14/12/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

“Hermanos” por una Iglesia en salida hacia las periferias del mundo, llamada a crear puentes

En el documento “Identidad y misión del hermano religioso en la Iglesia”, presentado hoy en el Vaticano, la identidad de quien, hombre o mujer, quiere “asemejar a Jesús”, subrayando especialmente el “trato” de la fraternidad. Las manifestaciones conclusivas del Año de la vida Consagrada, que se desarrollarán en Roma del 28 de enero al 2 de febrero de 2016.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- Poner de relieve la riqueza y la necesidad de todas las vocaciones en la Iglesia, personas que quieren “asemejarse a Jesús” subrayando especialmente el “trato” de la fraternidad. “El religioso hermanos refleja el rostro de Cristo- Hermano, simple, bueno, cerca de la gente, acogedor, generoso, servidor…”.

Es cuánto se propone el documento “Identidad del hermano religioso en la Iglesia”. Presentado hoy en el Vaticano junto con las manifestaciones conclusivas del Año de la Vida Consagrada, que se realizarán en Roma del 28 de enero al 2 de febrero de 2016.

La vocación del religioso hermano-un quinto de los religiosos varones en la Iglesia católica son “hermanos” o “religiosos laicos”, o sea no son curas- en las palabras del Card. Joao Braz de Aviz, prefecto de la Consagración para los institutos de vida consagrada y las Sociedades de Vida apostólica “es, en primer lugar, la vocación cristiana. Es la llamada del espíritu Santo a asemejarse a Cristo para la gloria del Padre y para contribuir en la edificación del Reino. Esta contribución se actúa mediante el ejercicio en la Iglesia de un  servicio o ministerio según el Evangelio, que contribuye a las salud espiritual de la gente y a su mayor bienestar material”.

El documento se dirige también a las religiosas mujeres: “dadas las afinidades entre vocación religiosa femenina y la del religioso hermano”, se afirma que “la vocación del cristiano- también dijo el Card. Braz de Aviz-es la huella de Cristo. Pero, la persona de Cristo es tan rica que cada cristiano vive esta vocación subrayando algunos aspectos específicos: algunos se identifican con Cristo dedicándose al trabajo material para construir un mundo más habitable donde la gente pueda vivir en condiciones dignas; otros, anunciando la Buena Noticia; otros ejercitando el ministerio sacerdotal; otros en la enseñanza; otros dedicándose al cuidado de los enfermos; otros aún, identificándose especialmente con Cristo pobre, casto y obediente”.

El documento indica que “la identidad y la misión del religioso hermano se resumen en la fraternidad entendida como: don que el hermano recibe de Dios Trinidad, comunión de personas, don que comparte con sus hermanos en la vida fraterna en comunidad y don que ofrece al mundo para la construcción de un mundo de hijos de Dios y de hermanos”.

“La fraternidad no es simplemente el fruto del esfuerzo personal. No se llega a ser hermano según el Evangelio por el solo impulso individual o por el solo deseo de serlo. La fraternidad es ante todo un don de Dios” y “el don que el religioso hermano ha recibido se vuelve don compartido en la vida fraterna en comunidad. El religioso hermano vive en comunidad como hermano de Cristo que intercede al Padre por la unidad de sus discípulos”. Él, junto con sus hermanos está abierto a la necesidad de la Iglesia y del mundo. “Su misión es en definitiva la de construir una fraternidad universal fundada en los valores del Evangelio. La fraternidad de los religiosos hermanos no es auto-referencial o cerrada en sí misma; es una fraternidad para la misión; un fraternidad en perfecta sintonía, como dice el Papa Francisco, con una Iglesia en éxodo, en salida hacia las periferias de este mundo; con una Iglesia llamada a crear puentes, abierta a los hombres contemporáneos de toda raza, cultura y credo. El amor fraterno se concretiza en la Iglesia y en la vida de los religiosos hermanos en numerosos servicios: educar, curar a los enfermos, asistir a los encarcelados, acoger a los refugiados, hacer catequesis, desarrollar determinados trabajos manuales, etc. Muchos de estos servicios representan verdaderos y propios ministerios”.

En el documento, explicó mons. José Rodríguez Carballo, O.F.M., secretario de la Congregación: “La iglesia es vista fundamentalmente como misterio de comunión a imagen de la comunión del Hijo con el Padre en el don del Espíritu Santo. La comunión de las tres Personas divinas es modelo, fuente y culmen de la comunión de los cristianos con Cristo; de ella nace la comunión de los cristianos entre ellos (Cfr. 5. P 2; 3, p.1; 4, p.1; 5 p.1…) en una vida fraterna. Se trata de la comunión de los fieles que se reúnen para celebrar el misterio de la Trinidad y para traducir en realidad la súplica de Jesús. “Que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en mí y yo en ti, para que el mundo crea que Tú me han enviado” (Jn. 17.21). A la luz de su identidad como misterio de comunión, la Iglesia, animada por el Espíritu, reafirma hoy su conciencia de ser Pueblo de dios, en el cual todos tienen la misma dignidad recibida por el bautismo, todos tiene la misma vocación a la santidad, todos son corresponsables de la misión evangelizadora. (6,  p.1).

Mons. Rodríguez Carballo también ilustró el desarrollo de la Semana conclusiva del Año de la vida consagrada, que reunirá a todas las formas de la vida consagrada: nuevas formas, ordo virginum, institutos seculares, contemplativas, religiosos/as de vida apostólica. El lema de este encuentro será “Vida consagrada en comunión”.

En el encuentro, que se desarrollará en Roma, se prevé la presencia de unos seis mil consagrados provenientes de todo el mundo. Iniciará con una vigilia de oración el día 28 de enero a las 18.00 en la basílica vaticana de S. Pedro.El día 29 se tendrá una jornada común para todas las formas de vida consagrada en el Aula Pablo VI. La jornada será dedicada a reflexionar sobre los elementos esenciales de la vida consagrada. En los días 30 y 31 de enero cada forma de vida consagrada desarrollará un  programa propio. Las contemplativas se encontrarán en la Universidad Urbaniana, el Ordo Virginum se encontrarán en la Universidad Antonianum, los Institutor Seculares en el Agustinianum y loas religiosos/as en la Universidad Lateranense. El día 1 de febrero tendremos una audiencia con el Santo Padre en el Aula Pablo VI y reflexionaremos juntos sobre los Consagrados hoy en la Iglesia y en el mundo, provocados por el Evangelio.

El 2 de febrero, al final, por la mañana está prevista una peregrinación, con motivo del Año Santo de la Misericordia, a las basílicas de S. Pablo Extramuros y a Santa María la Mayor. A la tarde, a una hora que se indicará, se celebrará la sagrada Eucaristía presidida por el Papa en la basílica de S. Pedro.

Para mayores informaciones y para las inscripciones consultar. www.congregazionevita consacarata.va

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Hanói, misión y vida religiosa: temas centrales de la visita del Card. Braz de Aviz
11/09/2018 12:54
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa sobre la economía de los institutos religiosos: fidelidad al carisma y discernimiento
26/11/2016 13:56