17/07/2019, 16.31
ASIA
Enviar a un amigo

Asia sigue siendo el continente ‘enemigo’ de la libertad religiosa

El reporte del     Pew Research Center afirma que en en período de diez años, entre 2007-2017, las restricciones impuestas por los gobiernos sobre la religión -leyes, políticas y acciones de funcionarios estatales que limitan los credos y prácticas religiosas-  se han incrementado notablemente en el mundo”. El ránking de países que imponen restricciones a la libertad religiosa está encabezado por el Oriente Medio y el Norte de África. 

 

Roma (AsiaNews) - Asia queda confirmado como el continente donde rigen mayores restricciones y obstáculos a la libertad religiosa. Así lo resalta el reporte del Pew Research Center – un centro estadounidense dedicado al análisis de problemáticas sociales-, según el cual “en el decenio de 2007 a 2017, las restricciones impuestas por los gobiernos sobre la religión - leyes, políticas y acciones de funcionarios estatales que limitan los credos y prácticas religiosas- se han incrementado notablemente en el mundo”. Y los últimos datos muestran que 52 gobiernos -incluyendo algunos países muy poblados del mundo, como China, Indonesia y Rusia- imponen niveles ‘altos’ o ‘muy altos’ de restricción sobre la religión, en comparación con los 40 del 2007. Además, el número de países donde las personas están viviendo en climas de mayor hostilidad social hacia la religión ha pasado de 39 a 56, mientras se desarrolló el estudio. 

El ránking de países que imponen restricciones sobre la libertad religiosa está encabezado por el Oriente Medio y el Norte de África. Sin embargo, cabe remarcar que algunos de los mayores incrementos del último decenio se constatan en otras regiones, incluso en Europa - donde un creciente número de gobiernos ha impuesto límites a la vestimenta de las mujeres musulmanas- y en el África subsahariana, donde algunos grupos han tratado de imponer sus normas religiosas a los demás, a través de secuestros y conversiones forzadas.  

Hay 19 de los 20 países del Oriente Medio (con la salvedad del Líbano) que favorecen a una religión por encima de las demás -en 17 de ellas hay una religión de Estado, y dos tienen una religión preferida o favorita. En todos estos países, con la excepción de Israel, la religión preferida es el Islam. Por otro lado, todos los países de la región se dirigen de alguna manera a las autoridades religiosas y doctrinas en lo que respecta a cuestiones legales. Por dar un ejemplo, en el derecho de familia que rige en Egipto, cuando los cónyuges tienen la misma religión, los tribunales aplican las leyes religiosas tradicionales del grupo religioso. Pero si un cónyuge es musulmán y el otro es de una religión distinta (como el cristianismo copto), los tribunales aplican el derecho de familia islámico. 

Aún así, el favoritismo de gobierno hacia una religión particular ha aumentado poco en el Oriente Medio, en parte porque inicialmente estuvo a un nivel tan alto que no había mucho espacio para un crecimiento a escala. En tanto, en las tres grandes regiones geográficas, se ha registrado un considerable aumento de los niveles de favoritismo gubernamental con respecto a grupos religiosos. 

Esto se constata en la región de Asia-Pacífico. En Tailandia, una nueva Constitución ha entrado en vigor en el 2017, con una disposición que eleva el estatus del budismo Theravada, imponiendo una “promoción especial” de éste a través de “la instrucción, la propagación de sus principios y la institución de medidas y mecanismos para prevenir cualquier tipo de profanación sobre el budismo”.

Desde el 2007, asimismo, se ha visto un aumento de casos de gobiernos asiáticos que se dirigen a las autoridades religiosas y a sus textos y doctrinas. Por ejemplo, en Turquía, en el 2017, el gobierno aprobó una ley que otorga a las autoridades religiosas musulmanas -tanto a nivel provincial como distrital- la autoridad de registrar los matrimonios y oficiar las uniones conyugales por cuenta del Estado. El gobierno ha afirmado que esto volvería más eficiente el proceso de registro. Por el contrario, los críticos sostienen que esto viola los principios de laicidad establecidos en la Constitución del país. 

Tal como sucede en Turquía, el Islam es la religión que en el 2017 ha gozado de mayor sostén a nivel gubernamental. Esto confirma lo que se venía registrando anteriormente: desde el 2015, el Islam es la religión de Estado más difundida en el mundo; de los 43 países donde hay una religión oficial, en 27 de ellos, esta religión es el Islam (63%). 

Cabe remarcar que no todos los países de esta lista favorecen al Islam. En el caso de Grecia, Irlanda y el Reino Unido, distintas denominaciones cristianas son religiones oficiales de Estado. 

Las persecuciones contra grupos religiosos son particularmente importantes en Irán, donde las autoridades han etiquetado a los baha'i como “herejes”, y en Rusia, donde la policía ha irrumpido en domicilios de particulares y en lugares de culto de las minorías religiosas. En Indonesia, los gobiernos locales han proseguido en sus esfuerzos para convertir por la fuerza a los musulmanes Ahmadíes, exigiendo que firmen una renuncia a sus convicciones antes de poder registrar los matrimonios o participar en la peregrinación del Hajj.  

En el caso de China, solo algunos grupos religiosos tienen autorización para registrarse en el gobierno y desarrollar los servicios de culto. Para esto, deben pertenecer a una de las cinco “asociaciones religiosas patrióticas” patrocinadas por el Estado (budista, taoísta, musulmana, católica y protestante). “Aún así, hay numerosas denuncias que afirman que el gobierno ha arrestado, torturado y maltratado físicamente a miembros de ambos grupos religiosos, tanto registrados como no registrados”. 

En los países donde rigen las mayores limitaciones sobre la religión, se aplica una infinidad de políticas que acotan las actividades religiosas. En las Maldivas, por ejemplo, es delito promover una religión diferente del Islam; y es plausible de ser castigado con penas de hasta cinco años de prisión. En Laos, los grupos religiosos deben obtener el permiso del gobierno para reunirse y desarrollar servicios religiosos, construir casas de culto y establecer nuevas congregaciones. 

Las restricciones de este tipo también son comunes en todo el Asia Central. A partir del 2017, el gobierno de Turkmenistán ha continuado negando la visa a los extranjeros de los que se sospecha desarrollan una labor misionera; el gobierno también ha impedido la importación de literatura religiosa. En la misma línea, en Uzbekistán, una agencia de gobierno continúa bloqueando la importación de literatura religiosa cristiana e islámica.

Como si esto fuera poco, solamente considerando el 2017, en el 86% de los países de la región se denunciaron episodios de acoso e intimidación perpetrados por los gobiernos contra grupos religiosos. Las medidas incluyen el hostigamiento sostenido en el tiempo y actualmente en curso sobre minorías religiosas de algunos países, episodios que continuaron en el 2017. Por ejemplo, en China, cientos de miles de musulmanes uigures han sido enviados a “campos de reeducación”. 

En síntesis, el estudio concluye que “en líneas generales, las restricciones impuestas por los gobiernos sobre la religión, y las hostilidades sociales que involucran a la religión han permanecido más que estables durante el 2017, en comparación con el año anterior. Es la primera vez que se registran escasas variaciones a nivel global tras dos años consecutivos de aumentos en las restricciones en general, sean efectuadas por gobiernos o por grupos privados e individuos.  

“En el 2017, cerca de un cuarto de los 198 países estudiados (26%) han vivenciado niveles ‘altos’ o ‘muy altos’ de restricciones aplicadas por el gobierno -es decir leyes, políticas y acciones de funcionarios de gobierno que limitan los credos y la práctica religiosa”, un dato que muestra una leve caída con respecto al 28% del 2016. Esta disminución se constata tras dos años de aumento del porcentaje en países con elevados niveles de restricción sobre la religión”. 

“El porcentaje de países con niveles ‘altos’ o ‘muy altos’ de hostilidad social hacia la religión -es decir, de hostilidad religiosa por parte de particulares, organizaciones o grupos de la sociedad- ha pasado del 27% en el 2016, al 28% en el 2017. Es el porcentaje más alto desde el 2013 en lo que respecta a países con niveles de hostilidad social altos o muy altos. Pero cabe remarcar que está muy por debajo del pico de 33%, registrado en el 2012”. 

En el 2017, en 83 países (42%) se han constatado niveles elevados o muy elevados de restricciones a la religión, tanto por acciones de gobierno o actos hostiles de privados, organizaciones y grupos sociales. Esta cifra se mantiene en el mismo nivel del 2016, tras dos años de aumentos, y se encuentra apenas por debajo del pico del 43%, registrado en el 2012. Al igual que en años anteriores, en líneas generales, la mayor parte de los países continúa teniendo niveles medio-bajos de restricciones religiosas en el 2017. 

Precisamente refiriéndose a la libertad religiosa, ayer, Mons. Antoine Camilleri, quien se desempeña como subsecretario vaticano de relaciones con los Estados, pronunció un discurso en la presentación  “Persecution of Christians Review”. Al tomar la palabra, denunció la “creciente tendencia, incluso en democracias estables, a criminalizar o penalizar a líderes religiosos por el hecho de que proclaman abiertamente su fe, especialmente en lo referente a los ámbitos de la vida, del matrimonio y de la familia”. Muy por el contrario, “es un deber del Estado proteger a todos aquellos que profesan o no profesan una convicción religiosa, ya que son ciudadanos a título pleno”. (FP)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Liga árabe: guerra en Siria, Jerusalén y furor contra Teherán
16/04/2018 10:55
Elecciones en Maldivas: victoria casi descontada de Abdulla Yameen, amigo de China
21/09/2018 15:21
Maldivas, estado de emergencia: se derrumba el turismo. En la zona, naves de guerra chinas e indias
21/02/2018 12:15