16/10/2015, 00.00
RUSIA - SIRIA
Enviar a un amigo

Activistas rusos: Putin ayuda a Assad pero se olvidan del pueblo sirio en fuga

de Marta Allevato
Aunque Moscú sigue apoyando militarmente al régimen de Damasco, la cooperación entre los dos países no refleja las políticas de la acogida rusa a los inmigrantes procedentes de Siria. Svetlana Gannushkina: "En Rusia no hay prácticamente ninguna condición de refugiado". En todo el país sólo dos sirios disfrutan de asilo político. Historia de una familia de Alepo, de un año a la clandestinidad

Moscú (AsiaNews) - "El apoyo de Rusia al régimen sirio no se extiende a su gente: la amistad entre Putin y Assad es peligrosa, al igual que todos aquellos en los que los líderes políticos hacen acuerdos sin tener en cuenta las necesidades de la población". Así lo dice Svetlana Gannushkina, presidenta del Comité de "Asistencia Civil", veterana de la acogida de los refugiados en Moscú y varias veces nominada para el Premio Nobel de la Paz.

Durante meses, la organización denunció el callejón sin salida de los migrantes sirios en Rusia, donde a casi nadie se concede el estatuto de refugiado y obtener asilo político es más difícil que tomar la ciudadanía.

El 15 de octubre, una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (Echr) ha condenado a Rusia para liberar e indemnizar a tres solicitantes de asilo sirios que se tenían bajo custodia en espera de deportación. Según los jueces, las autoridades rusas han infringido el artículo 2 (derecho a la vida) y 3 (prohibición de la tortura y los tratos inhumanos o degradantes) del Convenio Europeo de Derechos Humanos cuando se ordenó el regreso de los tres hombres.

De acuerdo con cifras de la Comisión "Asistencia Civil", hasta el momento en todo el país sólo hay dos casos de sirios con asilo político. La solución más viable para los refugiados es solicitar asilo temporal, con una duración de un año, pero incluso en este caso se encuentra con una burocracia kafkiana, alto nivel de corrupción y los intereses de ciertas empresas que hacen dinero con la mano de obra barata de los inmigrantes irregulares. "Los sirios que tienen asilo temporal son dos mil, pero según mis estimaciones serían 10 mil los demandantes. Las estadísticas oficiales registran 12 mil sirios en Rusia que en comparación con los números en Europa son pequeños", dice Gannushkina.

La diferencia aquí es que de Siria se llega con visa regular, pero no es seguida de una mayor apertura por parte de las autoridades. "Parece que Rusia tiene dos políticas diferentes: el Ministerio de Relaciones Exteriores que concede las visas saben bien que estas personas luego pedirán quedarse y que el servicio de inmigración a su vez los rechazará", denuncia la activista, al tiempo que reconoce que en última instancia, las autoridades están demostrando ser "más sensibles".

A pesar de haber firmado la Convención de Ginebra, Rusia - denuncian los activistas - simplemente no reconoce la condición de refugiados: a finales de 2014, había oficialmente sólo 790 personas, entre ellas 300 ciudadanos de Ucrania, funcionarios de la administración del expresidente Viktor Yanukovich, llegados a Rusia después de la revuelta del Maidan o ex miembros de las fuerzas policiales especiales Berkut, implicados en la represión de las protestas en Kiev. "Para un país como el nuestro, 790 es cero - insta la Gannushkina - de hecho, sería mejor si era cero, porque entonces podríamos decir en voz baja: fuimos a la Convención de Ginebra y para nosotros no hay refugiados y no los habrá" .

La mayoría de las veces la negativa a conceder el estatuto de refugiado está motivado por el servicio de inmigración con el hecho de que en Siria, a su decir, no hay una guerra sino una simple operación antiterrorista y que los migrantes están huyendo sólo por razones económicas. Sin documentos apropiados no se puede trabajar y sin trabajo no se puede pagar los trámites de regularización. Es un círculo vicioso que obliga a cientos de familias que viven en semi-secreto, sin acceso a servicios de salud y educación para los niños.

Este es el caso de Mohamad Ammaneh, de 30 años de Alepo, que llegó a Rusia con su esposa. Aquí tuvieron dos hijos. Viven en Noginsk, un pueblo a dos horas en tren de Moscú, donde se concentra la mayor parte de la diáspora siria. En 2014 se dirigió a la Comisión de "Asistencia Civil" para tratar de legalizar su situación con la ayuda de los abogados de la organización. "Pensé que Rusia era un amigo de los sirios, que siempre han dicho que sí, pero he tenido que retractarme - se queja Mohamad - en dos años no he recibido ninguna ayuda económica o humanitaria de Rusia, que todavía no está dispuesta a reconocernos como refugiados. Quiero ir a cualquier parte, pero no permanecer aquí".

Desde hace un año Mohamad vive pidiendo préstamos, pero ahora no tiene dinero, ni para el alquiler o para pagar los pasaportes a sus dos hijos: el Estado sirio les pide US$ 400 por cada uno. "Incluso vendí la computadora, no me queda más nada. Dentro de unos días vamos a estar en la calle", añade.

La Gannushkina advierte sobre los riesgos de la situación: "Donde no hay una situación legal, nace la corrupción, la esclavitud y la violencia y esto es peligroso no sólo para los inmigrantes sino también para el propio Estado"

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Mahmoud, Roula y Zozan, historias de refugiados: de la guerra, a una nueva vida
20/06/2018 13:34
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Putin a la Onu después de 10 años, para abatir el aislamiento ruso y encontrar una solución para Siria
25/09/2015
Acuerdo entre la India y Rusia para adquirir misiles S-400. EEUU y China, al margen
06/10/2018 13:27