07/03/2018, 13.11
RUSIA

El patriarca Kirill es pesimista sobre el diálogo con los protestantes. Son ‘interferencias extranjeras’ para la juventud rusa

de Vladimir Rozanskij

Según el jefe de la ortodoxia rusa, las Iglesias protestantes son súcubos de las ideologías laicistas que comprenden “el cambio de las relaciones entre sexos”, “apoyo a las uniones homosexuales, etcétera”. En internet, deportes, argumentos “pseudo-ecológicos”, ideologías feministas radicales, y derechos LGTB toman de mira a la juventud rusa para arrastrarla hacia el anarquismo populista y anti-clerical.

Moscú (AsiaNews)- En los próximos años, el diálogo teológico entre ortodoxos y protestantes difícilmente tendrá perspectivas de desarrollo: es cuánto declaró el patriarca de Moscú Kirill (Gundjaev) con la prensa de Bulgaria, donde fue en visita oficial en los días pasados. Seg´pun la agencia Tass, el patriarca de Moscú habría declarado: “Lamentablemente, en el punto teológico estamos en un punto muerto. No veo un real desarrollo positivo para los próximos años, pero la culpa no es de los ortodoxos. Nosotros siempre decimos a nuestros hermanos protestantes que es necesario der más libres, tener más fuerza de ánimo y capaz de decir “no” a los potentes del mundo”.

Según el jefe de los ortodoxos rusos, por toda la historia, las Iglesias en Europa fueron dependientes del poder secular. “Las Iglesias protestantes-subrayó Kirill- fueron siempre detrás de la corriente de pensamiento laico y fueron siempre muy sumisos al influjo del poder laico. También hoy las corrientes y tendencias liberales en la teología protestante son el resultado de la presión de las ideologías laicistas sobre los teólogos y sobre las iglesias, a partir de los derechos del hombre y de las libertades que presuponen el mutamiento de las relaciones entre sexos, del apoyo a las uniones homosexuales, etcétera”. El jefe de la ortodoxia además afirmó que la colaboración práctica entre los cristianos de Rusia y de los países es posible solo en el ámbito humanitario y cultural. “En cuanto a los que se refiere a la colaboración práctica, tenemos una buena experiencia. Veo que permanece un amplio espacio para las acciones comunes en el campo de las ayudas humanitarias hacia Siria. Además, la religiones siempre han tenido un rol importante en la cultura y el diálogo cultural entre nuestras Iglesias y esto podría ayudar a instaurar una mayor comprensión recíproca entre los hombres”, agregó el patriarca.

Ortodoxos rusos defensores de la fe y de los pueblos

En el curso de una visita a Bulgaria, el jefe de la ortodoxia suscitó también una gran agitación por las declaraciones durante una homilía del domingo pasado, 4 de marzo, en el ámbito de los festejos del 140° aniversario de la liberación de Bulgaria de la esclavitud otomana en 1878. Criticando las reconstrucciones oficiales de los históricos búlgaros, retomadas en las declaraciones del presidente Rumen Radev, Kirill recordó que los rusos intervinieron solos para ayudar a los hermanos eslavos, sin intervención de parte de polacos, rumanos, finlandeses, letones y otros, “derramando la sangre de miles de soldados rusos… Rusia no buscó a Europa; movida por el amor por los propios hermanos en la fe, sin la ayuda de ninguno, se metió en la lucha. Es un gran ejemplo de cómo la solidaridad cultural y espiritual pueda superar el pragmatismo político”. Partiendo del aeropuerto de Sofía, el presidente búlgaro trató de justificarse, explicando que hablaba de los pueblos que contribuían a formar la armada rusa, pero recibió una nueva amonestación de parte del jefe de los ortodoxos rusos.

Con estas declaraciones, el patriarca Kirill parece querer posicionarse en el centro de las relaciones inter-eclesiales e inter-étnicas de los pueblos cristianos, sosteniendo por un lado una nueva forma de “ecumenismo práctico”, por el otro puntualizando las razones de las divergencias histórico-culturales. En su visión, Rusia siempre buscó defender sola la “verdadera fe” en los varios conflictos y en las transformaciones de los pueblos de Europa cristiana y también hoy busca colocarse como el bastión frente a nuevos ataques de parte de la secularización post-moderna.

Soberanía rusa amenazada por internet

Kirill trata al mismo tiempo de recuperar la propia autoridad también dentro de Rusia, donde la política, con el apoyo de algunos sectores fundamentalistas del mundo eclesiástico, parece ir más allá de la Iglesia misma en la defensa de los “valores ortodoxos”.

En los días pasados, por ejemplo, la Comisión para la Defensa de la Soberanía nacional junto al Consejo Federal (el Senado ruso), presentó una relación reservada sobre el influjo negativo de Occidente sobre la Juventus rusa. La Comisión propuso elaborar una “evaluación soberana” en función de un posible proyecto de ley, con la finalidad de “impedir la politización del deporte por excelencia” y otras formas de injerencia extranjera sobre los ideales de los jóvenes. En la parte secreta de la relación estarían las pruebas de las interferencias extranjeras sobre las relaciones rusas, a través de los canales más accesibles a los jóvenes. No es casual que en las últimas semanas se habla en modo siempre más insistente de una “fuga rusa de internet”, con la creación de una red “soberana” que estaría ya activa en el ámbito de las administraciones públicas del país.

Según los expertos del Senado ruso, los EEUU en particular y sus aliados más tradicionales también “de los países del sur”, estimulan en modo indebido en las situaciones problemáticas de Rusia en el ámbito de las relaciones inter-étnicas e inter-confesionales, “con la finalidad de transformarlos en instrumentos de debilitación de los sistemas políticos nacionales, con la realización de escenarios tipo las revoluciones coloradas y otras formas de golpes de Estado”

Además de usar en modo político las pasiones deportivas, como sucedió en las Olimpíadas invernales en Corea, desde Occidente se elaboraron estrategias que tocan argumentos “pseudo-ecológicos” contra Rusia, junto a ideologías radicales, a los derechos LGTB, formas de anarquismo populista y anticlericalismo. Por esto, el Senado ruso trata de defender la “soberanía” rusa frente a cualquier enemigo, sobre todo para proteger a sus propios jóvenes.

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Poroshenko: sólo el Patriarca Bartolomé puede ayudar a la Iglesia de Ucrania a unirse
30/07/2016 13:00
Las dos Iglesias en Ucrania y el niño sangrante
19/01/2018 12:21
Alejandro, el obispo del Patriarcado de Moscú que sostiene la autocefalía del Patriarcado de Kiev
14/05/2018 16:52
Patriarcado de Kiev, el riesgo de un nuevo cisma en Europa
07/05/2018 10:42
Duelo férreo entre Poroshenko e Hilarión por los ortodoxos ucranianos
23/04/2018 14:18