30/03/2018, 13.54
RUSIA
Enviar a un amigo

El Consejo Interreligioso ruso condena el wahabismo

de Vladimir Rozanskij

La decisión fue tomada por los representantes de todas las religiones, también de los muftí de Tartaristán y de Bashkortostán. Metropolita Hilarión: “Desenmascar y volverlas inocuas a las fuerzas satánicas, antes de que puedan realizar acciones malvadas”. Potenciar la instrucción religiosa en las escuelas para “que se torne imposible la fascinación de la predicación extremista”.

Moscú (AsiaNews)- El Consejo Interreligioso de Rusia, reunido el pasado 27 de marzo en Moscú, tomó oficialmente la decisión de pedir a las autoridades estatales declarar a las asociaciones musulmanas wahabitas como extremistas y por lo tanto cerrarlas por ley. La resolución del Consejo fue inspirada por la intervención del presidente de la Administración Religiosa de los musulmanes de Tartaristán, el muftí Kamil Samigulin

El líder de los musulmanes tártaros justificó su propuesta afirmando que “nosotros debemos prohibir esta ideología, porque ésta difunde el odio recíproco entre los hombres, nuestras leyes en realidad no condenan a las ideologías, pero pueden frenar a las asociaciones que de ellas sacan inspiración. En nuestro país los wahabitas tienen muchas estructuras de perfiles diversos, que se desarrollan y crecen continuamente; condenado por ley al wahabismo se podría al menos complicar mucho sus actividades, sobre todo disminuyendo el flujo de personas que son enroladas en el subsuelo terrorista”.

El Consejo Interreligioso se reunió en el edificio de la “Especialización doctoral  eclesiástica” del Patriarcado de Moscú, bajo la presidencia del metropolita Hilarión (Alfeev), jefe del Departamento para las Relaciones externas de la Iglesia ortodoxa rusa. Participaron diversos altos exponentes del Patriarcado mismo, como el metropolita de Kazán y de Tartaristán, Feofan (Ashurkov) el jefe del Departamento para las relaciones con la sociedad y los medios de información Vladimir Legojda y la directora del Servicio jurídico patriarcal, la abadesa Ksenja (Chernega). Además del muftí de Tartaristán Samigullin, los musulmanes estaban representados por el muftí del Bashkortostán (la otra república de los tártaros) Muhammad Tadzhuddinov, por el representante de los musulmanes de Moscú, el imán Shafig Pshikhachev y por el rector de la universidad islámica de Rusia Artur Suleimanov. También estaban presentes el rabino jefe de Rusia, Adolf Shayevich, diversos exponentes políticos y académicos, miembros de las fuerzas del orden y empresarios comprometidos en las relaciones inter -confesionales de diversos niveles.

El tema principal de la discusión fue justamente la lucha contra el terrorismo y el extremismo islámico y la primera resolución asumida por el Consejo fue la decisión de abrir filiales del mismo Consejo Interreligioso en Tartaristán y en las regiones del Cáucaso septentrional, donde más se concentra la presencia de los musulmanes. Tartaristán es de hecho, la principal república federal rusa donde se conservó la presencia tradicional de las poblaciones descendientes de los tártaros-mongoles que dominaron Rusia entre los siglos XII y XV y se convirtieron al islam a mitad del 1300; en el Cáucaso existen diversos grupos étnicos, de los chechenos a los asirios, por mucho tiempo bajo la influencia turco-otomana.

En la intervención inicial, el metropolita Hilarión recordó que “en las condiciones de elevada amenaza terrorista es importante la coordinación de los esfuerzos de las comunidades religiosas. Esto se refiere sobre todo a aquellas regiones donde es más alto el peligro de la derivación extremista, que debe ser erradicada en todos los niveles, programando también acciones profilácticas de amplio rayo de tal fenómeno… debemos aprender a desenmascarar y volverlas inocuas a las fuerzas satánicas, antes que puedan realizar acciones malvadas”.

El prelado ortodoxo insistió sobre la necesidad de una “formación religiosa integral” para prevenir que el terrorismo se desarrolle de las escuelas primarias hasta la universidad. “Debemos garantizar a nuestros ciudadanos un nivel de preparación doctrinal en las cuestiones religiosas, de tal modo que sea imposible permitir la fascinación de la predicación extremista bajo cualquier forma. Cada ciudadano de nuestro país, de cualquier edad, debe conocer la enseñanza de las religiones tradicionales y comprender que la ideología del terrorismo contradice los fundamentos de cualquier religión”.

Los miembros del Consejo luego han evaluado las medidas de defensa anti-terrorista de los edificios religiosos, que están bajo la responsabilidad de los órganos estatales y de las administraciones regionales. La abadesa Ksenja (Chernega) expuso una serie de recomendaciones formuladas por el Servicio jurídico del Patriarcado, de presentar a las fuerzas del orden como proyecto común del Consejo Interreligioso al cual hacer converger las contribuciones de todos los institutos teológicos de las varias religiones del país, dando una relevancia formal a las especializaciones teológicas universitarias según las tres confesiones principales, ortodoxa, musulmana y hebrea.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Lucha contra el extremismo islámico: el 90% de los directores de madrazas ya no puede enseñar
25/02/2016 16:00
En Kiev, se celebra el Concilio de unificación de la Iglesia ortodoxa auto-céfala (Video)
14/12/2018 11:52