08/12/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

​El Papa en Plaza de España: Madre de la Misericordia, bajo tu manto hay lugar para todos

El Papa Francisco recita una oración a María, compuesta por él para la ocasión. Un recuerdo de las familias, de los niños, de los ancianos y de los enfermos y presos. El saludo a las personalidades de Propaganda Fide. En silencio, ante la imagen, en Santa María Mayor.

Roma (AsiaNews) – “Bajo tu manto hay lugar para todos, porque tú eres la Madre de la Misericordia”: es uno de los versos más poéticos de la oración compuesta por el Papa Francisco y recitada frente a la columna sobre la cual se apoya la estatua de la Inmaculada Concepción, inaugurada pocos años después de la proclamación del dogma mariano (1854). El Papa rezó diciendo llevar ante María a las familias, niños, jóvenes, ancianos y sobre todo a los enfremos y presos, “quienes sienten más difícil el camino”. A la Virgen, el Papa encomendó los primeros pasos del “camino de reconciliación” del Jubileo.

Al final del momento, el pontífice saludó a varias autoridades, entre ellas, al Card. Fernando Filoni y a Mons. Savio Hon, prefecto y secretario de Propaganda Fide, cuyo palacio está sobre un lado de la plaza. Luego de haber saludado durante un largo tiempo a enfermos y niños, Francisco se dirigió a la basílica de Santa María Mayor, donde se detuvo ante la imagen de Maria Salus Populi Romani, de la cual él es muy devoto. 

He aquí la oración a María que el Papa Francisco recitó como acto de veneración a la Inmaculada: 

 

Virgen María,

en este día de fiesta por tu Inmaculada Concepción,

vengo a presentarte el homenaje de fe y de amor

del pueblo santo de Dios que vive en esta Ciudad y Diócesis.

Vengo en nombre de las familias, con sus alegrías y fatigas;

de los niños y de los jóvenes, abiertos a la vida;

de los ancianos, llenos de años y de experiencia;

de modo especial vengo ante ti

por parte de los enfermos, de los encarcelados,

de quienes sienten más difícil el camino.

Como Pastor vengo también en nombre de cuantos

han llegado desde tierras lejanas en búsqueda de paz y de trabajo.

Bajo tu manto hay lugar para todos,

porque tú eres la Madre de la Misericordia.

Tu corazón está lleno de ternura hacia todos tus hijos:

la ternura de Dios, que en ti se ha encarnado

y se ha hecho nuestro hermano, Jesús,

Salvador de todo hombre y de toda mujer.

Mirándote, Madre nuestra Inmaculada,

reconocemos la victoria de la divina Misericordia

sobre el pecado y sobre todas sus consecuencias;

y se enciende en nosotros la esperanza de una mejor vida,

libre de la esclavitud, rencor y miedo.

Hoy, aquí, en el corazón de Roma, sentimos tu voz de madre

que llama a todos a ponerse en camino

hacia aquella Puerta, que representa a Cristo.

Tú dices a todos: “Vengan, acérquense confiados;

entren y reciban el don de la Misericordia;

no tengan miedo, no sientan vergüenza:

el Padre los espera con los brazos abiertos

para darles su perdón y recibirlos en su casa.

Vengan todos a la fuente de la paz y de la alegría”.

Te agradecemos, Madre Inmaculada,

porque en este camino de reconciliación

tú no nos hacen caminar solos, sino nos acompañas,

estas cerca de nosotros y nos sostienes en toda dificultad.

Que tú seas bendita, ahora y siempre, Madre. Amen.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: homenaje a la Inmaculada pensando en los pobres, enfermos y niños
08/12/2013
La oración del Papa a la Inmaculada en la plaza de España
08/12/2016 17:48
Papa: Dios viene a habitar entre nosotros a través de un gran sí, el de María
08/12/2016 13:30
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: María, Madre nuestra, enséñanos a ir contra corriente
08/12/2014