14/11/2018, 13.29
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

Hebei: cuatro sacerdotes subterráneos llevan más de un mes sometidos a un ‘lavado de cerebro’

de Joseph

Un fiel laico denuncia la traición del acuerdo entre China y la Santa Sede. Los sacerdotes son obligados a participar de la Asociación Patriótica, partidaria de una Iglesia “independiente” de la Santa Sede. Los cuatro sacerdotes desaparecidos son muy conocidos por su dedicación pastoral y por su asistencia a los pobres y necesitados.  

Xiwanzi (AsiaNews) – Desde hace más de un mes que cuatro sacerdotes de la comunidad subterránea (léase no-oficial) de Zhangjiakou (Hebei) son mantenidos en un lugar secreto, sometidos a un adoctrinamiento y lavado de cerebro para constreñirlos a su afiliación a la Asociación Patriótica (AP). A pesar del acuerdo firmado entre China y el Vaticano, a través del cual Beijing reconocer al Papa como jefe de la Iglesia católica, la AP exige que los sacerdotes adhieran a la idea de una Iglesia “independiente” y “autónoma” (de la Santa Sede). Los cuatro sacerdotes en cuestión son el Pbro. Zhang Guilin y el Pbro. Wang Zhong de la antigua diócesis de Xiwanzi; el Pbro. Zhang He y el Pbro. Su Guipeng de la antigua diócesis de Xuanhua. Ante los continuos reclamos de los fieles y de la madre de uno de ellos, que acuden a las autoridades para solicitar información de su paradero, los funcionarios de gobierno sólo han brindado respuestas evasivas. Lo más llamativo del caso es que los cuatro sacerdotes son muy conocidos por su dedicación pastoral y por la caridad que muestran hacia indigentes y necesitados. Además de ello, uno de los padres organiza en su parroquia cursos de alfabetización dirigidos a adultos, y cursos de idiomas extranjeros orientados a los jóvenes. A continuación, transcribimos un comentario de la situación, brindado por un católico local.

 

 Gracias al Acuerdo provisorio firmado entre China y el Vaticano el 22 de septiembre, el gobierno chino ha reconocido, por primera vez, el rol del Papa en la Iglesia católica. Aparentemente, este acuerdo crearía suficientes condiciones para lograr la reconciliación entre la Iglesia “clandestina” y la Iglesia “oficial” de China. Los optimistas –por cierto, cada vez más numerosos- consideran que con este acuerdo, el gobierno podrá ofrecer una mayor libertad a los católicos chinos en la vida de fe. Pero la situación real muestra exactamente lo contrario, como puede constatarse al ver las condiciones en que están viviendo los fieles de algunas regiones.

Desde la firma de acuerdo han pasado 50 días. En este tiempo, el gobierno chino, y en particular el Departamento Laboral del Frente Unido (FU) y la Administración estatal para los asuntos religiosos (SARA) han lanzado una nueva campaña orientada a “convertir” a los sacerdotes clandestinos. Ello significa que deben participar de manera obligatoria en los cursos organizados por el gobierno, para estar en línea con el “Frente Unido” y aceptar el “lavado de cerebro” sobre los asuntos religiosos. Según relata un sacerdote, las condiciones actuales son iguales a las de años anteriores: es decir, se debe aceptar la guía de la Asociación Patriótica y estar de acuerdo con los principios de independencia, autonomía y sinización. Los curas “clandestinos” son llevados por la fuerza a concelebrar con obispos “oficiales” guiados por el gobierno y luego les toman fotografías. En esta ola de “conversión de curas clandestinos”, Hebei es la región sobre la cual se busca ejercer una mayor influencia, debido a su enorme número de fieles [más de un millón de católicos – ndr].

Entre los secuestrados hay cuatro sacerdotes de Zhangjiakou: son los presbíteros Zhang Guilin y  Wang Zhong de la diócesis de Xiwanzi; y los presbíteros Zhao He y Su Guipeng de la diócesis de Xuanhua.

Desde el año 2009, el Pbro. Zhang Guilin (foto 1) sirve en la parroquia de Chong Li, cuya comunidad cuenta con aproximadamente 4.000 fieles (foto 2). Si bien el P. Zhang se encuentra en una situación semioficial (puesto que no participa de la Asociación Patriótica), él continuamente está intentando mejorar el servicio de la parroquia: construir la Iglesia, formar a los fieles y ofrecer una contribución para las Olimpíadas invernales de Beijing, a celebrarse en 2022. En el tiempo libre que le dejan sus fieles, el P. Zhang a menudo organiza cursos para enseñar a las personas analfabetas a leer y escribir; cursos de idiomas extranjeros orientados a los jóvenes; asiste al gobierno alojando personas del exterior y evangeliza a través del testimonio de servicio brindado por la Iglesia.    

El Pbro. Wang Zhong (foto 3) trabaja en la parroquia de Guyuan, que pertenece a la diócesis de Xiwanzi. Durante más de una década, él también ha servido activamente a la comunidad parroquial y ha impulsado la formación de los fieles. Por haber construido la iglesia, (foto 4), el Padre Wang fue internado en un Laogai (un campo de trabajos forzados) durante casi tres años, desde julio del 2007 hasta julio de 2010.

Los dos sacerdotes fueron llevados por funcionarios del gobierno el 11 de octubre pasado, para obligarlos a participar en un curso de formación de 5/6 días de duración. Pero lo cierto es que ya ha pasado más de un mes, y al ver que los dos curas todavía se encuentran “estudiando”, los demás sacerdotes y fieles de la diócesis están muy preocupados.

El Padre Zhang Guilin fue llevado por funcionario locales del Departamento Laboral del Frente Unido. Ese mismo día, el Padre Wang Zhong fue llevado de su parroquia.

Los funcionarios primero los llevaron hasta Zhangjiakou, luego a Chang Zhou, acto seguido a Shijiazhuang, a Baoding y, finalmente, a Beijing, para que se reunieran con varios obispos oficiales, a fin de convencerlos de aceptar las condiciones del gobierno, y recibir la credencial de afiliación a la Asociación Patriótica, para luego ingresar a la Iglesia oficial. Solamente así pueden ser oficializados y reconocidos por el gobierno. Pero ambos sacerdotes rechazaron semejante propuesta. Su credo se basa en la Carta a los católicos de China de Benedicto XVI (2007), que prohíbe la participación en la Asociación Patriótica.  

El gobierno había prometido liberar a los padres en la noche del sexto día, y eso mismo aguardaban los fieles. Pero el P. Zhang fue llevado nuevamente. Y el P. Wang, tras pasar unos pocos días en su parroquia, fue secuestrado una vez más.

Los fieles están muy preocupados por ellos. La anciana madre de Zhang (80 años), al no tener noticias de su hijo y perder todo contacto con él, tuvo problemas de salud. Sus parientes y los fieles acudieron a las oficinas del gobierno local en varias oportunidades, buscando obtener aclaraciones. Los funcionarios respondieron con evasivas: “Zhang está de viaje, volverá dentro de algunos días”. Luego de ello, directamente no hubo más respuestas. En este momento los fieles locales están realizando una adoración perpetua las 24 horas, pidiendo por los dos sacerdotes.

El 3 de noviembre pasado, otro dirigente de Hebei fue enviado por funcionarios locales a visitar la parroquia de Chong Li, la misma parroquia del Padre Zhang. En dicha ocasión, él aseveró: “Aunque rija en nuevo acuerdo entre China y el Vaticano, igualmente debéis participar en la Asociación Patriótica a fin de legalizar las actividades. De lo contrario, sólo os queda esperar la clausura del lugar”.

Ante esta situación, un sacerdote sometido a la obligación de seguir el “adoctrinamiento” escribió las siguientes palabras:

 

Examen del corazón

¿Qué época es esta?

Las virtudes ya no se practican más;

En el pasado, aún en medio de la confusión, habría sido un obediente.

Hoy, la tierra de los héroes ya no existe,

 Y ni siquiera hay un público de valientes.

¡Ah! ¡Llevo años manteniendo, con sufrimiento, la fe!

Por ti, hoy, ¿qué más habrán de sufrir aún?

No tengo palabras, ¡piedad de mí, Señor!

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La vergüenza ante Mons. Shao Zhumin, el obispo secuestrado por la policía
13/11/2018 13:55
Sacerdote chino: para la Iglesia china, nada ha cambiado después del acuerdo
19/11/2018 11:07
El acuerdo sino-vaticano, un nuevo acuerdo de Munich
29/11/2018 10:41
Somos escépticos sobre el acuerdo entre China y el Vaticano, pero no estamos ‘contra el Papa’
05/03/2018 15:37
Los 60 años de la Asociación Patriótica china: la Iglesia subordinada a la política
24/07/2017 11:08


Viajes