22/01/2019, 16.31
PAKISTÁN
Enviar a un amigo

Empleadas domésticas cristianas abusadas, torturadas y arrestadas. Activistas reclaman justicia

de Shafique Khokhar

Saima Niaz (20 años) y Suneha Mushtaq (11) fueron acusadas de hurto por su empleador. Padecieron situaciones de acoso sexual, insultos y torturas con agua hirviendo para forzarlas a confesar. Las jóvenes pasaron 13 días en la cárcel pese a que no existían cargos de acusación formales contra ellas. 

Faisalabad (AsiaNews) – Activistas por los derechos humanos piden a la Corte Suprema de Pakistán que intervenga en defensa de dos jóvenes mujeres cristianas, víctimas de los abusos de su empleador y de las torturas infligidas por agentes policía, que las arrestaron por la fuerza con la acusación falsa de hurto.

Saima Niaz, una colaboradora doméstica de 20 años de edad (foto 2) y su prima Suneha Mushtaq, de apenas 11 años, se encuentran recluidas en la cárcel del distrito de Faisalabad desde el 9 de enero pasado, día en que fueron incriminadas. Fueron trasladadas a dicho centro tras haber pasado dos semanas detenidas de manera ilegal, entre el domicilio del hombre para el cual trabajaban y las celdas masculinas de la comisaría policial de Chak Jhumra. El mismo día de la denuncia contra las jóvenes, la policía sumó otra denuncia por hurto contra Rehana Kausar, la madre de Saima, y dos personas no identificadas.

Quien presentó la denuncia fue el empleador para el cual trabajaban desde hace tres años, Rana Saif Ullah Khan. En noviembre de 2018, Saima informó al hombre que dejaría el trabajo a partir del mes siguiente, porque iba a contraer matrimonio en febrero de 2019. El 27 de diciembre, al regresar al trabajo luego de los feriados por la Navidad, Saif Ullah retuvo por la fuerza a las jóvenes para que no dejaran su casa.  El empleador luego llamó a la policía y las acusó de hurto de adornos de oro, por un valor de 1,9 millones de rupias (13.800 dólares estadounidenses).

Los policías arrestaron a las muchachas en el lugar y las retuvieron tras las rejas por 13 días, sin que hubiera una orden de captura contra ellas, hasta el 9 de enero. Durante su detención, los agentes torturaron a Saima y a Suneha para obtener una confesión por la fuerza. Cuando los padres de las jóvenes, acompañados por los líderes de la comunidad cristiana, acudieron a la comisaría para recuperarlas (foto 1), los agentes les dijeron que estaban indagando sobre el caso y que no las liberarían hasta haber concluido la investigación.

Los activistas de Human Rights Focus Pakistan (HRFP) condenaron el incidente y desde el primer día apoyaron a las víctimas brindándoles asistencia legal. El caso ahora está siendo examinado en la Alta Corte de Lahore. Naveed Walter, presidente de HRFP, declara: “La policía torturó a Saima de un modo brutal, haciéndole ingerir agua hirviendo. Los agentes se desnudaron frente a las víctimas: el acoso sexual al que las sometieron así como el uso de lenguaje ofensivo muestran cuál es el verdadero rostro de los policías. Con la suspensión del comisario de dicha estación no es suficiente. Los responsables deben dar explicaciones sobre la denuncia de dos personas inocentes. Ambas muchachas pertenecen a familias muy pobres y tienen que ser apoyadas para regresar a sus hogares y obtener justicia”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Kuwait se vuelca a Etiopía para contener la crisis de trabajadores filipinos
04/04/2018 13:42
Manila, abusos y violencias: ‘Prohibición total’ a los trabajadores en Kuwait
14/02/2018 10:49
Duterte corta el envío de trabajadores filipinos: ‘Son abusados y maltratados’
22/01/2018 11:03
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14