15/08/2018, 13.42
VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa confía a María de la Asunción 'las angustias y los tormentos de aquellos que sufren ‘y a la población de Génova’

En el Ángelus, el Papa Francisco recita un Ave María con los peregrinos por las víctimas y sus queridos de la tragedia de Génova. La Asunción de María significa que “Dios quiere salvar al hombre entero, alma y cuerpo”. La resurrección de la carne “es un elemento propio de la revelación cristiana, una piedra fundamental de nuestra fe”. “Estamos llamados a servir y glorificar a Dios con todo nuestro ser, alma y cuerpo”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- En la solemnidad de hoy de la Asunción de María, el Papa Francisco confió a la Virgen 'las angustias y los tormentos de aquellos que, en tantas partes del mundo, sufren en el cuerpo y en el espíritu”, recordando en particular a la población de Génova, donde ayer un puente sobre la autopista (el puente Morandi) se derrumbó provocando decenas de víctimas y heridos.

Después de haber pedido que “nuestra Madre celestial” obtenga “para todos confortación, coraje y serenidad”, dirigiéndose a los peregrinos reunidos en la plaza de san Pedro para recitar el Ángelus, el pontífice agregó: “Piense en particular en cuántos están afectados por la tragedia que ayer sucedió en Génova, que provocó víctimas y confusión en la población. Mientras confío a la misericordia de Dios a las personas que han perdido la vida, expreso mi personal cercanía espiritual a sus familiares, a los heridos, a los evacuados y a todos aquellos que sufren a causa de este dramático evento”.
 

Luego él, invitó a todos a recitar juntos un Ave María “por las víctimas y sus seres queridos”.
 

"La asunción al cielo, en alma y cuerpo, es un privilegio divino concedido a la Santa Madre de Dios por su particular unión con Jesús. Es una unión corporal y espiritual, iniciada en la Anunciación y madurada a lo largo de la vida de María a través de su singular participación en el misterio del Hijo", explicó el Santo Padre destacando, que si bien María tuvo una vida humilde y sencilla, "fue una mujer común de su tiempo", cada acción diaria suya, "era realizaba siempre en total unión con Jesús, viviendo en el momento del Calvario, su culmen en el amor, en la compasión y en el sufrimiento del corazón”.

"Es por eso que Dios le ha dado una participación plena también en la Resurrección de Jesús", “El cuerpo de la Madre "ha sido preservado de la corrupción, como el cuerpo del Hijo".

“La festividad de hoy continuó nos muestra que “Dios quiere salvar al hombre entero: o sea alma y cuerpo. Jesús resucitó con el cuerpo que había recibido de María; y ascendió al Padre con su humanidad transfigurada".

La Asunción de María creatura humana, nos confirma cuál será nuestro destino glorioso. Ya los filósofos griegos habían entendido que el alma del hombre está destinada a la felicidad después de la muerte. Sin embargo ellos despreciaban el cuerpo- considerándolo como prisión del alma- y no concebían que Dios había dispuesto que también el cuerpo del hombre estuviese unido al alma en la beatitud celeste. Nuestro cuerpo transfigurado estará allí. Esto - la "resurrección de la carne" - es un elemento propio de la revelación cristiana, una piedra angular de nuestra fe”

“La realidad estupenda de la Asunción de María manifiesta y confirma la unidad de la persona humana y nos recuerda que estamos llamados a servir y glorificar a Dios con todo nuestro ser, alma y cuerpo. Servir a Dios sólo con el cuerpo sería un obrar como esclavos; servirlo sólo con el alma estaría en contraste con nuestra naturaleza humana. Un gran padre de la Iglesia, hacia el año 220, San Ireneo, afirma que “la gloria de Dios es el hombre viviente y la vida del hombre consiste en la visión de Dios” (Contra la herejías, IV, 20,7). Si habremos vivido así, en el alegre servicio a Dios, que también se expresa en un generoso servicio a los hermanos, nuestro destino, en el día de la resurrección, será similar al de nuestra Madre celestial. Nos será dado entonces, el realizar plenamente la exhortación del apóstol Pablo: “¡Glorifiquen a Dios en vuestro cuerpo!” 1 Cor 6,20) y lo glorificaremos por siempre en el cielo”.
 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: María asunta es la Puerta del cielo. Los rosarios para Siria
15/08/2019 14:09
Papa: La asunción de María, el Magníficat y las mujeres “esclavas”. Llamamiento por Kivu del Norte
15/08/2016 13:55
Papa: Mi oración por la población de Tianjin. Nuestra peregrinación en el signo de María
15/08/2015