05/12/2017, 10.58
YEMEN
Enviar a un amigo

Asesinaron al ex presidente Ali Abdallah Saleh, el ‘hombre de todas las contradicciones’

Hasta hace pocos días, él era aliado de los hutíes; pero luego decidió aliarse con Arabia Saudita, con la esperanza de volver a ser presidente de Yemen. En el pasado combatió contra los hutíes, pidiendo el férreo apoyo de Riad.   

Saná (AsiaNews) – El ex presidente de Yemen, Ali Abdallah Saleh fue asesinado en la tarde de ayer, en un enfrentamiento entre sus sostenedores y sus ex aliados, los rebeldes hutíes. En la mañana, de ayer, los periódicos sauditas lo aplaudían por haber roto su alianza con los Hutíes y por haber tratado de reconectarse con Arabia Saudita. Pocos días antes, el 30 de noviembre, cuando aún seguía siendo aliado de los hutíes, había negado públicamente que Yemen recibiera armas y misiles de Irán (acusación hecha por Riad). Al día siguiente, Saleh, en otro discurso en público, afirmó que la guerra contra la alianza árabe (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Egipto y Bahréin) era inútil y que era “necesario combatir contra los hutíes”, sus ex aliados.  

En la tarde de ayer, el jefe de los Ansar Allah, Abdelmalik Al Houthi, apareció en la TV estatal inmediatamente después de darse a conocer la muerte del ex presidente, para anunciar que el país acababa de frustrar “un complot orquestado por los enemigos de Yemen, usando a  Ali Abdallah Saleh y a sus milicias”, y aconsejó a los inversionistas extranjeros que evitasen ir a Arabia Saudita y a los Emiratos Árabes Unidos. Porque estos países no quedarán a salvo de las represalias yemenitas. Y les aconsejó que vayan a invertir a países como “el sultanato de Omán, Kuwait, Irak o Siria, que ahora ha vuelto a ser segura”.

Ali Abdallah Saleh, de 77 años, un ex pastor criado en una familia humilde, hizo la carrera militar como simple soldado hasta llegar a convertirse en el sexto presidente de la República de Yemen. “El hombre de todas las contradicciones”, como solía definírselo, ocupó el cargo de presidente de Yemen desde 1978 hasta el 25 de febrero de 2012, cuando fue alejado por los vientos de la “Primavera Árabe”, que soplaron en Yemen. Trató de aliarse con los sauditas contra los Houthi, pero Riad optó por volcarse a Abd Rabbu Mansur Hadi en Adén. Decepcionado por lo sauditas, invitó a todos sus fieles a combatir codo a codo con los hutíes, contra los invasores árabes, la coalición liderada por Arabia Saudita y por los Emiratos Árabes. En 2015 él salió ileso de un atentado mortal. Bajo su mandato presidencial, que duró 34 años, Yemen conoció el hallazgo del petróleo, pero también la corrupción; la unidad de país en 1990, pero también, a continuación, la división y exclusión del Sur. Bajo su mandato también fueron fijados los confines con Arabia Saudita, y él siempre abrió las puertas al ingreso de tropas de ocupación saudita del Yemen, pidiendo su ayuda en la guerra contra los Hutíes entre 2004 y 2010, en seis campañas sucesivas. Luego se alió con ellos, y finalmente, días atrás, los traicionó.

“Sabíamos que antes o después, él nos traicionaría”, dijo ayer un alto exponente de Ansar Allah “pero no sabíamos cuándo”. El vocero de los Ansar Allah, Mohammad Abdel Salam, escribió que han sido los “Emiratos Árabes los que llevaron al traidor Ali Abdallah Saleh a este final”, y agregó que su “aviación militar ha sostenido la batalla de Saleh para dar inicio a una terrible guerra civil, que luego fracasó, con más de 50 bombardeos aéreos”.

Tras tres años de invasión liderada sobre todo por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y tras el fracaso de ingresar y apoderarse de la capital, Saná, desde el exterior, los Emiratos Árabes Unidos han jugado la carta del ex-presidente Saleh enrolándolo en secreto y preparando el golpe en silencio. Las tomas televisivas realizadas en la casa de Saleh, en Saná, luego de su asesinato, revelan enormes cantidades de armas, quizás contrabandeadas desde los Emiratos, y una serie de listas con nombres y firmas de personas cercanas a Saleh, con el recibo de pagos regulares en dinero, proveniente de los Emiratos Árabes Unidos.

Cuatro días atrás, Saleh dio inicio a su revuelta interna anti-hutíes, pero esta vez se quedó solo, dado que hasta sus fieles del partido del Congreso General Nacional se negaron a combatir, salvo los mercenarios pagados por los Emiratos, enrolados y adiestrados en Adén, bajo el control de los Emiratos y de Arabia Saudita.

Este último cambio de posición de Saleh también disgustó a las tribus que solían ser sus aliadas, que se en esta ocasión se opusieron a él y lo combatieron. Ante duros combates sin escapatoria para Saleh, los Houthis le propusieron un cese del fuego y la inmunidad, con la condición de que se retirase de la vida política de manera definitiva.  La negativa de Saleh hizo que prosiguieran los combates durante tres días. Ayer, para evitar ser cercado, él decidió huir en dirección a  Maarab, al noreste de Saná, una zona protegida por jets de los Emiratos Árabes Unidos.  Ali Abdallah Saleh  se habría unido a ellos y habrían abierto un frente en Khulan para marchar junto a los Emiratos Árabes Unidos rumbo a Saná, y hacer caer finalmente la capital. En el camino de su huida, quizás él aún albergaba el sueño de ser nombrado presidente nuevamente, una vez que se ganara la guerra. Pero Ali Abdallah Saleh fue atrapado en una emboscada y murió en un tiroteo junto a su delfín, Yasser Al Awadi, exponente de su partido, el Congreso General Nacional.

Para ayudar al aliado Saleh a tomar el control de la ciudad, la aviación militar saudita y de los Emiratos intensificaron los ataques aéreos contra las posiciones de los Hutíes en Saná. Los bombardeos han agravado la aguda crisis humanitaria que atraviesa la población civil. Y a pesar de la difusión de la noticia de la muerte de Ali Abdallah Saleh, los bombardeos sauditas no se han detenido. Lo que ha ocurrido representa la enésima derrota saudita y de los Emiratos en Yemen. En Washington, el Congreso está solicitando, cada vez con mayor fuerza, que EEUU cese de apoyar la guerra en Yemen y que corte el sostén brindado a Riad y a Abu Dabi (PB).  

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El genocidio de Yemen: después de las bombas, el hambre, la sed y el cólera
23/11/2017 10:56
La lucha entre Arabia Saudita y los Emiratos por la hegemonía en Yemen, fuente de muerte y destrucción
17/02/2017 12:23
Kabul, el difunto jefe talibán Mansur estuvo “reiteradas veces en Dubái” para conseguir fondos
30/05/2016 14:21
Riad pide ayuda a Islamabad para presidiar la frontera meridional con Yemen
16/03/2017 12:16