26/11/2014, 00.00
TURQUÍA-VATICANO
Enviar a un amigo

Cristianos turcos, migrantes y refugiados esperan al Papa Francisco

En la pequeña comunidad cristiana (0,15% de la población) están ahora los inmigrantes filipinos y africanos, así como refugiados de Irak y Siria. Unos pocos podrán ver al Papa a causa de fuertes medidas de seguridad. La inexistencia en la ley de la Iglesia (legado de Ataturk) empuja el testimonio personal y el ecumenismo "de sangre". En las iglesias cercanas buscan consuelo personas de todas las etnias, creencias, condiciones sociales.

Estambul (AsiaNews) - ¿Cuál iglesia de Turquía espera Francisco? Una Iglesia que es más pequeña que la más pequeña de las semillas, una demacrada comunidad cristiana y variada que se adelgaza más y más: entre los 76 millones de habitantes todavía hay 120.000 cristianos esparcidos en pequeñas comunidades que hechos los cálculos, es el 0, 15 por ciento.

Este pequeño grupo de cristianos es muy diverso: compuesto por ortodoxos, protestantes, católicos romanos, y también de armenios, siríacos y caldeos. Últimamente, también, el rostro de la comunidad católica ha cambiado considerablemente: mientras que el número de cristianos locales se está reduciendo cada vez más - los hijos de los últimos han marchado a Europa, América o Australia - un gran número de inmigrantes provino de las Filipinas, de varios los países africanos y también de Oriente Medio, como refugiados desplazados miles del norte de Irak, desde Mosul y Siria.

Por tanto, las comunidades parroquiales han cobrado una cara colorido, joven, vibrante, pero también muy necesitada de nuevo de la atención espiritual y material.  Mons, Luis Pelâtre, Vicario Apostólico de Estambul, obispo durante más de 20 años de esta ciudad cosmopolita, dice: "Sí, estos son ahora las ovejas del rebaño que me fue confiada y tengo que tener en cuenta en la pastoral ordinaria, muy atento a saber cómo responder a las nuevas exigencias de los tiempos. Además, la situación eclesial ha cambiado no sólo en el interior, donde ahora de hecho se reza en turco y se tiene una liturgia más cerca de la cultura local, pero ha evolucionado positivamente en las relaciones con el Estado, aunque esto no significa que las cosas vayan a cambiar tan rápido como nos gustaría. Se necesita paciencia, como decía Roncalli, quien me inspiró constantemente la lectura de su Diario de un Alma, mucha paciencia, pero hay signos positivos. Por ejemplo, recientemente fuimos invitados - somos seis obispos católicos en la zona turco - a participar en el Parlamento en las consultas para la nueva Constitución. Un gesto significativo y sorprendentes, impensables hace unos años".

Quedan, sin embargo, algunos temas candentes, como la propiedad de bienes inmuebles de la Iglesia. "Nuestros mayores dificultades - continúa el Obispo - en relación con los aspectos jurídicos, no tanto las relaciones con la población local, que son buenos. Aquí, en Turquía, de hecho, la Iglesia católica no existe desde el punto de vista legal. En la vida ordinaria de cada fiel esto no comporta  problemas particulares, mientras que hace la vida difícil como institución".

En Turquía, el Estado laico sigue vigente, a pesar de una creciente islamización, no se puede empezar escuelas, hospitales y obras de caridad de carácter religioso. Pero la Iglesia, oficialmente reconocida como un lugar de culto, se convirtió en un símbolo de la fe explícita, "la casa de Dios", donde todo el mundo puede sentirse acogido. La presencia de la Iglesia se concretiza entonces en el hacerse reunión; por estar abierta a las personas que llaman y escuchar su fe y recuperar los "fragmentos" de Dios enterrados en sus vidas, a la luz de la comparación con la fe musulmana; en consolar y soportar los sufrimientos de cuerpo y espíritu. En este "contenedor" que es el edificio más sagrado, la gente de todo nivel social, edad, credo y origen étnico buscan su identidad y el sentido a su existencia.

Los cristianos de aquí son muy conscientes de lo importante que es tener un punto de referencia y por lo tanto tienen un fuerte vínculo con la Iglesia, como institución y como un edificio y aún más como una comunidad de piedras vivas: es un tesoro precioso para construir y mantener, un útero que puede abrazar a cualquiera. En Turquía, la presencia de la Iglesia es tan rara que pronto se convirtió de inmediato en un lugar donde cada encuentro, con el turista, el ateo, el creyente, cristiano o musulmán, se hace  'encuentro con el Otro ", reunión de diálogo, de amistad, de fe.

Un número creciente de personas llaman a las puertas de las iglesias para encontrar un consuelo, un soporte, un grave enfrentamiento, el deseo de construir relaciones y profundizar su fe y entonces no importa si usted es católico, ortodoxo, latín y armenio.

Precisamente por esta razón, inmediatamente los cristianos en Turquía han demostrado una gran afinidad y afecto por Francisco, percibiendo su deseo de derribar los muros y, sobre la base de un testimonio de amor por los demás, para soportar todo el dolor de la humanidad de hoy. Este Papa place  porque se preocupa por "los cristianos perseguidos", y por qué en Jerusalén, tan adorable, argumentó que "cuando los cristianos de diferentes denominaciones se encuentran para sufrir juntos, uno al lado del otro, y para prestar asistencia a cada otros con amor fraternal, se realiza un ecumenismo de sufrimiento, se realiza el ecumenismo de la sangre, que tiene una particularmente eficacia no sólo para los contextos en los que tiene lugar, sino, en virtud de la comunión de los santos, incluso para el conjunto de la  Iglesia. Quienes por odio a la fe matan, persiguen a los cristianos, no les preguntan si son ortodoxos o si son católicos ¡son cristianos! ¡la sangre cristiana es la misma!".

Ahora espero con mucho temor y alegría. A todos nos gustaría verlo, tocarlo, besarlo, hacerle sentir su afecto y estima, para ser bendecidos por él, así como lo ven sucediendo en otras partes del mundo. Pero, por razones de seguridad, no habrá gran multitud, no hay desfiles en el borde de la carretera. Por desgracia, sólo unos pocos podrán asistir a la misa que el Papa presidirá en la Catedral en el Espíritu Santo en Estambul, en la tarde del sábado 29 de noviembre. Sólo un pequeño grupo se reunirá con él en la celebración interritual de las diferentes tradiciones de la Iglesia Católica, a la que asistirán representantes de las Iglesias orientales y las Iglesias protestantes, pero todos los cristianos esparcidos por todo el territorio turco esperan recibir de él una palabra que les consuele y de esperanza y coraje. Tienen la esperanza de que este no se queda sólo en un viaje diplomático y que el Papa con su visita les haga sentir la presencia del Padre cercano y cariñoso que no olvida a sus hijos, aunque sea pequeño, pobre e insignificante a los ojos del mundo, lo que confirma en la fe en Jesucristo, el Señor de la historia y el Salvador del mundo. (MZ)

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Una Turquía replegada sobre sí misma espera con simpatía la visita del Papa Francisco
26/11/2014
Francisco en Turquía. Ecumenismo del martirio
28/11/2014
Papa y Patriarca ecuménico: El martirio del Medio Oriente fecunda el camino unitario de los cristianos
30/11/2014
Francisco y Bartolomé, la larga tradición que busca la unidad entre católicos y ortodoxos
27/11/2014
Fanar, las Iglesias llegaron a un acuerdo: en 2016 el Sagrado Sínodo pan-ortodoxo
08/03/2014