14/12/2016, 14.28
CHINA - VATICANO
Enviar a un amigo

Cardenal Zen: Las "bofetadas" de Chris Patten y las que dan al Papa por las ordenaciones ilícitas y la Asamblea en China

de Card. Joseph Zen Ze-kiun

El obispo emérito de Hong Kong se queja del silencio de la Santa Sede en torno a la ordenación de obispos en Chengdu y Xichang, con la participación de un obispo excomulgado. Un "bofetada" al Papa también la próxima Asamblea de Representantes católicos chinos, que se celebra a fin de mes. La Ostpolitik "fue un fracaso". "Frente a algo que es malo ... negar nuestra colaboración".

Hong Kong (AsiaNews) - La ordenación episcopal de Chengdu y Xichang, se llevó a cabo con la presencia de un obispo ilícito, impuesta por la policía, son una "bofetada" al pontífice. Así lo dice el cardenal. Joseph Zen en su blog el 12 de diciembre. Reiterando que la Ostpolitik llevada adelante por el Vaticano en tiempos del card. Casaroli y actualmente con China "ha sido un fracaso", el obispo emérito de Hong Kong pide a la Santa Sede condenar públicamente la próxima Asamblea de Representantes Católicos chinos.

¿No son suficientes esos golpes?

En estos días en el "chinacath.org" corre a menudo la palabra "bofetada". Algunos dicen que Chris Patten (el último gobernador de la colonia británica [en Hong Kong], católico practicante), durante su reciente visita a Hong Kong, me dio una bofetada..

 

El hecho es que Chris Patten ha hablado claramente en contra del movimiento de la "Independencia de Hong Kong de China", que esperaba su apoyo. Pero nunca he apoyado este movimiento, de hecho, ni siquiera he apoyado las acciones impulsivas de los estudiantes, que a pesar de que tienen el mérito de haber atraído la atención mundial en Hong Kong, han hecho imposible que el plan original de "Occupy Central" de los tres promotores, a los cuales había declarado mi apoyo.

Será una sorpresa embarazosa para aquel "amigo" saber que Chris Patten, el último día de su visita, almorzó conmigo y que el almuerzo duró tres horas.

Otros, por el mismo "chinacath.org" hablaron de "bofetada", pero en un caso mucho más grave, dicen que China ha impuesto a nuestro Papa la presencia de un "obispo" excomulgado en las recientes ordenaciones episcopales [1]]. Es triste, pero cierto.

¿Cómo pudo el gobierno chino permitir, o incluso alentar, al "obispo" excomulgado a participar en las ordenaciones episcopales? ¿Cómo se puede creer en su "buena voluntad" en la mesa de diálogo con el funcionario del Vaticano? (Si no me equivoco, el Vaticano ni siquiera sintió el golpe, al menos hasta la fecha: 12 de diciembre).

 

Mientras tanto, veo que lo que está de acuerdo conmigo, por una vez, el ya mi amigo Gianni Valente (ver el art. del  30 de noviembre en el artículo en el Vatican Insider). ¿Se despertó de su sueño optimista? En cuyo caso tendríamos que decir que no todo el revestimiento es de plata. Parece, sin embargo, que el golpe no se siente como si fuera sobre la propia piel, sé que él es un gran amigo de Francisco tal, y no se despertó del todo.

Dando noticia de la próxima IX "Asamblea General de Representantes católicos chinos", informa, con evidente sentido de aprobación, la opinión, dice él, de algunos obispos en China: "La participación en la ordenación ilegítima no podía equipararse a la gravedad de un posible acto de presencia en una conferencia nacional 'que no tiene nada que ver con el espíritu de la Iglesia’ siendo convocado por el Gobierno". (Estoy seguro que quiere decir "un eventual acto de presencia en una conferencia nacional no podía ser tratada con la gravedad de la participación en una ordenación ilícita").

 

¡No es cierto que cualquier persona pudiera pronunciar semejante disparate! Poco antes, en el mismo artículo, G.V. había dicho que la Asamblea es "el máximo órgano entre los dispositivos que aplican la política religiosa de las autoridades chinas a la Iglesia Católica". De hecho, ¡es la expresión más formal y explícita de la naturaleza "cismática" de aquella pobre Iglesia!

En consecuencia, me pregunto: ¿cómo puede G.V, sugerir que la Santa Sede debería tolerar pasivamente el hecho que ha ocurrido? Él dice: "La historia reciente ha confirmado que el problema no se resuelve presionando a los obispos chinos (para no participar). Y que ellos mismo, con la confianza de la Santa Sede, sean llamados con sus intervenciones (en la Asamblea) para asegurarse de que la Asamblea no sean introducidas disposiciones en contrario de la naturaleza sacramental y la gran disciplina de la Iglesia".

No puedo creer que G.V. sea tan ingenuo como para creer lo que escribe. ¡Él está diciendo, de hecho, en otras palabras, que el Vaticano debe dejar que se convoque la Asamblea y que, en ella, los obispos hagan una revolución derrocando la situación actual (porque esto es totalmente contrario a la doctrina y la disciplina de la Iglesia)!

 

Desde que G.V. habla de la historia reciente, la Asamblea de 2010, puedo hablar también con conocimiento de causa.

No sé si es cierto que antes de 2010 la Santa Sede nunca había pedido a los obispos que no fueran a la Asamblea. ¿Pero era realista esperar que los obispos pudieran hacer algo en la Asamblea, a pesar de lo que el heroico Mons. Li Duan había hecho? En 2010, la Comisión ha creído por fin necesario adoptar una estrategia diferente: decir a los obispos de no ir a la Asamblea (el comunicado obviamente, tuvo la aprobación del Papa Benedicto).

¿El comité esperaba que todos los obispos aceptarían una disposición de este tipo? No todos, pero probablemente una buena parte, y esto sería suficiente para que el gobierno se tomase una vez más la Asamblea (como ya habían pasado más de una vez), esta vez quizá "sine die". Los comunistas no se arriesgan cuando no están seguros de tener éxito.

Entonces, ¿por la Asamblea se ha convocado? Los tres obispos, que menciona G.V., no sólo han confiado sus dificultades al UCAN, sino que han presentado al Eminentísimo al cual pertenecen resolver los asuntos de la Iglesia en China y la Eminencia dijo: "Entendemos".

El rumor se extendió rápidamente y todo el mundo sabe que el Eminentísimo es el que manda y no la Comisión. El Gobierno ha ciertamente llamado sin otro a la Asamblea, pero con un poco de miedo por las sorpresas, por lo que, al igual que narra G.V., ha llevado, casi "de peso", los representantes a la sede de la Asamblea.

¿Qué cosas hubieran ocurrido sin ese "entendemos"? Nadie puede saberlo con seguridad. Sin duda, sin embargo, la historia siguiente sería muy diferente.

Pero la cuestión es: ¿por qué siempre preguntar "qué va a pasar" y no "¿qué debemos hacer"? Frente a una mala cosa porque razón siempre toleramos en lugar de tomar la valiente decisión de rechazar nuestra cooperación?

Volvamos a las recientes ordenaciones episcopales contaminadas por la presencia de un excomulgado. Porque los obispos presentes no se atreven a decir a ese "hermano" de retirarse y decir, que, de lo contrario, cancelaran el ritual? ¿Estaban en peligro sus vidas? ¿Todos ellos hubiesen sido detenidos por la policía? No creo.

En el 2000 Mons. Li Duan se ha atrevido a "desaparecer" en la ordenación episcopal ilícita del 6 de enero, tanto cuando los obispos fueron convocados a Beijing para firmar una carta de protesta contra el Papa por la canonización de los mártires en China. Sin embargo, el Santo Obispo ha sido objeto de sanción, sí, pero no lo han depuesto, menos aún detenido.

Y luego, entre el 30 de noviembre y 2 de diciembre, hubo tiempo para hacer sentir algunas voces de protesta. ¿La excusa es que tal vez no habría cambiado los eventos? ¡Pero aquí nos encontramos ante un acto de "degradación{on del ministerio petrino y episcopal" (Carta de 2017 del Papa Benedicto, sec. 8)!

 

Se dice que llevo a mi hermanos al martirio, mientras vivo en la tranquilidad y la paz. Pero en este momento me vienen a la ayuda de las palabras de Jesús que escuchamos en la liturgia de estos días. Dice, hablando de Juan el Bautista: "id a verle… ¿una caña sacudida por el viento? ... El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos se empadronan" (Mateo 11: 7, 12).

Antes de pensar en la visión del tierno Pequeño Bebe detengámonos por un momento para contemplar el glorioso Señor que ve dividir las ovejas de las cabras. Animar a los hermanos a asentarse en la esclavitud es crueldad, la verdadera caridad es animarles a liberrase. El Espíritu Santo les dará la fuerza.

La Ostpolitik fue un fracaso (v. Benedicto XVI en el libro "Las últimas conversaciones"). Intentar por lo menos esta otra estrategia, la  del Evangelio, antes de que sea demasiado tarde.

 

Card. Joseph Zen

 

 


[1] Se trata de las ordenaciones de mons. Giuseppe Tang Yuange como obispo de Chengdu, el 30 de noviembre pasado, y de la de mons. Lei Jiapei como obispo di Xichang, el 2 de diciembre pasado.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Miembros del Politburó reciben a representantes católicos de la Novena Asamblea
29/12/2016 16:04
Los nuevos líderes en la Asamblea de los católicos: dominan la vieja guardia y los obispos ilegítimos
28/12/2016 18:44
En la Asamblea de representantes católicos chinos se elogian la “independencia y autonomía”
28/12/2016 11:28
Los católicos chinos "felices" por la Declaración del Vaticano sobre China: "Nunca es demasiado tarde" para hacer claridad
23/12/2016 13:01
El “tono suave” de China para con el Vaticano
22/12/2016 16:25