11/02/2021, 14.57
LÍBANO
Enviar a un amigo

El Papa pidió ayuda para el Líbano 'amenazado en su identidad'

de Fady Noun

Arzobispo maronita de Beirut: “Hace un año, un gran número de dirigentes de nuestro país estuvieron presentes en la iglesia. Les transmití el grito de los libaneses oprimidos hasta la desesperación, que hacen largas filas a las puertas de los acaparadores que especulan con sus necesidades básicas (...). Lo escucharon y se fueron. Pero nada ha cambiado”.

 

Beirut (AsiaNews) - Preservar "la realidad libanesa" y la "estabilidad" del Líbano es el sentido fundamental del párrafo que el Papa Francisco dedicó  al Líbano en su discurso del 8 de febrero, en la 'Sala de las bendiciones”, a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. Este párrafo estaba dirigido principalmente, pero no exclusivamente, a la comunidad internacional, a la que el Papa invitó a comprometerse con la "estabilidad" del Líbano, su "equilibrio interno", su carácter "plural", su recuperación económica y finalmente en favor de las reformas internas.

En un extenso pero fascinante inventario planetario, el párrafo dedicado por el Santo Padre al Líbano dice: “Espero un renovado compromiso político nacional e internacional para promover la estabilidad del Líbano, que está atravesado por una crisis interna y corre el riesgo de perder su identidad y de encontrarse aún más comprometido por las tensiones regionales. Es más necesario que nunca que el país mantenga su identidad única, también para asegurar un Medio Oriente plural, tolerante y diversificado, en el que la presencia cristiana pueda ofrecer la propia contribución y no se reduzca a una minoría que hay que proteger. Los cristianos constituyen el tejido conector histórico y social del Líbano y a ellos, a través de las múltiples obras educativas, sanitarias y caritativas, se les ha de asegurar la posibilidad de continuar trabajando por el bien del país, del que han sido fundadores. Debilitar la comunidad cristiana puede destruir el equilibrio interno y la misma realidad libanesa”.  

"En esta óptica se ha de afrontar también la presencia de los refugiados sirios y palestinos. Además, sin un proceso urgente de recuperación económica y de reconstrucción, se corre el riesgo de la quiebra del país, con la posible consecuencia de peligrosas desviaciones fundamentalistas. Por tanto, es necesario que todos los líderes políticos y religiosos, dejando a un lado los propios intereses, se comprometan a buscar la justicia y llevar adelante verdaderas reformas para el bien de los ciudadanos, obrando de modo transparente y asumiendo la responsabilidad de las propias acciones”.

Este llamamiento urgente a la comunidad internacional y a las grandes potencias coincide con el reciente llamamiento del Patriarca maronita para una conferencia internacional con el auspicio de las Naciones Unidas que "tenga como objetivo consolidar el Líbano sobre sus modernos fundamentos constitucionales", que "se basan en la unidad de la entidad libanesa y en el principio de su neutralidad".

Para el Patriarca, la conferencia debería permitir "ofrecer garantías permanentes que protejan al país de cualquier agresión contra su soberanía" y "poner fin a la presencia de armas ilegales".

En una región que se está adaptando a situaciones nuevas, como la elección del presidente estadounidense Joe Biden, la reorganización del mundo árabe con la reconciliación entre Arabia Saudita y Qatar, y la perspectiva de un alivio de la tensión entre Estados Unidos e Irán, esta convocatoria no debería quedar sin respuesta.

En este contexto, causó un gran revuelo la homilía del arzobispo maronita de Beirut, Mons. Boulos (Paul) Abdelsater (en la foto), el 9 de febrero, fiesta de San Marone. En un comentario inspirado en las Bienaventuranzas, el obispo - que tradicionalmente celebra la fiesta del santo ante una audiencia de funcionarios del gobierno, pero este año presidió la misa en una iglesia desierta - se hizo eco de las pruebas vividas por la población durante todo un año. ., especialmente los pobres y jornaleros. Denunciando el estado de abandono y las injusticias que sufre la población, el Arzobispo dijo: “Hace un año estuve frente a este altar, y en la iglesia también estaban presentes un gran número de dirigentes de nuestro país. Les transmití el grito de los libaneses oprimidos hasta la desesperación, esperando en largas filas a las puertas de los acaparadores que especulan con sus necesidades básicas (...). Lo escucharon y se fueron. Pero no cambió nada. Más bien, las cosas empeoraron, se extendió la corrupción, se utilizaron estrategias para engañar y ocultar la verdad y se difundieron las mentiras, la hipocresía y la irresponsabilidad”.

“Ay de ustedes, políticos de mi país, porque construyen su gloria sobre la opresión y la humillación de los que confiaron en ustedes. ¡Recuerden que la historia será despiadada y mencionará sus nombres entre los tiranos, corruptos y torturadores! ”.

“Ay de ustedes, responsables financieros en el Líbano, porque acumulan riquezas y construyen sus casas con el dinero de padres y madres que luchan por asegurar el futuro de sus hijos. Recuerda que Dios escucha los gemidos de los oprimidos y los sudarios no tienen bolsillos. Sus riquezas y sus mansiones pasarán inevitablemente a otros, ¡y las maldiciones de los oprimidos los perseguirán hasta la tumba! ”.

"¡Ay de ustedes que son responsables de la administración de la justicia y la ley en mi país, porque ponen sus sentencias al servicio de sus cargos, títulos y posesiones, y oprimen al titular del derecho! En verdad les digo que serán despojados de sus cargos. ¡No olviden que inevitablemente un día se encontrarán delante de Aquel que juzga y no mira las apariencias!".

Este sermón fue pronunciado cuando el Líbano está afrontando, desde hace más de un año, varias crisis importantes, tanto socioeconómicas como financieras, políticas y sanitarias. Como consecuencia de estas crisis, agravadas por la pandemia de coronavirus y la doble explosión en el puerto de Beirut que mató a 209 personas, más de la mitad de la población libanesa vive ahora por debajo del umbral de pobreza, en un país sacudido por disturbios que desembocan en la violencia, que está experimentando una inflación galopante y donde la libra libanesa ha perdido más del 80 por ciento de su poder adquisitivo. Y que, desde agosto, sufre una crisis constitucional que ha impedido la formación de un nuevo gobierno.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Jesuita indio: la Iglesia tiene derecho a intervenir en la sociedad
14/06/2018 14:21
Investigación independiente y gobierno de ruptura: la receta del patriarca Rai para el Líbano
14/09/2020 12:42
Beirut, crisis política: el patriarca Raï aboga por un Ejecutivo de emergencia
07/09/2020 11:05
​Parolin: Lo esencial es conservar la identidad del Líbano
05/09/2020 12:35
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22