13/10/2020, 11.03
TAYIKISTÁN
Enviar a un amigo

Dusambé, fue reelecto Emomali Rakhmon, otro ‘líder eterno post-soviético’

de Vladimir Rozanskij

En las elecciones del 11 de octubre recibió más del 90% de los votos. Está en el poder desde 1994. Sus líneas de gobierno: sumisión a Moscú y represión del disenso interno. Su hijo Rustam está destinado a sucederlo en el poder. 

 

Dusambé (AsiaNews) – Mientras en todo el territorio ex-soviético se realizan manifestaciones de protesta contra las figuras que ocupan la escena del poder hace muchos años, en Tayikistán, las elecciones del 11 de octubre confirmaron al presidente Emomali Rakhmon (en la foto, a la derecha) con más del 90% de los votos.  Rakhmon cursa su quinto mandato y está en el poder desde 1994. Previamente, desde 1992, se desempeñó como presidente del parlamento o Asamblea Suprema del país, superando los récords de Putin en Rusia y de Lukašenko en Bielorussia. Ex secretario del PCUS en la región antes de la caída del comunismo, Rakhmon garantiza la continuidad “post-soviética” en un escenario sumamente turbulento, comenzando por el país vecino Kirguistán, del cual lo separa la cadena montañosa de Alay. 

En efecto, desde hace casi 30 años que la política se Rakhmon se basa en el apoyo incondicional a Moscú, como sucedía en los tiempos de la Unión Soviética, acompañado por una implacable represión de cualquier forma de disenso. Si bien el país cuenta con algunas publicaciones ajenas al ámbito estatal, no existen canales televisivos privados. Coetáneo de Vladimir Putin, Rakhmon dio a entender que este sería su últiimo mandato. Sin embargo, el futuro se vislumbra parecido al de su principal patrocinador del Kremlin, o al del otro sátrapa ex-soviético de Kazajistán, Nursultan Nazarbaev: el control vitalicio del país. Quien parece destinado a suceder a Emomali es su hijo mayor, Rustam, actualmente presidente del Senado tayiko (en la foto, a la izquierda). 

Rakhmon salió victorioso de la “guerra civil” tayika en los primeros años posteriores al fin del comunismo, como una marioneta impuesta por Moscú. Y no es casual que Moscú llegara a prohibir la institución de un ministerio de Defensa tayiko. De hecho, en el ámbito militar, la vida del país todavía funciona gracias a las garantías de Rusia, que durante la guerra civil abasteció a los dos bandos en lucha, a la espera de apostar por el posible vencedor. En los enfrentamientos mataron a 73 periodistas, cuyas muertes jamás fueron investigadas.  

Las elecciones presidenciales se desarrollaron en plena pandemia, que ha sido negada por el presidente incluso más que en los países vecinos. De acuerdo con las cifras oficiales, en estos meses contrajeron el virus diez mil personas, de las cuales el 90% logró recuperarse, y hubo 78 decesos. Considerando que se trata de uno de los países más blindados en los que se refiere a las comunicaciones con el exterior, estas cifras resultan poco creíbles, especialmente si nos atenemos al número de tayikos que trata de emigrar a otros países, principalmente a Rusia. En las elecciones se presentaron oficialmente cinco candidatos a la presidencia, pero hay que destacar que se trata de partidos que siempre han sido aliados de Rakhmon, y que ni siquiera han llevado adelante una verdadera campaña electoral. 

Tras la elección anterior, en el 2013, Rakhmon de dedicó a ampliar sus prerrogativas presidenciales y a limpiar la escena política de cualquier forma de oposición, enfocándose  especialmente en el partido del Renacimiento Islámico del Tayikistán. Rakhmon firmó un acuerdo con el presidente de dicho partido, Said Abdulla Nuri, asegurándole un determinado número de escaños parlamentarios y puestos de mando en las instituciones. A partir del 2015 comenzó a definirse con el título de “líder de la nación”, que luego fue confirmado oficialmente por la reforma constitucional del 2016, devenida un clásico de la política neo-soviética, junto con la inmunidad total para el “líder”. Sin embargo, según el nuevo texto constitucional, los sucesores de Rakhmon no tendrán derecho a engalanarse con el mismo título, y no podrán presentarse en las elecciones por más de dos mandatos, tal como se indica en la nueva constitución rusa aprobada este año. 

El tayiko es una lengua persa similar a la de los países vecinos, pero a diferencia de ellos - debido a la influencia rusa - conserva la escritura cirílica, que la vuelve muy afín el idioma de los baskires, oriundos de una de las regiones de Rusia más estrechamente ligada a los tayikos. Por tanto, la reelección de Rakhmon promete preservar un espacio no solo político, sino también cultural y social para la memoria soviética, un elemento del cual Vladimir Putin hoy tiene enorme necesidad.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Dusambé, dictan una serie de condenas contra activistas islámicos
11/01/2021 12:19
Dusambé tiene un museo dedicado al culto del presidente Rakhmon
29/03/2021 10:56
Putin y Lukashenko en Sochi, mientras continúan las protestas
24/02/2021 12:36
En Moscú y Minsk, 'protestas de San Valentín’
15/02/2021 10:09
La despedida de Mons. Kondrusiewicz: ‘Gracias por la solidaridad’
25/01/2021 10:27