00.00
PAKISTAN
Enviar a un amigo

​Campesino es asesinado en Punjab: reivindicaba sus campos contra la “mafia de las tierras”

de Silent Thinker
Razzaq era padre de seis hijas. Fueron también asesinados su padre y su hermano porque luchaban por sus tierras. En el año 2000 el general Musharraf confiscó 68.000 acres de tierras en el distrito de Okara. Desde entonces ya fueron asesinados 14 campesinos, y fueron arrestados y heridos muchos otros más, y, entre ellos, activistas católicos. El Movimiento de los Campesino sin tierra de Punjab.

Islamabad (AsiaNews) – Un campesino de 35 años de edad fue ajusticiado por un pelotón de ejecución porque reivindicaba el derecho a la propiedad sobre sus tierras, que fueron confiscadas 15 años atrás por el ejército del ex general Pervez Musharraf. El hombre se llamaba Razzaq y era padre de seis hijas. Fue secuestrado mientras dormía en su vivienda en la localidad de Nolana (en el distrito de Okara, provincia de Punjab),  y conducido frente a un muro en la escuela estatal femenina de la aldea, para ser luego asesinado por varios disparos de pistola. Los agresores no se detuvieron ni siquiera frente a los gritos desesperados de su esposa, que imploraba piedad para el padre de sus niñas.

Badrul Nisa, una campesina que vive en una aldea cercana, cuenta a AsiaNews que Razzaq había recibido amenazas de muerte, de la misma manera que ocurrió a su padre y a su hermano, ambos asesinados. Su homicidio tuvo lugar el 13 de octubre cerca de las 3 de la mañana (hora local), per recién a las 10 de la mañana los habitantes de la comunidad lograron hacerse del cuerpo del difunto para llevarlo al hospital de Okara, para exigir una autopsia La  autoridades, en un primer momento, se opusieron a la restitución del cuerpo. Luego de encarnizadas protestas, lo entregaron hacia las 5 de la tarde.

La violencia contra los pequeños propietarios de tierras comenzaron en el año 2000, cuando el general Musharraf (ahora Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas) pidió a los campesino que abandonaran su estatus de agricultores independientes, y que se volvieran trabajadores contratados por los militares, que habrían de tomar posesión de sus tierras. Ellos, sin embargo, se habrían negado a compartir el usufructo agrícola con el ejército, así como a pagar un impuesto a la propiedad a la administración de Punjab.

Desde ese momento, el ejército confiscó arbitrariamente las tierras, dando origen a la llamada “mafia de las tierras”, es decir, a un sistema de connivencia criminal entre autoridades locales y ricos propietarios de tierras que se apropiaron, por medio de la fuerza, de las áreas agrícolas. A lo largo de estos años fueron asesinados 14 campesinos, y fueron arrestados y heridos muchos otros más, entre ellos, activistas católicos que defendían sus derechos. En el año 2000 nació también el Movimiento de los Campesinos sin Tierra de Punjab (AMP, Anjuman Muzareen Punjab), que cuenta hoy con un millón de inscriptos.

Badrul Nisa también es víctima de la violencia: en el año 2005 la policía asaltó la aldea y le fracturó el hombro derecho y una rodilla. La mujer recibió también 17 puntos de sutura en la cabeza cuando fue asistida luego del ataque. Ayer participó de un seminario titulado “Tierras agrícolas, feudalismo y soberanía alimentaria”, organizado en un hotel de Lahore por el Pakistan Kisan Rabita Committee (Comisión de Comunicación Agrícola) y por la Alianza para la Eliminación de la Pobreza en Asia del Sur. Los disertantes han solicitado justicia para los campesinos asesinados –como Razzaq- que piden que se les devuelvan las tierras y las fábricas secuestradas por las fuerzas armadas. El ejército de Pakistán, de hecho, reivindica la propiedad de seis haciendas agrícolas, que tienen una extensión de 68.000 acres,  en el distrito de Okara, pero que pertenecen a los campesinos locales hace más de 100 años.

El nepalés Balram Banskota, secretario general de All Nepal Peasants (Todos los Campesinos de Nepal, ndt ), presente en el seminario, condenó duramente el homicidio de Razzaq y “el fin de todos los falsos procesos contra los agricultores de Okara, además de la liberación de quienes fueron arrestados”. “La soberanía de la producción alimentaria –declaró- debe ser incluida en la Constitución de Pakistán. Pedimos el fin del sistema feudal, y que todas las haciendas agrícolas del sector público sean dadas para la gestión de los campesinos. Debemos luchar juntos para transformar las multinacionales globales, que explotan los derechos de los agricultores pobres”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Daca, miles de cristianos son perseguidos por las tierras
28/07/2018 10:33
Como hace cinco años: el pueblo de Wukan bajo “la mano férrea” de la policía
18/06/2016 15:25
Lahore, 45 cristianos pasarán la Pascua en la calle, como refugiados (Video)
30/03/2018 12:20
El nacionalismo hindú de Modi podría desencadenar otra guerra, según palabras de Global Times
20/07/2017 11:07
Kachin, después de 55 días de combates "la situación de la población es dramática"
11/10/2016 12:45