14/09/2018, 15.14
ARABIA SAUDITA-CANADÁ
Enviar a un amigo

Enfrentamiento entre Ottawa y Riad: los sauditas usan el arma económica para silenciar las críticas sobre los derechos

En la controversia pesa el silencio de Washington, Londres y Bruselas. Canadá aislado por el Occidente. Fuentes diplomáticas: trazada una “nueva línea roj” en las relaciones con los sauditas. Analistas y expertos: “Las críticas hacen perder negocios”. Detrás del puño de hierro está la “sed de poder” de bin Salman, con el bienestar de Trump.

 

Riad (AsiaNews)- La crisis diplomática entre Canadá y Arabia Saudita es el signo de aquella que los diplomáticos de las cancillerías occidentales llaman “la nueva línea roja” en las relaciones con Riad, uno de los principales productores de petróleo del mundo. La necesidad de salvaguardar los comercios (millonarios) y contratos de colaboración lleva a los gobiernos- de Washington a Londres pasando por Bruselas- a callarse sobre los derechos humanos y los abusos sobre activistas y simples ciudadanos. Y que, en los últimos meses, han hecho registrar un crecimiento a despecho de las proclamadas reformas por parte de las autoridades y relanzadas por los medios de los medios de corriente principales.

La corriente empezó a inicios de agosto, después de la decisión de Riad de congelar las inversiones y relaciones principales con Canadá y expulsando al mismo tiempo al embajador. En la mira está también de una compra de armas millonaria, que hace arriesgar dejar sin trabajo a al menos a 2500 familias en Ontario. En la base del enfrentamiento, las intervenciones del gobierno de Ottawa contra las violaciones a los derechos humanos en el reino.

A los sauditas no les agradó nada en particular un tweet en lengua árabe que pedía “la liberación inmediata” de activistas arrestados recientemente. El uso del idioma local a diferencia del inglés es visto por la dirigencia de Riad como una injerencia en los asuntos internos y un intento de “comunicación directa” con el pueblo. De hecho, el mensaje fue publicado por la cuenta twitter de la embajada canadiense en Arabia Saudita e inmediatamente viralizado y los seguidores-en pocas horas- de unos pocos centenares llegaron a la cuota 12 mil.

Una fuente diplomática occidental subraya que “usar el megáfono” para criticar la falta de respeto de los derechos humanos no es la mejor solución. Por otro lado, también se debe agregar que en Riad no haya un verdadero y propio interlocutor creíble al cual confiar las protestas por las violaciones y a menudo las denuncias que en el pasado cayeron en el vacío.

La feroz reacción de Riad-que se focalizó sobre las relaciones comerciales-asustó a muchos gobiernos occidentales, que temen similares represalias en el caso hagan alguna crítica. De aquí la decisión de Washington (después de años de tensiones con el presidente Obama, la subida al poder en la Casa Blanca de Trump marcó un reinicio de las relaciones reforzados por el ligamen personal con Mohammed bin Salman (MBS)- de permanecer en silencio y aislar de hecho a Ottawa.

Al inicio de la crisis entre Canadá y Arabia Saudita, la Unió europea había hecho la hipótesis de una nota pública de desaprobación contra Riad y un pedido por el respeto de los derechos humanos. Pero, en los días sucesivos la iniciativa cayó y Bruselas “solamente” envió una nota de protesta privada durante un encuentro- a puertas cerradas- entre responsables de la UE y el ministro saudita de Exteriores, Adel-al-Jubeir.

Bessma Momani, docente canadiense y experto sobre Oriente Medio, subraya que “las naciones occidentales serán siempre más cautas en el criticar en modo abierto las políticas internas de los sauditas”. El enfrentamiento con Ottawa, agrega, “confirmó que se pueden perder muchos negocios si las críticas” hacia el reino “dan fastidio a su dirigencia”.

Para muchos analistas y comentadores el silencio de Occidente sobre esta cuestión es “ensordecedor”, así como el uso creciente por parte de Riad del arma económica como represalia contra las voces críticas. Mbs usa a Canadá “para enviar un mensaje al resto del mundo”, subraya Nader Hashemi, director del Departamento medio-oriental en la universidad de Denver. “Si quieres comerciar con Arabia Saudita-agrega- debes hacer silencio sobre los derechos humanos”. Detrás de la crisis entre Ottawa y Riad, concluye. “está realmente el príncipe heredero” que “está sediento de poder” y “convencido que puede hacer lo que quiere”, gracias al apoyo de Trump. “La advertencia de los sauditas al mundo”, concluye el profesor Thomas Juneau, experto de política exterior canadiense y Oriente Medio, es este: “Criticar a vuestro riesgo y peligro”.
 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Crisis diplomática entre Riad y Ottawa: el comercio quedó congelado y expulsaron al embajador
06/08/2018 13:57
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Yeda, la Corte obliga a un padre a pedir el pasaporte para su hija mayor de edad
22/09/2018 10:46


Viajes