16/02/2018, 14.48
SINGAPUR-VATICANO
Enviar a un amigo

Arzobispo de Singapur: ‘Construir una Iglesia vibrante, evangélica y misionera’ (III)

de Paolo Fossati

“Los fieles añoran la Palabra de Dios y sienten la necesidad de encontrar una relación entre la fe y sus vidas”. “Es necesario preparar a los estudiantes para la nueva evangelización, en medio de las múltiples culturas y religiones de nuestro continente”. La formación de los laicos, “fundamental para la misión”. Cada año hay 3 mil nuevos bautismos.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “La fe de  la comunidad católica de Sinagpur es realmente sorprendente; la catedral está siempre llena y la participación es notable en todas las 33 parroquias de la arquidiócesis; los fieles están muy involucrados y ofrecen un gran apoyo, testimoniando su propia fe entre los últimos”. Las obras sociales, formación de los laicos, diálogo interreligioso y jóvenes: son los principales “frentes misioneros” en los cuales está comprometida la Iglesia de Singapur. Así Mons. William Goh Seng Chye (foto), arzobispo de Singapur, cuenta la experiencia y el testimonio de la Iglesia católica en la ciudad-Estado. Junto a los obispos de Malasia y Brunei, Mons. Goh fue al vaticano entre el 4 y el 9 de febrero pasado para una “visita ad limina”. Reportamos la tercera parte (de 3) de la entrevista dada a AsiaNews. Aquí es posible encontrar la primera y la segunda parte de la conversación.

Gran parte de la población de Singapur se identifica con un credo religioso. Los budistas y los taoistas el 43% y el cristianismo representa el segundo grupo en cuanto a número de fieles. Gracias también a la influencia occidental, los cristianos en el país (locales y residentes permanentes) son siempre más y los cerca de 383 mil católicos constituyen el 9% de la población, mientras que los protestantes el 11%. Los siguen los musulmanes con el 15% y el hinduismo está en el 14%. “Sin embargo y esta para nosotros es una preocupación-declara Mons. Goh- hay un creciente número de personas (18,5%) que declara que no pertenece a ninguna confesión. Este es un importante grupo que debemos tratar de acercar como posibilidad de evangelización”.

El arzobispo de Singapur individua en las obras sociales como “el principal frente misionero para la Iglesia local”. “Disponemos de muchas organizaciones que asisten a las personas necesitadas, como Caritas Singapur, que está en la cabeza de otras 25 organizaciones. En Singapur, los fondos y las donaciones recogidas por nuestras iniciativas no pueden por ley ser destinadas a proyectos en el extranjero, a menos que no sea especificado antes a los donadores interesados. Para las iniciativas fuera de las fronteras (Camboya, Vietnam, Filipinas, Myanmar), la arquidiócesis instituyó la Caritas Humanitarian Aid & Relief Initiatives (Charis). Los fieles están muy involucrados y ofrecen un gran apoyo, testimoniando su propia fe entre los últimos, afirma Mons. Goh.

Otro ámbito sobre el cual la iglesia de Singapur concentra la presencia y los propios esfuerzos es el diálogo interreligioso y la promoción de la armonía entre las diversas confesiones. “En las muchas iniciativas que nos ven protagonistas-prosigue el prelado- no vacilamos en compartir nuestras experiencias de fe, sin hacer proselitismo. Testimonian lo que Jesús hizo en nuestras vidas, en el modo que las cambió e hizo la diferencia.

La arquidiócesis dirige una particular atención a la educación de los jóvenes. A tal propósito, Mons. declara: “En cada una de las más de 35 escuelas católicas formamos el corazón de los jóvenes, antes de su intelecto. No queremos líderes que vivan para sí kismos, sino personas que amen al prójimo. Este es un aspecto sobre el cual las escuelas cristianas, católicas y protestantes han trabajado mucho y es una preciosa heredad que dejan a la clase dirigente del país. Si Singapur hoy es una nación de suceso es también porque la mayor parte de nuestros gobernantes ha frecuentado las escuelas misioneras, no obstante muchos de ellos no sean cristianos. Y también gracias a la enseñanza de los valores del Evangelio que Singapur dedica particular atención a las políticas a favor de la vida y de la familia, resistiendo a las presiones del Occidente para la actuación de las leyes como aquellas sobre las uniones homosexuales. Honestidad e integridad son virtudes muy apreciadas por los habitantes de Singapur”.

Cada año, la Iglesia de Singapur acoge cerca de 3 mil nuevos bautizados, pero las conversiones no son el solo propósito de las iniciativas de la comunidad católica. “Nuestro objetivo es construir una Iglesia que sea vibrante, evangélica y misionera-reafirma Mons. Goh-Esto es también el plan decenal de la arquidiócesis. Mi compromiso está dirigido a que los católicos sean más conscientes, no sólo en  Singapur sino también en el extranjero. Con esta finalidad, hemos creado el Catholic Theological Institute Of Singapore (Ctis), para preparar a los estudiantes a la nueva evangelización entre las múltiples culturas y religiones de nuestro continente, porque la formación de los laicos es fundamental para la misión. La fe de la comunidad católica de Singapur es realmente sorprendente, es ejemplo la misa que organizamos a la hora del almuerzo para los trabajadores. La catedral está siempre llena y la participación en notable en todas las 33 parroquias de la arquidiócesis, donde en cada celebración de todos los días están presentes cerca de 300-400 fieles. Ellos buscan la paz, confortación en una vida cotidiana que en Singapur está caracterizada por el estrés.

“Siendo muy instruidos, los católicos de Singapur son más bien exigentes-prosigue el arzobispo- Pronunciar bien las homilías es por lo tanto un deber para nuestros sacerdotes. Los fieles añoran la Palabra de Dios y sienten la necesidad de encontrar una conexión entre la fe y sus vidas, razón por la cual saben ser críticos en relación con los pastores que no son buenos en sus sermones. Afortunadamente disponemos de buenos sacerdotes, que a través del Verbo están en grado de llegar a los corazones”.

La disminución de las vocaciones sacerdotales es todavía una gran preocupación para Mons. Goh, que individua en la participación de los fieles en las obras pastorales un modo para contrastar los efectos negativos del fenómeno. Él afirma: “Es más que importante hoy involucrar a los laicos en la vida de la Iglesia, porque en el fondo es a ellos que ella pertenece. Nuestras escuelas están dirigidas sobre todo por personas no consagradas, porque la edad media del clero es siempre más alta. En parroquias que sirven a cerca de 6 mil fieles, consideramos ‘joven’ a un sacerdote de 40 años. En cada comunidad hay siempre mucho trabajo que desarrollar y el tiempo que dedicamos a los jóvenes y los pastores, que incide sobre la recíproca comunicación. El riesgo es que no haya ninguno para responder a las numerosas y siempre más existentes preguntas de los adolescentes. Para encontrar una solución al problema y proveer al cuidado pastoral de los jóvenes, hemos instituido el Office for Young People (Yop). Esta iniciativa asiste a los jóvenes en la búsqueda de Jesús y de las respuestas que necesitan”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Arzobispo de Singapur: ‘Que Europa se deje inspirar por la religión’ (II)
15/02/2018 12:43
Arzobispo de Singapur: ‘En Asia están los verdaderos desafíos para la Iglesia’ (I)
14/02/2018 15:17
Arzobispo de Singapur: No hay que criminalizar a los gay; pero tampoco favorecer las leyes sobre las uniones homosexuales
21/09/2018 14:55
Pascua en Singapur: fiesta para tantos nuevos católicos y un compromiso para mejorar siempre más
22/03/2016 17:19
El presidente de Singapur se encuentra en Italia: se reunirá con el Papa Francisco
24/05/2016 12:46