20/11/2016, 14.05
VATICANO-SIRIA
Enviar a un amigo

Card. Zenari al Papa: Iglesia de la Misericordia, donde millones de personas están "muertas o medio muertas"

de Card. Mario Zenari

En su discurso de saludo al Papa, el nuevo cardenal, nuncio apostólico en Siria, traza algunas líneas del pontificado del Papa Francisco y el compromiso de la Iglesia de ser "buen samaritano" en muchas partes de la tierra, experimentando la alegría de la fe y el martirio.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El que sigue es el texto completo del mensaje de saludo del nuevo cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Siria, dirigido ayer al Papa Francisco con motivo del Consistorio público en la basílica de san Pedro,donde el mismo Zenari y otros 16 obispos y sacerdotes han recibido el capelo. Por gentileza del autor.

 

Santísimo Padre,

Estamos agradecidos por habernos adjudicado un título especial de comunión con la Iglesia de Roma, que, según la famosa expresión de San Ignacio de Antioquía, "preside en la comunión de la caridad" (Carta a los Romanos 1,1).

Nos llamó de todos los continentes: de la región considerada como la "cuna de la cristiandad" y donde por primera vez los discípulos fueron llamados cristianos (Hechos 11: 26); de las Iglesias jóvenes y dinámicas; del viejo continente y del nuevo mundo. elocuente signo de la universalidad de la Iglesia en sus diversas y hermosas expresiones de la fe.

Venimos de diversos experiencia eclesiales: del servicio de la Santa Sede, el ministerio pastoral, valientes testigos de la fe.

Desde cuando su Santidad abrió la Puerta Santa de la Catedral de Bangui (República Centroafricana) y de esta basílica, no ha dejado de resonar en todas las catedrales del mundo, y se extendió como una ola de alegría y benéfico, el lema evangélico "Misericordes sicut Pater"(Le 06:27), y se hizo eco en todas partes la alabanza a Dios por su infinita misericordia, junto con el compromiso renovado de la práctica de las obras corporales y espirituales de misericordia.

La Iglesia se ha sentido varias veces invitada por Su santidad a ser la "Iglesia en salida", para ir a todo tipo de periferias existenciales, para llevar con valor a todos los rincones de la tierra, la luz de la fe (Lumen Fidei), las buenas nuevas de Evangelio (Evangelii gaudium); anunciar y testimoniar a la familia de la alegría del amor, junto con el bálsamo de la misericordia (Amoris laetitia), para resonar el Cántico de las criaturas (Laudato si) y caminar en el camino del diálogo ecuménico e interreligioso.

Su Santidad ha recordado en varias ocasiones el heroico testimonio de la fe, hasta el derramamiento de la sangre de nuestros hermanos y hermanas en diferentes partes del mundo: más numerosos hoy, subrayó, que en el comienzo del cristianismo. La Iglesia de Cristo, como dice San Agustín, continúa su peregrinación entre las "persecuciones del mundo y los consuelos de Dios" (San Agustín Civ. Dei, xviii, 51, 2. Lumen Gentium 1). Es la amada visita del Diletto amado cuando su cabeza está  "húmeda de rocío y sus rizos  de las gotas de la noche" (Ct 5: 2), o por el comentario de san Ambrosio en este pasaje del Cantar de los Cantares, cuando su cuerpo sufrir (Comentario al Salmo 118 en la liturgia de las horas, III, p. 445). Y así la Iglesia, a pesar de que está recubierta con la fragilidad humana, aparece "sicut sponsa adornada monilibus suis" (Is. 61, 10), novia que se adorna con sus joyas, incluyendo la púrpura del martirio.

Es la Iglesia "buen samaritano", como recuerda también Su Santidad que se inclina sobre el hombre de hoy, a menudo " desafortunado" y dejado medio muerto al borde del camino, herido en cuerpo y espíritu, llamado a sanar y a verter sobre las heridas "El aceite y el vino" de la compasión divina.

Santo Padre, algunos de nosotros venimos de lugares en los que muchos, millones, son los "desafortunados", adultos y niños, que son dejados muertos o medio muertos en las calles de sus pueblos y barrios, o bajo los escombros de sus casas y escuelas, debido a las la violencia brutal y conflictos sangrientos, inhumanos e inexplicables, cuyas consecuencias trágicas caen muy a menudo sobre la inerme población civil, causando un inmenso sufrimiento y un desastre humanitario de enormes proporciones. Algunas regiones del mundo se han vuelto  lugares de ejercicio de las obras de misericordia sin cuartel de muchos "buenos samaritanos": iglesias, organizaciones humanitarias, personas de todas las creencias o simplemente movidos por sentimientos de compasión humana.

En Ellos, sucesor de Pedro, vemos con profunda gratitud no sólo la "Sollicitudo omnium Ecclesiarum", sino también el trabajo incansable por el cese de la violencia y las guerras en varias partes del mundo, para la reconciliación y la paz, la hospitalidad a los refugiados, la solidaridad entre las naciones y el desarrollo integrado de los pueblos.

Sostenida por la gracia del Año Jubilar, el regalo de Su Santidad a los fieles de la totalidad del mundo, la Iglesia continuará con renovado vigor, cantando con el salmista:

"Misericordias Domini in aeternum cantabo" (Sal 89), bajo la mirada misericordiosa de la "Mater Misericordiae".
 

¡Gracias, Santo Padre!
 

Roma, 19 de Noviembre, del año 2016
 

+ Nuncio Apostólico Mario Zenari

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Papa a los nuevos cardenales: No al virus de la polarización; si a la preocupación por tantos de nuestros hermanos sin fe
19/11/2016 14:53
​Papa: el 28 de noviembre creará 13 nuevos cardenales
25/10/2020 14:03
Papa a los nuevos cardenales: El camino de la Iglesia y el de Jesús : de la misericordia y de la integración.
15/02/2015
Papa: a los nuevos cardenales, que sea testigos de caridad, de perdonar, de dar confianza
14/02/2015
El Papa anuncia el nuevo consistorio y el nombramiento de 17 nuevos cardenales
09/10/2016 14:12