18/10/2016, 12.41
IRAK
Enviar a un amigo

Ejército y Peshmerga avanzan rumbo a Mosul. La ONU teme que los civiles sean usados como escudos humanos

Prosigue la ofensiva para arrancar la metrópolis del norte de Irak de las manos del Estado islámico. Las milicias kurdas han tomado el control de algunos pueblos de la Llanura de Nínive. Para el Pentágono, “se precisará tiempo” para lograr la conquista de la ciudad. Alarma de la UE: los yihadistas, al huir, podrían replegarse hacia las costas de Europa. 

Bagdad (AsiaNews/Agencias) – En el segundo día de la ofensiva, el ejército y las fuerzas de seguridad iraquíes están avanzando “antes de lo previsto” rumbo a Mosul, ciudad símbolo del “Califato” en Irak, rica en petróleo y segunda del país en importancia. Quienes lo afirman son fuentes del Pentágono, las cuales a su vez advierten que “se requerirá tiempo” para lograr arrancar la metrópoli del norte de Irak de las manos del Estado islámico (EI). El vocero, Peter Cook, advierte que aún deben verificar cuánta resistencia habrán de oponer los yihadistas.

Durante la noche continuaron los bombardeos; los milicianos de Daesh [acrónimo árabe para EI] lanzaron reiterados ataques contra hombres y vehículos del ejército iraquí. En este momento, el frente de batalla se encuentra a aproximadamente 15 km al sur de la ciudad que, desde junio de 2014, está bajo el control yihadista.

En las primeras horas de la mañana de ayer, una coalición compuesta por 30.000 hombres, entre los cuales se cuentan soldados iraquíes y milicias Pershmerga kurdas, a la cual se unieron fuerzas tribales sunitas, iniciaron la ofensiva para lograr la captura del bastión más importante de los yihadistas en Irak.

Fuentes locales informan que aún habría entre 4.000 y 8.000 yihadistas en la ciudad.

Los Pershmerga kurdos ya han logrado tomar el control de varios pueblos de la Llanura de Nínive –algunos de ellos, otrora de mayoría cristiana-  que rodean a Mosul. Además, han conquistado otro tramo de la autopista que conecta a Mosul con Erbil, la capital del Kurdistán iraquí.  

La ofensiva militar kurdo-iraquí es sostenida a nivel operativo e inteligencia por la cúpula del ejército de los EEUU; Washington sigue de cerca las operaciones en Irak, donde busca un rescate que funcione como contrapeso de la falta de éxito –tanto militar como diplomático- en el frente sirio.

A medida que avanza la coalición anti-Isis, crece la preocupación por la suerte de los civiles atrapados en Mosul, donde viven cerca de 1,5 millones de habitantes. Las Naciones Unidas alarman acerca de la posibilidad de que los civiles sean usados como escudos humanos. Los expertos de la ONU además advierten acerca del peligro de que se produzca “un ataque yihadista con armas químicas”.  

La coordinadora humanitaria de la ONU en Irak, Lisa Grande, está convencida de que puede llegar a darse “el peor escenario posible”, el cual, no obstante, las fuerzas iraquíes consideran improbable. Se trata de la posibilidad de que Daesh vaya a utilizar “gas mostaza” en Irak  –algo que ya sucedió en el pasado-.

Stephen O’Brien, subsecretario de la ONU para asuntos humanitarios, dice estar “extremadamente preocupado” por la suerte de los habitantes de Mosul y por las “consecuencias” de la ofensiva militar. Lo que teme es que la población pueda quedar “atrapada” en medio de los combates y que los civiles sean usados por los yihadistas, para protegerse de los ataques del ejército iraquí.

Hasta un millón de personas, según advierte el experto de las Naciones Unidas, podrían verse obligadas a abandonar sus hogares por la fuerza. Y la mayor parte de ellas, tal como sucedió con los cristianos y yazidíes en el verano de 2014 -cuando avanzaba el EI-, terminarán huyendo “sólo con lo puesto”.

De aquí surge el llamamiento pronunciado por el Alto comisariado de la ONU para los refugiados, que pide otros 61 millones de dólares para poder alistar tiendas, centros de acogida, frazadas y objetos y ropa de invierno, que son fundamentales para hacer frente a la llegada de la estación fría.

Sin embargo, la conquista de Mosul no eliminará la presencia del Estado islámico en Irak, porque los yihadistas aún controlan parte del territorio del norte y este del país. Además, según algunas fuentes, la ofensiva podría detonar una fuga masiva de los yihadistas hacia las fronteras con Europa. Quien dio la señal de alarma fue el Comisario de la UE en lo que respecta a Seguridad, Julian King, para quien “una cantidad, [de yihadistas] aunque sea mínima,  representa una amenaza seria”, ante la cual “debemos estar preparados”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Comienza la ofensiva para reconquistar Mosul
17/10/2016 10:28
Patriarca caldeo: Que con la liberación de Mosul, los iraquíes encuentren paz y unidad
19/10/2016 12:04
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Qaraqosh, la primera misa en la catedral devastada por el Estado islámico
31/10/2016 10:51