14/09/2018, 12.01
JAPÓN
Enviar a un amigo

Arrollador éxito de un filme sobre el amor y la amistad en tiempos de Internet (Video)

El animé tuvo enorme éxito en Japón y en el mundo. La tecnología no es el fin, sino el instrumento para descubrir al otro. La modernidad japonesa va al encuentro de su tradición religiosa. 

Tokio (AsiaNews) – Una “simple y bella historia de amistad, en la cual la tecnología es un instrumento para conocer al otro, destinado a hacer espacio en la memoria del corazón, y a una pregunta urgente; “¿Cómo te llamas?” Es el análisis que hace el P. Andrea Lembo, superior general del PIME en Japón, cuando se refiere al filme “Kimi no na wa” (Tu nombre), una película de animación dirigida por Makoto Shinkai. En el 2017, la película batió récords de taquilla en Japón, y cosechó éxitos en el resto del mundo.

Mitsuha y Taki, dos jóvenes japoneses que asisten al liceo, llevan vidas muy distintas: la joven vive en un pueblo de montaña (Itomori) junto a su abuela sacerdotisa, su hermana menor y su padre (intendente) ausente. Taki es el clásico adolescente de Tokio, cuya vida se reparte entre la escuela, un trabajo part-time y las salidas con los amigos. Sus vidas se mezclan de manera repentina, cuando un día, se despiertan cada uno en el cuerpo del otro. Aquí entra en juego el celular: para no arruinarse la vida mutuamente, los dos escriben un diario de la jornada vivida habitando el cuerpo del otro. Su insólito reporte se ve interrumpido bruscamente. Desesperado, Taki busca a la joven, pero descubre una amarga verdad: Mitsuha y los habitantes de Itomori murieron hace tres años, cuando el fragmento de un cometa se estrelló en la zona. Pero el joven no se da por vencido, y está dispuesto a desafiar el tiempo mismo, para salvarla.

“Este filme ha estimulado una conciencia positiva acerca del uso de los chateos”, afirma el sacerdote. “Es una historia sencilla, bella, de amistad y de amor, vehiculada por un medio de comunicación. En este relato, la tecnología no es el fin, sino el instrumento para entender lo que está sucediendo, y para que cada uno pueda vivir en el espacio y en el tiempo del otro.  Por otro lado, se subestima el medio de comunicación, porque los mensajes se eliminan. Lo que permanece, en la memoria del corazón, es el sentimiento profundo de haber conocido a una persona en la intimidad.  Permanece una ‘retro-memoria’ y todo queda coagulado en [la pregunta] ‘¿cuál es tu nombre?’”. En Japón, el nombre tiene gran importancia, incluso por medio de los ideogramas, los kanji. “Cuando se elige el nombre de un niño, elegir el kanji es darle un significado  a la vida”.

“Un segundo punto, que también es muy bello –continúa el P. Lembo- es que el filme muestra simultáneamente, el extremo progreso del Japón, y la belleza de la tradición religiosa del país. La muchacha vive en un templo, en el cual su abuela es sacerdotisa. El intercambio de personalidades une a estas dos almas, hace que se encuentren y entren en armonía con el tiempo moderno. Al principio, a ella le parece estricta la vida del lugar donde vive. Sin embargo, a través de este encuentro, se apega afectivamente a este mundo que está a punto de ser destruido, y quiere salvarlo”.

 “En esta historia de amistad, de amor, hay una bellísima historia de salvación: se aman tan profundamente que él, incluso frente a sus amigos, se expone, dando a conocer la locura que vive, y va a buscarla. Hay una bellísima escena de una noche de oración, allí donde la joven y su abuela había llevado el sake. En muchas religiones, se pasa la noche en oración para tener una iluminación por la mañana, y en el sintoísmo esto también está presente”. Una vez más, en el filme “se saborea la tradición japonesa, haciéndola revivir en el mundo contemporáneo, de una manera muy positiva”.  

“La película de dibujos animados ha tenido éxito porque ha comunicado algo bello”, concluye el P. Lembo, al hablar de la emoción constatada en muchos adultos y jóvenes con los que ha compartido la visión de la película. “Todo está escrito en el corazón... ¡vehiculado por un instrumento! ¡Gracias Dios que tenían el celular!” 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
En el festival de Madrid un documental del p. John La Raw, sacerdote-cineasta
26/06/2018 19:24
Adiós a Lester James Peries, cineasta católico, ‘padre’ del cine cingalés
02/05/2018 15:39
Kuala Lumpur prohíbe la película Padmaavat: ‘Es chocante para la sensibilidad islámica’
31/01/2018 13:37
Se proyecta en las salas la película Padmaavat, no obstante las críticas de los radicales hindúes
26/01/2018 13:12
Roman Lunkin: Sombras y luces en la vida religiosa de Rusia
05/01/2018 14:55


Viajes