15/01/2015, 00.00
IRAK

Alqosh: una Iglesia de frontera, más fuerte que la amenaza del Estado Islámico

Dario Salvi
El P. Joseph, superior general "pro tempore" del monasterio de Nuestra Señora de Messi, narra la vida de una comunidad cristiana "de frontera". La ciudad ha dado la bienvenida a cientos de refugiados; todos los días luchamos contra el "miedo" de un ataque del Califato. En el pesebre las fotos de Mons. Rahho y el p. Ganni, para recordar su "martirio". Pero la voluntad es seguir permaneciendo.

Alqosh (AsiaNews) - Una "Iglesia de frontera", no lejos de la pared que separa los territorios controlados por kurdos Peshmerga de los primeros bastiones del Estado Islámico; una tierra de frontera, sobre el que se cierne la amenaza constante del Califato, capaz de conquistar grandes partes de Siria e Irak; una ciudad compuesta mayoritariamente de cristianos, que tienen todos los días que "lidiar con el miedo", aunque "la voluntad es quedarme aquí". Así el p. Joseph Abdel Sater, de la Orden Antoniana Maronita, describe la realidad cotidiana de Alqosh, la ciudad de la llanura de Nínive hecha famosa por el monasterio san Ormisda, encaramado en la montaña con vistas al valle, donde al comienzo los 500 cristianos iraquíes maduraron la reunificación con Roma. "Nuestro lema - le dice AsiaNews - es no tener miedo porque yo he vencido al mundo. Aquí no hay que tener miedo, no tengas miedo de lo que puede matar el cuerpo".

Maronita libanés nacido en diciembre de 1957, estudió en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino en Roma, el Mónje hoy es delegado apostólico en el monasterio de Nostra Signora delle Messi en Alqosh, perteneciente a la Orden antoniana de San Ormisda de los Caldeos. Ejerce la función "pro tempore" de superior general, a la espera que la orden elegija uno propio en el próximo capítulo. "Empecé en 2012 y el nombramiento dura cinco años", dice, pero hay oportunidades para responder a las llamadas de Mons. Raban al Qas, obispo de Duhok, y Mons. Amel Nona, arzobispo de Mosul, "para participar en retiros para sacerdotes, reuniones y conferencias". Sin embargo, añade, "Trato de no moverse mucho, porque aquí en el monasterio hay mucho que hacer".

"La nuestra es una iglesia de frontera con el Estado islámico", continúa el p. Joseph, nacido y crecido en una familia numerosa - seis hijos, cinco varones y una mujer - y de fuerte fe católica. El lema, añade, es "no tengas miedo de lo que puede matar el cuerpo", porque "nuestra voluntad es permanecer aquí: si los monjes huyen, ¿quién se quedará a cuidar de los fieles".

Alqosh es una ciudad histórica en la provincia de Nínive, en el Kurdistán iraquí; situada a unos 50 km al norte de Mosul, un bastión de los yihadistas, que constituye uno de los principales centros de la tradición asirio-caldeo cristiano. A unos 3 km del centro, ubicado en las montañas con vistas a la ciudad, se encuentra el antiguo monasterio de Rabbán Ormisda, sede de los patriarcas nestorianos desde 1551 a 1804. Con el tiempo, la estructura original, también ha estado expuesta a los ataques y agresiones desde el exterior, así como símbolo de un período difícil de la Iglesia local, ha sido sustituido por el nuevo monasterio de Nostra Signora delle Messi, a las afueras de la ciudad. Hoy en día está habitado por un grupo de monjes, que han abierto las puertas a los huérfanos y jóvenes refugiados, que han quedado sin familia a causa de la violencia islamista.

Incluso Alqosh, como muchas otras ciudades y pueblos del Kurdistán iraquí, ha dado la bienvenida a un gran número de refugiados. "Este es un pueblo cristiano, no somos musulmanes. En nuestra escuela recibimos algunas familias, otros se encuentran dispersos por toda la ciudad, hay 13 familias de refugiados, cientos de personas por todo", dice el P. José, mientras abre las puertas de la iglesia del monasterio. En el interior se hizo un "pesebre original, - dice - realizado en un mapa de Irak, con los colores negro, rojo y blanco; el Cristo sale del oriente, es la luz del mundo, que ilumina y santifica a la sangre (la bandera roja de Irak) pagada por nuestros mártires".

De hecho, en una zona bien definida del pesebre se encuentran las fotografías de dos grandes mártires de la historia reciente del cristianismo en Irak: el p. Ragheed Ganni, asesinado por extremistas islámicos en junio de 2007, y Mons. Paul Faraj Rahho, que murió durante un ataque en marzo del año siguiente. "Aquí en Irak la Nueva Evangelización es estar preparados para el martirio", dice, aunque el principal objetivo es "hacer que los cristianos se quedan aquí, detener la ola de migración, un sangrado" que parece no tener fin. Para ello, añade, "hay que pensar en una estrategia" y "la Iglesia en primera persona puede y debe hacer frente a esto".

Antes de despedirse, p. Joseph indica la gran cruz de 6 metros de altura que los cristianos de la ciudad han erigido en las laderas de la montaña; un símbolo que dice, una vez más, el coraje y la determinación de esta comunidad fronteriza y superar los escollos. Hoy el Estado islámico como las persecuciones del pasado. "Podemos elegir entre la lógica humana y la gracia divina: De acuerdo con la primera, hay que irse lejos. Pero si creemos en la gracia - concluye el monje - necesitamos tener fe en la palabra de Dios. Jesús nos amó hasta la cruz, estamos aquí para esto, para mantener viva la sangre de los primeros mártires cristianos, que han regado esta tierra".

 

 

 

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Desde Erbil a Dohok, viaje en el Kurdistán iraquí entre las ambiciones autonomistas y las derivas islamistas
08/01/2015
Sacerdote iraquí: mi vocación, en el drama de la guerra y la enfermedad
21/04/2016 12:59
Patriarcado caldeo: Políticos cristianos al gobierno
05/04/2016 15:14
Patriarca de Baghdad: "No palabras sino gestos concretos contra el terrorismo'. En enero otros 1300 muertos
02/02/2015
Bagdad, cristianos secuestrados y asesinados. El Patriarcado caldeo pide protección y seguridad
14/07/2015