11/07/2014, 00.00
HONG KONG - CHINA - VATICANO
Enviar a un amigo

Cardenal Zen: La libertad religiosa y las libertades civiles están unidos, para China y Hong Kong

de Bernardo Cervellera
Conversación a a todo campo con el obispo emérito de Hong Kong: el coraje de Monseñor Ma Daqin, quien envió un mensaje al Papa Francisco; los católicos clandestinos también están dispuestos a ser arrestados; sospechas sobre la sinceridad de Beijing en posible diálogo con la Santa Sede. Y en el frente de Hong Kong, la marcha de un referéndum sobre la democracia; apoyando a "Occupy central"; el temor del gobierno y los arrestos. Para el cardenal Zen la libertad religiosa y las libertades civiles van de la mano.

Hong Kong (AsiaNews) - Charlar por el teléfono con el cardenal Joseph Zen, de 82 años, es como escuchar a un río desbordado. El obispo emérito de Hong Kong me habla de la valentía de Monseñor. Thaddeus Ma Daqin, quien le dice el Papa Francisco no preocuparse por su destino [mons. Ma ha estado  dos años bajo arresto domiciliario por haber dimitido de la Asociación Patriótica], pero "decir la verdad" al gobierno chino; alude a las ambigüedades y problemas del diálogo entre China y el Vaticano; Hace hincapié en la necesidad urgente de ordenar obispos clandestinos, también están listos para ser encarcelados por afirmar la libertad religiosa y decir su vínculo con el Papa.

A continuación, habla de su marcha de 80 km en la ciudad para promover en  la población de Hong Kong el voto en el referendum sobre la democracia; del apoyo al movimiento "Occupy central", que aboga por el sufragio universal para la elección del Jefe del Ejecutivo; del ferreo enfrentamiento entre los jóvenes del movimiento y el gobierno de Hong Kong que, controlado por Beijing, arresta a los manifestantes y tal vez incluso detiene al Cardenal: "Si empiezan a arrestar a alguien - dice -  voy a entregarme, porque también he participado mucho. Deben detenerme de primero".

En Joseph Zen, el compromiso con la libertad religiosa en China es uno de sus compromiso con la democracia civil en Hong Kong: "La libertad religiosa es inseparable de la libertad civil En China no hay libertad religiosa, porque no libertad tout court. Para nosotros la libertad religiosa en Hong Kong aún no está amenazada. Pero si perdemos nuestras libertades civiles y si mañana tenemos un gobierno que no elegimos, corremos el riesgo de perder la libertad religiosa".

He aquí algunos extractos de la conversación.


Su Eminencia, en los últimos meses ha habido rumores sobre el deseo de China de reanudar las conversaciones diplomáticas con la Santa Sede. Lo curioso del asunto es que estos rumores se extienden mientras en Hong Kong la Iglesia está dando un fuerte testimonio a favor de la democracia. Mientras tanto, en China, la Iglesia sufre muchas restricciones, también en la sociedad civil crecientes personalidades luchan por los derechos humanos y, al mismo tiempo el acercamiento al cristianismo.

En las páginas del "Corriere della Sera", me tomé la libertad de sugerir al papa Francisco que si Beijing lo invita a ir a China, el pontífice debe tener cuidado de no ser engañado, porque por el momento no parecen tener ninguna intención de diálogo sincero. Ellos sólo piensan en la trituración de la Iglesia, como lo están haciendo en Hong Kong.

Ya otras veces he escrito a Roma recordando el método usado por los comunistas chinos para vencer a los nacionalistas: ¡es el diálogo! Pretendían dialogar, pero mientras conversaban ellos combatian y conquistaron. Realmente no se puede confiar.

Creo que todos en China, en la Iglesia, lo entienden. Muchos en mi blog me dan la razón diciendo: 'Sí, sí, tienes razón, en los comunistas chinos no se puede confiar. Y "mejor que el papa tenga cuidado".
 

En la actualidad, en China hay un fuerte control sobre la sociedad civil, periodistas, e incluso la Iglesia...

Debemos recordar a los mártires de China. Mons, Thaddeus Ma Daqin me envió un mensaje para ser transmitido al Papa Francisco que no tiene miedo a decir la verdad, sin tener que preocuparse acerca de la situación del obispo Ma. "Olvídate de mí, la preocupación es acerca de la verdad": ¡es un hombre valiente de verdad!

Destruyen las iglesias en China; eliminan las cruces; han publicado un "Libro Azul" en el que se afirma que la religión es una amenaza para la sociedad socialista.... Es una situación que fomenta el diálogo sobre nada. No debemos engañarnos a nosotros mismos. Hay que decir, sin embargo, que el funeral del obispo clandestino, el obispo Joseph Fan Zhongliang, en abril pasado, mostró algún tipo de acuerdo. Permitieron el funeral, la reunión de la gente, la Misa con sacerdotes oficiales y clandestinos. Creo que esto se debe a la seguridad pública en Shanghai, bastante razonable, en lugar de las indicaciones del Ministerio de Asuntos Religiosos y la Asociación Patriótica.

Mi impresión es que donde hay un clero grande y unido, la Iglesia puede resistir. Pero hay que animarlos. Por esta razón, esperamos que la Santa Sede no se engañe a sí misma con el diálogo, pero confíe en la claridad, la verdad, alentando el testimonio de los fieles.

Por lo demás, ¿de qué debemos tener miedo? Tememos que romper el llamado diálogo, el gobierno ordena obispos ilícitos. ¿Y entonces? ¡Los excomulgados permanecen y los fieles los evitan! ¿Y por qué tener miedo de ordenar obispos clandestinos? ¿Por qué se teme que ordenándolos, los pongan en la cárcel? Pero ellos mismos afirman no tener miedo. Temen que Roma permanezca en silencio, por lo que no saben si están haciendo bien o mal... Se necesita claridad para ser fieles a los principios de la Iglesia. El pueblo de Dios en China tiene derecho a la claridad.

Por supuesto, tenemos que hacer todos los esfuerzos para abrir espacios de diálogo, pero tenemos que estar delante de los hechos: si no se puede tener ninguna prueba o señal de sinceridad, es necesario detener esta pantomima del dialogo en el acto, hacer lo que se debe hacer. Si el dialogo no tiene ninguna esperanza de tener éxito, podemos actuar tan pronto como sea posible porque nuestra Iglesia se va desgastando. Debemos orar porque la situación en China es difícil, complicada y peligrosa. En este momento me gustaría retirarme, escuchar música, leer libros, y en lugar siento la urgencia de un compromiso con la Iglesia china.


 Eminencia Ud. también participa en el frente de la democracia en Hong Kong.

El punto más importante era apoyar el movimiento "Occupy central", que quieren claridad sobre los pasos a seguir para la democracia en Hong Kong. Después de varios meses, se hicieron una serie de reuniones para ver qué fórmulas se aplican a la elección del Jefe del Ejecutivo. A través de una votación interna, había tres opciones, todas las que contiene el sufragio universal y el nombramiento popular del gobernador de Hong Kong. El gobierno local y de la China, nos quieren imponer un voto universal por un comité, en el que los candidatos son elegidos por ellos. Por lo que el sufragio universal sería inútil.

Con el referéndum, el movimiento ha dado a la gente la oportunidad de expresarse por uno de estos esquemas que habían preparado. Era una operación enorme y costosa. Sobre todo porque el gobierno no ayuda en nada.

Se podía votar electrónicamente o en las urnas, para aquellos que no están familiarizados con el Internet. Pero en este punto había una gran división entre los demócratas: algunos, cuya propuesta no había sido aceptada entre las tres opciones, empezaron a criticarlos diciendo que eran "demasiado radical" e "imposible de aceptar" para Beijing. Y había mucha división.

Por mi parte, sugerí que lo importante era votar, no la propuesta específica. Lo importante era la participación: que eso significa que la población de Hong Kong quiere decidir su destino político. Se aceptó mi propuesta. Y las divisiones fueron dejadas de lado. Incluso aquellos cuya propuesta había sido derrotada - como algunos demócratas y el mismo Anson Chan [ex secretario general del gobierno] - han decidido participar.

Después de aquello surgió la propuesta para marchar por la ciudad, llamando a la gente a ir a votar a favor de este referéndum no oficial, pero muy significativo. Marchamos durante 12 horas al día, durante una semana entera.

 
A pesar de todas las dificultades, el referéndum fue un éxito, ¡con aproximadamente 800 mil participantes!

Ha sido un gran triunfo de la democracia y de la sensibilidad de la gente de Hong Kong. Para votar la gente tenía que esperar quizá durante horas en el Internet, o caminar mucho para ir a las urnas, que siendo muchas, no estaban cerca de su casa. Por otra parte, las escuelas no se han atrevido a complacernos, por miedo del poder público; En lugar de ello, la Iglesia Católica ha hecho disponibles varios lugares. En todo esto, los católicos y los protestantes han tenido un papel importante.

 
Así que hay un gran renacimiento del sentido cívico de la población de Hong Kong

Sí, y hay varios signos. Antes de la votación, Beijing ha difundido un "Libro Blanco", que explica la "ley básica" [la constitución de Hong Kong, que fue aprobado por China y Gran Bretaña, que garantiza "un alto grado de autonomía para el territorio"]. ¡Pero es un libro realmente estúpido! Básicamente dice que todo lo controla Beijing y que incluso los jueces deben ser "patrióticos". Así que al menos 1.800 entre jueces y abogados marcharon en silencio, todos vestidos de negro para reivindicar la autonomía del Poder Judicial.

Incluso la vegilia en recuerdo de la masacre de Tiananmen de este año vio una participación más gruesa que otros años.

Y, por último, se produjo la marcha del primero de julio, en la que la policía y los organizadores contienden en los números, pero ha sido una marcha con una avalancha de gente. La gente salió a caminar, a la espera de hasta tres horas antes de comenzar. La caminata se inició a las 15 y terminó a las 23 horas. Todo se hizo de manera pacífica, aunque la policía ha detenido a algunas personas por haber "ralentizado" la marcha.

"Occupy central" había propuesto bloquear el camino hasta las 8 de la mañana siguiente, para obligar al gobierno a responder. Yo lo había desaconsejado, pero lo han hecho lo mismo. Ha sido un poco como una prueba de la gran ocupación del centro, que está previsto para el futuro. Todo sucedió de manera pacífica, pero la policía detuvo a más de 500 personas, entre ellas algunos miembros del parlamento y tres miembros de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz.

 
¿Cómo ve el futuro?

Nuestra marcha, hecha por mí y otros católicos para atraer a la gente a votar por el referéndum, se ha descrito como "ilegal", ¡por lo que ahora corremos el riesgo de ser encarcelados! Si empiezan a arrestar a alguien, voy a entregarme, porque he asistido. Tienen que detenerme de primero. Sin embargo, hay un temor evidente de gobierno hacia este esfuerzo y trata por todos los medios de desanimarlo y amenazarlo. Pero la gente no tiene miedo. Por ejemplo, después de las detenciones en la noche del 01 de julio, otros se presentaron a la policía exigiendo que se entregaban también para ser encarcelados.

Los responsables de "Occupy central", un pastor protestante y dos profesores universitarios, tienen que ir a discutir con el gobierno sobre nuestras tres propuestas. El proyecto es el siguiente: de nuestra parte presentamos la propuesta que tuvo más votos en el referéndum. Sería el de "tres carriles", que proporciona la consulta y la votación popular, el parlamento y la comisión. Si el gobierno acepta nuestra propuesta, bien. Si la contrapropuesta es inaceptable y no cumple con el estándar de la concepción democrática universal, entonces vamos a ocupar el centro con al menos 10 mil personas.

Si el gobierno sale con una propuesta demócrata, pero diferente a la nuestra, vamos a proponer a la gente a votar por uno u otro.

Aquí, en Hong Kong, hay algunas críticas de algunos sectores del mundo de los negocios, pero la actitud de los opositores del gobierno son muchas más y mejor cualificadas. Esperemos que el gobierno no recurra al uso de la fuerza.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Los 20 años de Hong Kong: las amenazas de Xi Jinping y los golpes de la policía
01/07/2017 14:36
Xi Jinping inspecciona las tropas en Hong Kong. Las protestas de los activistas
30/06/2017 12:47
¿Qué cambia y qué queda de los últimos 20 años de Hong Kong? La contribución de los cristianos
28/06/2017 18:02
El Card. Tong a Carrie Lam: La Iglesia por la plena democracia y la libertad religiosa de Hong Kong
30/03/2017 14:31
Carrie Lam visita las oficinas de Beijing en Hong Kong
28/03/2017 13:11