16/05/2018, 17.23
CHINA - VATICANO

Cómo el Partido comunista chino controla las religiones

de Lao Gao (老高)

En toda la historia en China el Partido utilizó famosas personalidades budistas, pastores protestantes, obispos para controlar a las comunidades religiosas y someterlas a sus proyectos. Las historias de Zhao Puchu, Zhao Fusan, Li Chuwen, Jin Luxian. Los temores sobre los posibles acuerdos para el nombramiento de los obispos entre China y Vaticano. 

Beijing (AsiaNews)- Personalidades budistas, pastores protestantes, obispos son usados por el Partido comunista chino (PCCh) para “infiltrarse” en las comunidades religiosas, controlar y trastornarlas. Es cuanto demuestra el análisis ofrecido aquí por Lao Gao (no es su verdadero nombre), un laico católico de la comunidad no oficial, presentando algunas figuras importantes en la historia del PCC. Sin la pretensión de un juicio histórico definitivo, al autor muestra compromisos y ligámenes que han permitido a estas personalidades deslumbrantes carreras, Se debe también notar que para algunos de ellos, la masacre de Tiananmen fue la ocasión para una ruptura y la fuga. Lao Gao parece preocupado por el proceder del diálogo entre la Santa Sede y China sobre los nombramientos de los obispos. Él parece temer que un posible acuerdo esconda el plan de Beijing de dominar a la Iglesia mediante el poder elegir los candidatos al episcopado, sin casi ningún límite puesto por la parte vaticana, creando una generación de obispos “oportunistas”, , según una definición usada por Benedicto XVI. También hay que decir que con los nuevos reglamentos sobre las actividades religiosas, todas las comunidades están llamadas a “sinizarse” y a proclamar y apoyar el poder del PCC.

 

En la República popular chino, el partido controla todo, especialmente a las religiones, porque ellas son consideradas antagonistas a tal poder: el Partido mismo se considera un dios muy exclusivo.

Para poder realizar el objetivo de debilitar y hasta eliminar las religiones, el Partido utiliza maniobras sin escrúpulos o principios, obligando a extrañas alianzas a miembros importantes de las religiones.

Por casi medio siglo, Zhao Puchu (1907-2000), uno de los más conocidos personajes budistas, fue presidente de la Asociación nacional de los budistas chinos. Él siempre se comportó como un líder religioso insospechable. En realidad, él estaba afiliado al Partido, para subvertir el budismo desde adentro[1]

El pastor protestante Zhao Fusan (1926-2015), director didáctico del seminario de las iglesias protestantes de Beijing, se comportaba como un bravo cristiano. Él era también muy apreciado por su profundo conocimiento de la Biblia y por su maestría en lenguas. Durante la Revolución Cultural, bajo tortura, reveló a los Guardias rojas su identidad de agente comunista infiltrado en el mundo protestante. Terminado el período de la Revolución Cultural, fue nombrado director del Instituto de las religiones en la Academia de las ciencias sociales, o sea el número 2 de este importante think-tank de China continental. Mientras tanto, tuvo la facultad de examinar -por cuenta del Comité central - los dosier secretos de todas las religiones, en particular, aquellos de las confesiones cristianas. En 1989 criticó a los militares por la masacre de Tienemen y vivió fuera de China.  Aquel tiempo era representante del gobierno chino en la Unesco. En esa época, tal representación en el organismo de la Onu para la cultura era el centro de espionaje chino en Europa. Después de haber condenado la masacre de Tiananmen, él escapó a Europa y luego a los EEUU, donde murió [[2].

Otro pastor protestante de Shanghai, Li Chuwen (1918-2018), fue un comunista escondido hasta la Revolución cultural. En los años 80 fue nombrado vice- director de la agencia nacional de prensa Xinhua, en Hong Kong, sede del espionaje. Su directo superior era Xu Jiatun, que fue secretario del Partido de Jiangsu y miembro del Comité central del PCC. La Xinhua de Hong Kong respondía directamente al Comité central del PCC. Se debe también decir que Li Chuwen tuvo la importante tarea de hacer que el pasaje de Hong Kong fuese más tranquilo a la soberanía china [3].

En el control de las religiones por parte del Partido están también los ejemplos en el mundo católico. El difunto Mons. Aloysius Jin Luxian, que fue auxiliar de Shanghai, en su libro sobre su vida personal releva algunos aspectos de sumisión a las autoridades del partido [4].

Tiempo antes de su retorno a Shanghai, bajo orden de ministerio de Pública seguridad, él era traductor en una agencia en Baoding, a 140 km al sur  de Beijing. De allí, periódicamente, iba a Beijing al Beijing Hotel (el más lujoso hotel de entonces) para encontrarse con el director general de la Protección política del ministerio de Pública seguridad, o sea la máxima autoridad de la policía política en escala nacional, cuando todavía no se había creado el ministerio estatal de la Seguridad.

Mons. Jin tuvo también la ocasión de conocer a Ling Yuna, en esa época vice-ministro del mismo ministerio, el cual se convirtió luego en titular del ministerio de la Seguridad, instituido en 1983. Obviamente estos encuentros -también con banquetes- permanecían secretos y en lugares reservados.

Justo estos agentes secretos al máximo nivel han presentado a Jin Luxian a la Administración de los Asuntos religiosos en 1982, antes que Jin Luxian partiera de Baoding para Sheshan (Shanghai). La iniciativa de fundar el seminario fue una decisión de la autoridad gubernamental y tenía como objetivo formar curas que pudiesen continuar la edificación de una Iglesia china independiente.

Esto explica, como es que, en los años 80, cuando las fronteras chinas estaban casi cerradas, Jin Luxian podía ir al extranjero y ser el obispo oficial de Shanghai. Todo estaba programado en la óptica de la seguridad de Estado. Indudablemente la Autoridad quería utilizar a Jin Luxian como agente vestido de sacerdote y luego obispo. Cierto, todo dependió de la habilidad intelectual y del conocimiento de esta eminente personalidad

Hay que agregar que Mons. Jin en su juventud, había recibido una sólida formación sacerdotal eclesial y transcurrió diversos años en la cárcel comunista. Hoy más que en el pasado, para las autoridades chinas es quizás más fácil encontrar a algún cura que se preste a “colaborar” y se ofrezca como candidato al episcopado. No pocos seminaristas entraron al seminario justamente ordenados por las autoridades del gobierno.

Lao Gao (老高)

Mayo 2018

________________________________________________________

 

[1] Cfr. El elogio que se hace de él en el artículo publicado en el  Quotidiano del popolo (31/05/2000).

[2] Cfr. Gospel Times (ed. china) del 17/07/2015.

[3] Cfr. El artículo del Shanghai Observer (ed. china) del 12/04/2018, en el cual exalta su contribución al Partido como “célula oculta”.

[4] En “The Memoirs of Jin Luxian” 绝处逢生: 金鲁贤回忆录上卷 (1916-1982), el mismo recordaba la serie de sus encuentros con altos funcionarios del ministerio de la Seguridad pública. Cfr. Pág. 179 y sgtes. (edición en chino).

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote chino: a propósito del clima enardecido en torno a los diálogos entre China y el Vaticano
22/02/2018 16:49
Queridos obispos chinos, ¿dónde está la medida de vuestro corazón?
20/02/2018 16:25
Católico subterráneo: Somos excluidos de los diálogos entre China y la Santa Sede
19/02/2018 12:10
Henan, iglesias prohibidas para menores de 18 años: ‘cortan la posibilidad de que la comunidad cristiana crezca entre los jóvenes’
17/04/2018 15:14
Católicos de Hong Kong escriben a los obispos del mundo: Detengan el posible acuerdo entre China y la Santa Sede
12/02/2018 14:42