04/02/2015, 00.00
INDIA - NUEVOS ESCLAVOS
Enviar a un amigo

India, historia de Prema y Reema: del sueño de una nueva vida a la pesadilla de la prostitución

de Nirmala Carvalho
Un testimonio del Asian Movement of Women Religious Againts Human Trafficking (Amrat), que representa el compromiso conjunto de las órdenes religiosas femeninas. En Asia meridional. India cuenta casi con 15 millones de esclavos: en el año 2013 los nuevos casos fueron 4,566. Las primeras víctimas son niños y muchachas.

Mumbai (AsiaNews)- "Sensibilizar Asia y todo el mundo globalizado sobre el problema del tráfico de seres humanos, para impedir que nuestras muchachas se conviertan en presas de este modo de vivir". Es este el objetivo que anima al Asian Movement of Women Religiosus Human Trafficking (Amrat). La asociación representa el compromiso conjunto de todas las órdenes religiosas femeninas de los países de Asia meridional (Bangladesh, India, Nepal, Paquistán, Sri Lanka) en la lucha contra la trata de seres humanos. Sobre 30 millones de "nuevos esclavos" estimados en todo el mundo, india sola cuenta con casi la mitad. Según los datos oficiales del gobierno, en el año 2013 fueron 4.566 las nuevas víctimas acertadas por el tráfico: los números reales son mucho más. El Estado peor es Rajashtán (1.190), después Delhi (864), tamil Nadu 8762) y Maharashtra (630). En el  mismo arco de tiempo, los casos denunciados fueron 1.657, la mayor parte de los cuales (944) involucró a niños y muchachas, raptados o comprados para ser vendidos ene l mercado de la prostitución, o empleados en trabajos forzados o mutilados para mendigar. En estos días la Iglesia hindú y asiática realiza una novena dedicada a S. Bakhita (30 de enero-7 de febrero), en vista de la Jornada internacional contra la trata de personas (8 de febrero). "Nuestras oraciones- explica a AsiaNews la secretaria general del Amrat, sor Rita Mascarenhas Fma- están dirigidas también a los conversiones de los corazones de los traficantes, que realizan y sacan provecho de esos males, y de los consumidores que los alimentan. Rezamos también para que los líderes de gobierno, los políticos y todos los servidores de Estado enfrenten el sistema que hace posible la trata de seres humanos". A continuación la religiosa, de las Salesianas de Don Bosco, cuenta a AsiaNews, la historia de dos víctimas, salvados con la ayuda del movimiento cristiano.

Volviendo de Delhi, sor Emilda llega a Ranchi con 2 jóvenes muchachas que han superado la 12° clase. Una se llama Prema y la otra Reena, son parientes a la lejan. Ambas, juntas a otras jóvenes, fueron llevadas a Delhi por su amiga Namitha con la ilusión de trabajar en una oficina.

Namitha viaja habitualmente para atrás y delante de Delhi, con ropas hermosas y corteja a las muchachas con la promesa de falsos puestos de trabajo y con sueldos importantes. Dado que su estilo de vida es tal, las jóvenes son atraídas por una vida elegante en la ciudad. El 23 de julio, son conducidas a un departamento de Delhi, que Namitha les describe a ellas como una agencia d colocación. Una vez allí son encerradas, y todas sus pertenencias les son robadas como también sus documentos originales. Sin embargo Prema logra esconderse un celular y los apaga.

Namitha gana de cada traficante 5 mil rupías, como recompensa por la seducción. Prema y Reema cuentan que eran unas 400 entre las muchachas y las mujeres en el lugar a donde las llevaron. Era un gran departamento, con un bar y muchas habitaciones. Ls jóvenes llegaban de varias regiones o Estados, en particular de Jhakhand, Chhattisgarh, Orissa y del West Bengal.

Las jóvenes en condiciones realmente espeluznantes. El comercio ilegal de la venta de muchachas y mujeres va adelante día y noche y los hombres que frecuentan aquel lugar las maltratan si éstas les desobedecen a los nuevos patrones. Las jóvenes son nutridas con bebidas y comidas drogadas. Y son sometidas a abusos sexuales.

Dada la situación, Prema y Reena rechazan comer y continúan rezando. Al segundo día Reena es vendida a un cliente de Ahmesabad. Debería partir el día después, pero como se rebela la amenazan con pegarle en una habitación cerrada. Prueban también en cortejarla prometiéndole que la llevarían a hacer shopping. Prema insiste en querer acompañar a Reena y ambas proyectan escapar, gracias al pretexto de hacer compras, llevando consigo el celular. Prema logra llamar por teléfono a su madre y a un vecino, que la exhortan a correr en una calle llena de gente e ir a buscar ayuda gritando. Entonces ambas inician a correr en modo confuso por la calle pidiendo ayuda.

En aquel momento un chofer de taxi se detiene para ayudarlas. El hombre, después de haberlas escuchado y conocer la terrible cuestión, deja a las jóvenes con 600 rupías en la estación ferroviaria de Anad Vihar en Delhi. Con tal suma las dos organizan la fuga comprando dos boletos para Ranchi y es preparan esperando el tren en la estación.

Pero mientras esperan en la estación del ferrocarril, ven a sor Emilda, una monja perteneciente a la Society of the Sisters of Bethany (anglicana), que espera el tren para Ranchi. Por su ropa se dan cuenta de su pertenencia religiosa, porque una de las chicas estudió en una Bethany Scool. Las jóvenes se acercan y le cuentan todo lo que están pasando. Sor Emilda está en compañía de la hija de su chofer, que está  llevando a la admisión a Ranchi. La hermana queda horrorizada por lo que escucha. Entonces promete ayudarlas llevándolas con ella a Ranchi. Les consigue comida, ropas y refugio en las casa de las religiosas en Ranchi y pone a las 2 jóvenes bajo protección y seguridad. Por primera vez después de una semana las jóvenes se sienten seguras y tranquilas, ya sin miedo. Sor Emilda dispone de todo para su protección y logra llevarlas a sus casas.

En este caso particular, el traficante es un muchacha es una mujer de nombre Namtha. Estudió hasta un bienio universitario. Ahora es la segunda mujer de saif (nombre de fantasía), un hombre musulmán. Él es la principal conexión y la perdona clave del tráfico de negocios de Jhalhand. Ahora Namitha, siendo de etnia Santal, va a diversos pueblos tribales y seduce a jóvenes con instrucción o sin ella. Seduce a las jóvenes con promesas de buenos trabajos, una vida confortable y demás comodidades. Ella las prepara mentalmente. Cuando están preparadas las lleva a un lugar de tránsito temporáneo en los cuarteles generales del distrito. Son tenidas allí por un poco de tiempo, las cuidan y las tratan bien. Les muestran las futuras fabulosas prospectivas. Luego Saif y Namitha las llevan a Delhi donde está el principal centro de tránsito, en la cual juntan a las muchachas y allí las tienen hasta cuando las venden a los compradores.

Es realmente angustiante saber que hay centenares de casos iguales centros de tránsito invisibles en Delhi, donde son distribuidas, vendiéndolas y destruyendo sus vidas tantas jóvenes inocentes y también sus familias.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Tailandia: los Rohingya víctimas de la trata de seres humanos
05/02/2015
Matrimonios mixtos, clave para la integración de los migrantes en Corea
03/02/2015
Saigón, grupos católicos en primera línea contra el esclavismo y la trata de personas
09/02/2015
Misionero del Pime: La trata de seres humanos, plaga de Tailandia financiada por el Occidente
06/02/2015
Trata de migrantes, la Iglesia indonesia: no basta la lucha al tráfico, se necesita formación
05/02/2015