27/05/2014, 00.00
RUSIA
Enviar a un amigo

Andrei Mironov, "anómalo ruso" que amaba a su tierra y sólo bebía té

de Nina Achmatova
El periodista y activista de derechos humanos fue asesinado mientras recordaba el conflicto "menos peligroso, pero más preocupante" de su carrera, una en Ucrania. Un gran conocedor de Rusia y su política, ayudando al mundo - y AsiaNews - para entender mejor lo que ocurría en el antiguo espacio soviético. Para él, la corriente principal de Rusia no ha pagado y no pagará ni siquiera una lágrima.

Moscú (AsiaNews) - Andrei Mironov, de 60 años, oriundo de Irkutsk, periodista, activista de derechos humanos, ex preso político durante la Unión Soviética, fue asesinado el 25 de mayo por el fuego de mortero cerca de un puesto de control en el pueblo de Andreevka, cerca a Sloviansk, la ciudad en el este de Ucrania en manos de los separatistas pro-rusos y en curso de una operación militar del ejército ucraniano.

Mironov ha muerto mientras hacía su trabajo: ayudar a los periodistas extranjeros a entender y hablan el antiguo espacio soviético y denunciar, si es posible, la injusticia. Había hecho las guerras mucho peores que en Ucrania: Afganistán, Nagorno Karabaj, Chechenia. Biólogo de formación, poliglota y activista empeñado en los derechos humanos, unas semanas actuó como intérprete para el fotógrafo italiano Andrea Rocchelli, 30 años, también asesinado en Andreevka. Sobre la responsabilidad de sus muertes continúan enfrentándose alegaciones de los separatistas y del ejército regular.

Los medios de comunicación rusos no han dedicado a su compañero la primera página. El Ministerio de Relaciones Exteriores se ha movilizado para organizar la repatriación del cuerpo sólo después de tres días del hecho y tras una fuerte solicitud  por parte de familiares y compañeros de trabajo de la víctima. El único pariente de Mirono, que vive en Moscú, su hermano, no ha recibido una llamada telefónica de las instituciones. Ninguna indignación de la opinión pública. Andrei era amigo también de AsiaNews que lo recuerda bien.

Andrei era un ruso anómalo. Sólo bebía té y rehusaba el vodka. En invierno, vestido sólo con su tocado tradicional afgano del que estaba orgulloso, pero que lo caracterizó como un "cuerpo extraño". Era consciente de su ser "diferente", pero él nunca lo hizo un hábito. Cuando, en las diversas manifestaciones contra el gobierno, a las que nunca ha faltado en los últimos tres años, la policía lo llevó a la comisaría para ser interrogado de ritual, siempre dijo que era debido a que el sombrero: " Creo que me tomaban por terrorista" explicó con su ironía habitual. Leyó cada broma con seriedad y con una sonrisa cada problema grave. Sabía que estaba siendo observado por su actividad de denuncia de las injusticias tanto en el país como en el extranjero. Sus vínculos con la prensa de la oposición, como Novaya Gazeta, con el exterior y las organizaciones no gubernamentales, tales como Memorial no fueron bien vistos por las autoridades. Trabajó en los derechos humanos desde 1991, ya que había sido liberado de la cárcel antes de terminar de cumplir la condena a cuatro años de prisión por propaganda antisoviética subversiva. Aprendió italiano en el campo de trabajo en Mordovia. "Mijail Gorbachov me ha encarcelado (en 1985) y el Papa Juan Pablo II me liberó", dijo atribuyendo su liberación de la cárcel a una supuesta intervención del pontífice polaco por él y otros presos políticos. No era un creyente, pero tenía un alto sentido de la justicia y la verdad. Una humanidad sin límites, como su fe en el bien.

Fue amigo también de Asianews, a la cual reportaba con constancia historias y personajes. Había estado en el verano de 2010 en el juicio de Yulia Privedennaya, aspirante y joven poetisa, quien según las autoridades rusas había transformado una comuna donde ayudó a los niños y las personas mayores en un grupo rebelde armado. Él estaba encariñado con las historias de la gente común, la clase a la que los medios de comunicación no prestan atención. Él estaba allí antes, sensibilizaba a los periodistas extranjeros, tratando a su manera, a veces exuberante a comprender el valor de una historia, cuando apenas comenzaba. Se había dado cuenta del potencial "revolucionario" de las batallas contra la corrupción y ecologistas de Alexei Navalny o Evgehnia Chirikova, más temprano que tarde se convierte en el líder de la oposición en las calles a Vladimir Putin, entre 2011 y 2012.

Para su gran sentido de la "compasión " por su pureza subversiva recordaba al príncipe Mishkin, el protagonista de El idiota de Fiodor Dostoievski. "Él era un activista solitario, que en cualquier época de la vida tiene su propio programa", escribió Svetlana Gannushkina, varias veces nominada para el Premio Nobel de la Paz y que lo conocía. Su modelo fue el disidente soviético Andrei Sajarov: "La puerta de su casa estaba siempre abierta", se conmovía en su recordado Andrei.

Él amaba a su país y su cultura. Continuaba maravillándose ante el hecho de que un par de amigos italianos había llamado a su gato negro Beghemot, como en la famosa novela de Bulgakov. Le gustaba dar sus citas en lo que había sido el hogar del famoso escritor odiado la URSS, en la calle Bolshaya Sodovaya, en frente de donde vivía.

A pesar de su experiencia, a través de años de trabajo en el campo y con algunos de los corresponsales extranjeros destacados, Andrei nunca ha querido firmar solamente un artículo con su nombre. Cuando se le preguntó por qué no quería aparecer, respondió humildemente: "Si yo lo escribo ¿quién lo lee? Mejor que esta historia lo cuenta la firma, así llega más lejos". Irónicamente, Andrei tuvo éxito, antes de su muerte, al firmar su primer artículo para el sitio de Novaya Gazeta. Fue lanzado el 19 de mayo, cinco días antes de ser asesinado en el conflicto "menos peligroso, pero más preocupante" - como él mismo dijo - que había seguido.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
El testamento de Ljudmila Alekseeva, apóstol de los derechos humanos
11/12/2018 10:34
Algún signo de esperanza de un plan de paz para Ucrania
12/02/2015
Amenazas siempre más fuertes para "la invasión rusa": cercanos a una verdadera y real guerra
01/09/2014
Elecciones a la Duma, el partido Nemtsov por primera vez al voto
14/09/2016 14:44