07/07/2020, 16.11
INDIA
Enviar a un amigo

Chhattisgarh: la misión de Bhanria entre cuarentena y hostilidades

de Nirmala Carvalho

El obispo de la diócesis de Jashpur. Mons. Emmanuel Kerketta había planificado un ampliamiento de la misión, pero todo está detenido por la oposición de la comunidad hindú. El nuevo párroco está en cuarentena por Covid-19. En la diócesis hay 200 mil fieles, en su mayoría trabajadores agrícolas y agricultores. “Es un pueblo pobre, pero muy generoso”.

 

Jashpur (AsiaNews) - El padre Sarat Kumar Nayak es el nuevo párroco de la iglesia de St. Vincent Pallotti en Bhanria. Llegó el 22 de junio, pero desde entonces está en “cuarentena doméstica”. Bhanria es un parroquia misionera en la diócesis de Jashpur, en el Estado de Chhattisgarh. Se encuentra a 45 Km de la sede diocesana de Kunkuri y a 90 de la misión de la sede distrectual de Jashpur.

El domingo 5 de julio, el obispo  Emmanuel Kerketta de la diócesis de Jashpur vino para una visita informal para darle la bienvenida al p. Sarat Kuman Nayat. El obispo le dijo al párroco que “esta es una misión muy desafiante y la ampliación de la misión es muy difícil”.

 Sarat Kumar Nayak (39 años), es un sacerdote misionero palotino, ex párroco de una subestación en el distrito de Sundargarh, diócesis de Rourkela, Odisha. El p. Sarat tiene una gran devoción por la Virgen y llevó a muchos de sus parroquianos en peregrinación a los santuarios marianos de todo el país..

“Bhanria – narra- es una zona tribal, nuestras personas son simples, pero son fuertes en la fe es fuertes en su amor por Jesús y María, nuestra Madre. La mayor parte de nuestro pueblo tribal está compuesta está compuesta por trabajadores estacionales agrícolas, agricultores y algunos son enseñantes y enfermeros. En total son al menos unos 200 mil fieles”.

“Es un pueblo pobre, pero muy generoso, tiene como tradición que cuando se cocina arroz, un puñado se separa para la iglesia y se lo ofrecen a los sacerdotes el domingo. En una semana cada familia ofrece un Kg de arroz a la Iglesia, esta es una tradición en cada casa católica de Bhanria. Creen que dando a Dios arroz, su stock de granos de arroz no se agotará nunca. Estas personas tribales dicen: ‘cuando ofrecemos algo al Señor, el Señor restituye en abundancia’”.

Sobre la ampliación de la nueva misión, el p. Sarat explica: “Esta parroquia está creciendo, por lo tanto para servir mejor las exigencias pastorales de la gente, Mons. Kerketta, quiere dividirla y abrir un nuevo centro. La diócesis de Jashpur compró el terreno para construir una iglesia para este nuevo centro, pero las personas de la religión de mayoría se oponen a la construcción de la iglesia en el territorio. No obstante todas disposiciones legales en vigor, el grupo dominante obtuvo una orden del Tribunal que detuvo todo”.

“Esta parroquia tiene 1.000 familias en 16 pueblos y el obispo Kerketta quería otro centro misionero que sería de gran beneficio para satisfacer las necesidades pastorales de la gente, pero es un desafío muy difícil”.

El área de Bhanria es un terreno de colinas y abunda de arroceras a los largo de las rutas. Esta zona llena de árboles gruesos inaccesibles para los tribales. Las personas económicamente pobres, sin embargo tienen una fe auténtica. Son píos y temerosos de Dios.

Mons. Kerketta cuenta la historia de este nuevo centro misionero: “Bhanria es una misión difícil, como aquella del centro nuevo. Visité los 16 pueblos para encontrarme con la gente que queremos ayudar. . Para crear contactos, apuntamos al trabajo social, médico y educativo para los pobres, los marginados y las personas vulnerables. Queremos también servir a las mujeres y sobre todo a las niñas de esta zona rural y lejos de los grandes centros”.

“Hemos comprado el terreno en 2014 y completado todas las formalidades legales, pero a causa de una sospecha de otros y de las órdenes de la corte,todo está suspendido. En 2017 hemos levantamos parte de los muros y construimos algunas pequeñas cabañas para iniciar. Queríamos que todo fuese terminado a fines de mayo pasado. Pero ahora vemos que se necesitará mucho más tiempo. Aquí hay muchas actividades anti-cristianas. También me encontré con ministros locales. Me dijeron que ellos darían el permiso, pero las fuerzas que se oponen son muy fuertes. Una vez que los edificios los hayamos terminado, la gente los apreciará, pero se debe pasar por una larga serie de aprobaciones.

Nuestro plan es de construir algunas habitaciones para los sacerdotes y las religiosas y una capilla. Una vez que esté la aprobación, comenzaremos también la misión. Pero esto tomará mucho tiempo. Esperemos que no obstante todo, un día podremos realmente tener buenos resultados.

El p. Sarat Nayak concluye: “Estoy en cuarentena, pero no veo la hora de visitar a mi gente

para ver cómo viven y dónde trabajan. Mi deseo es la de llevar a esta gente más cerca de Jesús. Compartir con ellos la Buena Noticia, anunciar a los niños y a los jóvenes el amor a Jesús. Aparte de esto, hay también una dimensión social de mi ministerio, para apoyar una elevación social de estas personas, con una escuela y un hostal donde hospedar a unos 150 estudiantes.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
India, los católicos de Rourkela motor de la evangelización
27/09/2014
Card Bo: el Covid-19, una ‘tempestad perfecta’, para ser vivida con esperanza, imaginación e inteligencia
12/05/2020 11:44
MECC: más cooperación ecuménica, teológica y social entre las Iglesias de Oriente Medio
23/01/2020 14:08
Papa: sean evangelizadores valientes y alegres
15/01/2020 11:34
Carta abierta: Repensar el futuro de la Iglesia católica de Hong Kong
16/01/2019 12:32