09/07/2020, 12.46
ISRAEL - IRÁN
Enviar a un amigo

En medio de persecuciones y esfuerzos por la paz, los Bahaíes celebran al profeta y precursor

El 9 de julio se recuerda el evento trágico y glorioso del martirio del “Báb”. Los pilares del credo son la unidad en Dios, en la religión y en la humanidad. Actualmente, decenas de fieles aún son víctimas de persecuciones y ataques en Irán. Su presencia histórica en los encuentros de Asís, de San Juan Pablo II y Benedicto XVI. 

Jerusalén (AsiaNews) - Una religión monoteísta nacida en Persia en el siglo XIX, que predica la paz y la unidad espiritual entre los hombres, pero que termina siendo víctima de la violencia y las persecuciones, sobre todo en Irán, donde los fieles son considerados como espías a sueldo de Israel o de los Estados Unidos. Hoy, 9 de julio, la comunidad mundial Bahaí conmemora una de las fechas más importantes del calendario: el martirio del “Báb”, un evento trágico y a la vez glorioso, que marca el fin de la vida terrena del profeta y precursor Bahá’u’lláh (1817-1892), ocurrida en Tabriz. 

El culto bahaí surge en el seno del islam chií, en Persia, por obra del Báb, considerado profeta y precursor. Sin embargo, el fundador de la fe es Baha’u’llah, un noble persa que durante cuarenta años sufrió la prisión y el exilio por sus predicaciones. En un sentido cronológico, él es el último, pero no el definitivo, profeta de Dios; un título que se reserva a grandes testigos de la fe como Adán, Moisés, Zoroastro, Krishna, Buda, Jesús y Mahoma, además del Báb.

Báb, el profeta y precursor, impopular en el ambiente clerical islámico chií del Irán actual, fue martirizado en 1850; la misma suerte corrieron muchos de sus  discípulos y, todavía hoy, los fieles son víctimas de persecuciones y ataques selectivos, especialmente en la República Islámica. La tradición afirma que los restos mortales del Báb fueron trasladados hasta el Monte Carmelo, siguiendo las indicaciones de Baha’u’llah, tras varias décadas de mantenerlo oculto en diferentes lugares secretos, para impedir estragos de sus enemigos.

El credo se apoya en tres principios fundamentales: la unidad de Dios, fuente de toda la creación; la unidad de las religiones, cuyo origen espiritual tiene la misma raíz y derivan del mismo Dios; la unidad de la humanidad, ya que todas las personas son creadas como iguales y la diversidad de razas y culturas son dones que merecen ser apreciados. La relatividad y el carácter progresivo de la religión explican la relación del hombre y su lazo (histórico o dinámico) con la divinidad, en un intento de reconciliar los credos monoteístas con las eras anteriores a Abraham y los cultos politeístas. 

La religión bahaí cuenta con alrededor de siete millones de fieles, en más de 200 países del mundo. En algunos lugares como Irán, son blanco de brutales persecuciones, como sucedía en los primeros años luego de surgir el culto. Según informa el Bahá’í World News Service (BWNS), en primera línea en la denuncia de la violencia contra la comunidad, en las últimas semanas, las autoridades de Teherán han incrementado los ataques, colocando a 77 personas de todo el país bajo la mira. 

Habría habido decenas de arrestos de fieles bahaíes en varias provincias: Fars, Khorasan Sur, Mazandaran, Isfahan, Alborz, Kerman, Kermanshah y Yazd. Luego del arresto, se convoca a un tribunal inmediatamente para llevar a cabo un proceso veloz. La mayor parte de las veces el juicio culmina con condenas a prisión, aunque no haya cargos precisos o noticias de delito, salvo la “oposición arraigada a la fe Bahaí y a sus enseñanzas”. El reporte de BWNS relata que las personas son inculpadas por promover enseñanzas que se fundan sobre la “verdad, la igualdad entre hombre y mujer, la salvaguarda de los derechos comunes y las armonía entre el mundo científico y el mundo de la religión”. 

En simultáneo a ello, los medios oficiales del Estado han reforzado la campaña difamatoria contra la comunidad, recurriendo a la desinformación y a los  ataques selectivos a través de la radio, la tv, los periódicos y las redes sociales. “Los hechos recientes - subraya Bani Dugal, líder de Baha’i International Community - han alimentado la presión sobre muchas familias”, que deben convivir con la amenaza constante de ser arrestadas o sometidas a otras violaciones de sus derechos. “Todo ello - agrega - en el contexto de una crisis sanitaria mundial [Covid-19]  y sin ninguna justificación, es extremadamente cruel y denigrante”. 

Frente a las persecuciones, los fieles del Bahaísmo son muy  activos en el campo del diálogo interreligioso y de la paz. En este sentido, siempre se ha hecho presente un representante en los encuentros de paz en Asís, desde la época de San Juan Pablo II, durante el pontificado de Benedicto XVI y en la comunidad de San Egidio. Para los fieles, la “educación” es un “valor central” de la existencia, y hay un fuerte lazo con el Estado de Israel, ya que es en Jaifa donde se encuentran sepultados el Báb y Abdu’l-Baha, el “servidor de Baha”. La localidad aloja el mausoleo del Báb, rodeado de un inmenso jardín. El lugar fue declarado patrimonio de la UNESCO en el 2008 y todos los años numerosos peregrinos acuden a esta meta. Con ritos casi inexistentes y el uso común de la Biblia, los Evangelios y el Corán, los bahaíes solo observan un rito de ayuno que dura 19 días (que equivalen a un mes, en el calendario Bahaí); comienza el 2 de marzo, y consiste en no comer ni beber desde la salida del sol hasta el poniente.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Zarif saluda a los judíos de Irán y del mundo por el Año Nuevo
11/09/2018 11:07
Lluvia de misiles israelíes sobre Gaza, en respuesta al lanzamiento de dos hacia Tel Aviv
15/03/2019 14:32
Mundial de Judo, campeón iraní pierde ‘a propósito’ para evitar la final con un israelí
02/09/2019 10:09
Israel ataca ‘posiciones iraníes’ en Siria. Sube la tensión entre los dos países
10/05/2018 11:46