23/03/2017, 16.02
PALESTINA - ISRAEL
Enviar a un amigo

Con la paz cada vez más distante, la mayoría de los palestinos en Jerusalén solicita la ciudadanía israelí

En 2016 más de mil familias la han solicitado, en 2003 sólo fueron 69. Los tiempos para los procedimientos se vuelven más y más largos. Más de la mitad de las solicitudes son rechazadas. El control israelí se ve reforzado por los asentamientos. Detrás de la solicitud, la necesidad de una vida normal y el miedo a perder la residencia.

Jerusalén (AsiaNews / Agencias) – El 2016 fue un año récord para las demandas de la ciudadanía israelí de los palestinos que viven en Jerusalén. Según el Ministerio del Interior de Israel, el año pasado fueron 1.081 familias las que han aplicado, contra 69 en 2003. Desde entonces, el número ha ido en aumento, llegando a 547 en 2008 y 704 en 2013.

Es cuanto informa el Times de Israel en un artículo del pasado mes de septiembre, desde el 2014 también ha aumentado la duración del tiempo de respuesta: de más de 4 mil solicitudes individuales son aprobados sólo 84, mientras que 161 fueron rechazadas y los restantes están todavía pendientes.

Los abogados palestinos dicen que sus clientes pasan esperando meses para obtener una cita en el Ministerio del Interior, y al menos tres años para una decisión. Según uno de ellos, Adi Lustigman, hay "un vínculo claro entre lo que parecen inocentes medidas burocráticas e los intereses demográficos de Israel para reducir a los árabes dentro de sus fronteras, especialmente los que tienen derecho a voto."

Las autoridades israelíes niegan que quieren desalentar las solicitudes. Sabine Haddad, portavoz del Ministerio, dijo: "Hubo una desaceleración en el proceso de revisión, pero hay un número cada vez mayor de aplicaciones cada año."

El proceso no sólo largo, sino también es difícil: las fuentes dicen que desde el año 2003, de un total de 15 mil solicitudes fueron aceptadas menos de 6 mil. Los solicitantes deben demostrar que han vivido en la ciudad durante al menos tres años con los recibos de los impuestos municipales y facturas de servicios públicos, y también deben hablar hebreo con fluidez. Dicho esto, la negativa puede justificarse por faltas leves o por un veto del servicio de seguridad Shin Bet.

El debate sobre la ciudadanía refleja la situación no resuelta de 330 mil palestinos en Jerusalén, el 37% de la población urbana, 50 años después de la conquista y anexión del este de la ciudad. La mayoría de los palestinos en Jerusalén tiene documentos de residencia que le permiten trabajar y circular. En el caso de viajes al extranjero, deben solicitar un permiso de viaje expedido por Israel o Jordania.

La posibilidad de solicitar la ciudadanía había llegado después de la anexión, pero pocos palestinos habían decidido llevarla a cabo, porque se interpretaba como la aceptación de la ocupación israelí, en contradicción con la esperanza de un capital de Palestina en Jerusalén oriental. Pero con la paz cada vez más distante, muchos palestinos dicen que tienen que ser pragmáticos. En este momento el control israelí sobre Jerusalén Este, considerado por Tel Aviv como la capital del distrito, se ve reforzada por la presencia de 200 mil colonos israelíes.

Un residente árabe dice que tener la ciudadanía ha puesto fin a muchos problemas burocráticos. Hablando en condición de anonimato a fin de no ser considerado antipatriótico por sus compatriotas, él dice que lo ha hecho para tener una "vida normal".

De acuerdo con diversas encuestas, el número de interesados en la ciudadanía sería más demandada, sobre todo debido a los beneficios prácticos que esto conlleva. Contribuye, la sensación de abandono que los palestinos perciben de la Autoridad Palestina, que regula las zonas de Cisjordania, pero tiene prohibido operar en Jerusalén.

Cabe recordar que desde 1967 Israel ha revocado el derecho de residencia a 14.500 palestinos. Por esta razón, como ha dicho Lustigman, los palestinos viven en "constante temor, temor real, de perder su residencia."

Roba Muller, de 37 años de edad, casado con una palestina, ha pedido la nacionalidad alemana por el temor de perder su permiso de residencia a causa de sus frecuentes viajes a Alemania. "Nací aquí, yo soy un palestino - dice - no quiero una visa que dice que soy un turista."

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Cisjordania, la expansión de las colonias es ‘la última bala’ a la solución de los dos Estados
11/01/2018 15:02
Vigilia de oración por la paz en Jerusalén, 'madre de todos'
16/05/2018 20:38
Diplomáticos europeos contra ‘la marginación económica, política y social de los palestinos’
01/02/2018 15:47
Israel autoriza otras 3 mil viviendas para colonos en los territorios ocupados
01/02/2017 10:15
Israel desafía a la Onu y aprueba 464 nuevas casas en Cisjordania
01/09/2016 10:44