27/12/2013, 00.00
SIRIA-M.ORIENTE
Enviar a un amigo

Gregorio III: Cristianos del Medio Oriente, ¡no emigren!

La Carta de Navidad del patriarca greco- católico de Antioquía y todo el Oriente, un llamamiento a los cristianos a vivir su misión en el mundo árabe en la caridad y el compromiso social, sin salir de la región. Los líderes musulmanes aprecian la aportación cristiana a la cultura árabe. Musulmanes y cristianos deben trabajar por el pleno reconocimiento de los derechos de los fieles cristianos a la par con los demás y dejar de fundamentalismo. El gran desafío del conflicto palestino-israelí. La solidaridad del Papa Francisco

Damasco (AsiaNews) - "Quédate aquí ¡No emigres!". A pesar de todas las dificultades, las iglesias destruidas, parroquias abandonadas, la marginación, los cristianos de Oriente Medio deben "permanecer firmes en su tierra, en su pueblo o distrito": es la apelación aguda y conmovedora que Gregorio III Laham, patriarca de Antioquía griego-católica y de todo el Oriente Medio, se dirigió a los cristianos de la región, en la carta que les dirige por la solemnidad de la Navidad y Año Nuevo.

La carta, titulada "Alégrate, María, porque has mostrado a Cristo el Señor, amante de los hombres", explica las razones por las que se necesitan cristianos en el Medio Oriente, aunque a menudo sufren de marginación y violencia por parte del mundo islámico fundamentalista, al igual que su presencia es cada vez más apreciado por sus representantes musulmanes. Al mismo tiempo, el largo mensaje (17 páginas en la traducción de inglés, lo mismo que en el francés), insta a los musulmanes a trabajar, ya que está garantizado para los cristianos la plena ciudadanía y la igualdad de derechos y deberes en Siria, Egipto, Irak, Palestina y el Líbano.

En las primeras páginas de sabor teológico y espiritual, el patriarca muestra el misterio de la Iglesia preanunciada en María, que da al mundo el Cristo hombre-Dios, Cristo, quien testimonia su fe "a través del amor, las obras de la misericordia y de los proyectos de caridad. Así que parecería ser la Iglesia en nuestro mundo árabe: se ha aparecido a través de su amor, su servicio, sus instituciones y sus proyectos".

"Este mundo árabe y musulmán - dice Gregorio entonces - nos necesita", e incluso "sin nosotros, no habría arabismo". Él cita un "gran hombre de negocios musulmán [que] dijo en una conferencia pública que el mundo musulmán árabe necesita la presencia cristiana para ser mundo árabe y musulmán, porque te das cuenta de la convivencia, la democracia, la justicia social, la "apertura". Cita además a Mohammed Hassanein Heikal escritor egipcio, quien en una conferencia de 2002, habló de los cristianos de Oriente: "Te das cuenta de la emigración de los cristianos. No se puede quitar la atención a este fenómeno, ni se olvidará o ignorara sus razones o causas, incluso si estas razones son psicológicas, en relación con el clima imperante, en lugar de la verdadera realidad. Siento que todo el paisaje árabe será diferente desde el punto de vista humano, desde el punto de vista de la civilización. Sin duda será más pobre, menos rico si esta emigración de los cristianos se ignora, es descuidada y se convierte en objeto de temor, aunque injustificada. ¡Qué pérdida si los cristianos de Oriente se sienten, con razón o no, que no hay futuro para ellos y sus niños en este Oriente! Entonces el Islam estará solo, solo en este Oriente, donde nada puede mitigar su soledad, si no la presencia hebrea, sionista y más concretamente Israel".

El patriarca luego enumera una larga lista de "desafíos" que los cristianos de la región están enfrentando, algunas comunes a todos los árabes, otras especificaciones para los cristianos.

Entre los primeros se encuentra el deseo de seguridad; los esfuerzos para dividir el mundo árabe, y el renacimiento del mundo árabe y la cooperación con los musulmanes. Entre estos últimos hay un deseo de no ser considerados ciudadanos de segunda clase; de poder difundir el mensaje cristiano en la libertad, para asegurarse de que sus hijos estudien, trabajen, el empleo sin marginación; de separar religión y política, para detener el crecimiento de los movimientos islamistas fundamentalistas que eliminan el espacio para el otro.

Para Gregorio III a estos retos deben abordarlos juntos, cristianos y musulmanes. Especialmente la "lucha contra el extremismo, el fundamentalismo y el Takfir [la pena de muerte por apostasía - ndr]" también en los intereses del mundo musulmán.

Para el patriarca, todos estos levantamientos en el mundo árabe, con llevan el Islam al extremismo, son causadas por otro gran desafío que debe ser abordado: el conflicto palestino-israelí, "la gran causa de la emigración de los cristianos, pero también de musulmanes" y "la raíz de la serie de crisis que continúan difundiéndose en los árabes, los musulmanes y los cristianos, en Palestina y en otros lugares desde el año 1948.

Con un tomo muy explícito, Gregorio dice que este conflicto no se resuelve, en parte debido a las divisiones en el mundo árabe y sus gobernantes, que dan prioridad "a los intereses de cada uno de sus países, de cada partido".

El mundo árabe necesita cristianos que contribuyan a su desarrollo en la justicia, manifestando "los valores del Evangelio", haciendo presente el Cristo "en su vida, la conducta, la asistencia, el testimonio, el compromiso... con su acción política, al servicio en diferentes sectores de la vida social".

"Por esta razón - se dice en el llamado a quedarse - instamos a nuestro pueblo y llamamos a que sean pacientes en la tribulación, especialmente en este tsunami de crisis sofocante y destructiva, sangrienta y trágica de nuestro mundo árabe, especialmente en Siria, así como en Egipto, Irak, Palestina y el Líbano, en diferentes grados. Los instamos a no emigrar, a ser firmes en su tierra, en su pueblo o en su barrio, a pesar de las dificultades que todos conocemos. Oramos por las numerosas víctimas, cuyo número está creciendo día a día. Nos vemos afectados por el dolor y el sufrimiento de los heridos en los hospitales y los que tienen desventajas. Tenemos todo lo posible para aliviar el dolor agudo de millones de nuestros conciudadanos, desplazados y desestabilizado dentro o fuera de Siria, y para asegurar la liberación de los secuestrados, como los dos Metropolitanos de Aleppo, y otros sacerdotes y fieles, nuestros conciudadanos. Sí, queremos a toda costa preservar esta fuerte presencia cristiana, creyente, segura, fuerte, profunda, abierta, interactiva, dialogante, activa, influyente, tranquila, capaz de llevar el testimonio y la bandera de los valores cristianos, el verdadero punto de vista cristiano, en nuestro mundo de mayoría musulmana, para que se manifieste el Cristo Jesús, Dios amigo del hombre. "

El patriarca griego-católica recuerda algunas de la violencia que se producen en Trípoli, Saida y Beirut en el Líbano, en Bagdad, en Maaloula y otras partes de Siria y Egipto, y abordar la situación de los cristianos como las madres de los Santos Inocentes y "Raquel que llora por sus hijos y no quiere ser consolada, porque no son más" (Jeremías 31:15, Mateo 02:18). Pero a pesar de ello, reitera su oposición a la emigración de los cristianos.

Al hacer sus mejores deseos para la Navidad y el Año Nuevo, señala que la comunidad internacional presta más atención a la situación en Siria, debido principalmente a los intereses y las oraciones del Papa Francisco, y expresa la esperanza en el futuro de una conferencia de paz justa (Ginebra II).

"Como el Papa Francisco ha estado cerca de nosotros para llevar la cruz de Siria - termina - así que pedimos a todos soportar esta cruz con nosotros, ayudándonos a llegar a los albores de la resurrección".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Maaloula, inaugurada una nueva estatua de la Virgen

15/06/2015
Patriarca Laham: Unidad entre musulmanes y cristianos, para salvar al mundo
13/09/2014
Abierta la causa de beatificación de Bouitros Cassab, apóstol del Alto Egipto y de los jóvenes
10/08/2015
Gregorio III Laham. Por Medio Oriente una Cuaresma en el signo de la Via Crucis
19/02/2015