23/03/2021, 15.26
UNIÓN EUROPEA-CHINA
Enviar a un amigo

Guerra de sanciones por Xinjiang. 'Beijing quiere intimidar a la Unión Europea'

de Emanuele Scimia

Reinhard Bütikofer, uno de los eurodiputados sancionados ayer por China, hizo la denuncia. La Unión Europea ha castigado a cuatro altos funcionarios y un organismo gubernamental de Beijing por la represión de los uigures. Los chinos respondieron con contra-sanciones. Coordinación anti-China de Europa, Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá.

 

Bruselas (AsiaNews) - "Al gobierno chino ya no le basta con reprimir la libertad de expresión en su país, incluido Hong Kong, ahora también quiere intimidar a los que en Europa condenan abiertamente los brutales crímenes de lesa humanidad que se cometen en China". Reinhard Bütikofer, presidente de la comisión del Parlamento Europeo para las relaciones con China, habló con AsiaNews sobre la decisión de Beijing de sancionarlo a él y a otras nueve personalidades europeas. Se trata de una respuesta a las medidas punitivas de la Unión Europea por la violación de los derechos humanos en Xinjiang, la primera que Europa le ha impuesto al gigante asiático desde la masacre de Tiananmen en 1989.

Ayer los ministros de Relaciones Exteriores de la UE decidieron congelar los activos en Europa de cuatro altos funcionarios y un organismo gubernamental en Xinjiang: Zhu Hailun, Wang Junzheng, Wang Mingshan, Chen Mingguo y el Xinjiang Production and Construction Corps Public Security Bureau. Se les acusa de reprimir a los uigures y otras poblaciones locales de habla turca y religión musulmana. También se les ha prohibido la entrada a Europa.

Según datos de especialistas, confirmados por Naciones Unidas, las autoridades chinas detienen o han detenido en campos de concentración a más de un millón de musulmanes de Xinjiang, al que los uigures, kazajos y kirguises llaman "Turkestán Oriental".

Las recientes revelaciones de la prensa también han revelado la existencia de campos de trabajo forzado en la región autónoma china, donde supuestamente se emplea a cientos de miles de musulmanes por la fuerza, especialmente en la cosecha de algodón. Según algunos investigadores, el gobierno chino también está llevando a cabo una campaña de esterilización forzada para controlar el crecimiento de la población de origen uigur.

Los chinos niegan todas las acusaciones y afirman que en Xinjiang hay centros de formación profesional y proyectos para la reducción de la pobreza, la lucha contra el terrorismo y el separatismo. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, la decisión de la UE se basa en falsedades y desinformación.

Las sanciones de Beijing afectan a cinco eurodiputados. También fueron sancionados otros tres políticos europeos y dos investigadores, entre ellos Adrian Zenz, uno los primeros que documentó los abusos humanitarios en Xinjiang. La comisión que reúne a los representantes diplomáticos de los países de la UE, la subcomisión de derechos humanos del Parlamento Europeo, el Instituto Mercator de Estudios sobre China de Berlín y una fundación danesa creada por Anders Anders Fogh Rasmussen, exsecretario general de la OTAN, también fueron objeto de ataques.

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, prometió una respuesta a las sanciones chinas, pero sin especificar qué medidas concretas podría tomar la Unión Europea. Han llegado condenas de las principales cancillerías europeas. Según Bütikofer, quien encabeza la "lista negra", la medida se volverá en contra de Beijing: "Como dice el proverbio chino, la piedra que levantaron caerá sobre sus propios pies".

La única voz fuera de coro es la de Hungría. Tras aprobar las medidas restrictivas contra China, el canciller húngaro Peter Szijjarto las calificó de "perjudiciales" e "inútiles".

Inmediatamente después de la decisión de la Unión europea, en lo que parece ser una acción coordinada, Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá anunciaron su propio paquete de sanciones contra China. Australia y Nueva Zelanda no han tomado medidas restrictivas contra los chinos por violaciones en Xinjiang, pero dijeron que acogían con satisfacción el anuncio de sus socios y aliados estadounidenses, británicos, europeos y canadienses.

Las sanciones que han aplicado los occidentales son leves y con toda probabilidad no cambiarán la actitud china hacia Xinjiang. Según varios observadores, el aspecto más relevante - y preocupante para Beijing - es que la administración Biden parece capaz de coagular un esfuerzo común para contrarrestar el modelo autoritario chino a nivel global. Hace tres meses, este escenario no se daba por sentado en absoluto. A fines de diciembre, la UE y China habían llegado incluso a un acuerdo de principio para firmar un importante acuerdo bilateral de inversiones.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Yan Xuetong: Biden está formando ‘una coalición contra China y Rusia’
24/03/2021 10:11
Parlamento Europeo: no al acuerdo de inversiones con Beijing; exige libertad en Hong Kong
22/01/2021 12:14
Beijing: reaccionaremos a las sanciones de la Unión Europea
17/03/2021 15:14
Líder de la Unión Europea: sanciones para el jefe del Partido Comunista de China en Xinjiang
11/12/2020 13:07
Xinjiang: 1,3 millones de personas por año ‘educadas’ en los campos de internamiento
18/09/2020 11:01