20/06/2018, 17.41
VIETNAM
Enviar a un amigo

Inicia el Jubileo de los mártires vietnamitas

de J.B. An Dang

Las ceremonias de apertura se realizaron en Sở Kiện, The Ba Giồng y en el santuario de Nuestra Señora de La Vang. Cerca  de 20 mil católicos han participado en  la solemne misa de la provincia eclesiástica de Hà Nội. Los fieles recuerdan la heroica historia de la Iglesia vietnamita: casi 500 años hace, fue plantada la primera cruz. Cerca de 300 mil personas murieron durante las varias olas de persecuciones.

Hanói (AsiaNews)- Con tres diversas ceremonias de apertura en las provincias eclesiásticas de Hà Nội, Huế e Sàigòn, se iniciaron ayer las celebraciones del especial Jubileo por los 30 años de la canonización de los 117 mártires vietnamitas. Estas concluirán el próximo 24 de noviembre, día en el cual la Iglesia recuerda el sacrificio de ellos.

Ayer, el Card. Pierre Nguyễn Văn Nhơn, arzobispo de Hà Nội, presidió una solemne misa en la basílica menor de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción en Sở Kiện, en la provincia de Hà Nam. La basílica fue construida hace 135 años; Sở Kiện es la patria de dos mártires: el p. Peter Truong Van Thi y el hermano Peter Truong Van Duong. En la función participaron cerca de 20 mil personas, los fieles provenían de las 10 diócesis de la provincia eclesiástica.

Mons. Cosma Hoàng Văn Đạt, obispo de Bắc Ninh, en su homilía subrayó “la gratitud y la alegría dl pueblo de Dios en Vietnam y en todo el mundo”. El prelado ayudó a la asamblea a recorrer la heroica historia de la Iglesia vietnamita. Casi 500 años hace, la primera cruz fue plantada en Chàm, una pequeña isla a lo largo de la costa de Quảng Nam. Desde entonces, la semilla de la fe fue plantada, prosperó y dio abundantes frutos. Sin embargo, hasta hoy los católicos han pasado y sufrido mucho, también enfrentando innumerables pruebas y feroces persecuciones.

Pocas horas después en el Sur del país, los católicos de Ho Chi Ming City (Sàigòn) y de otras 10 diócesis han participado en la ceremonia de apertura del Jubileo en el centro de la peregrinación The Ba Giồng, en la provincia de Tiền Giang. Miles de los más de 130 mil mártires de los siglos XVIII y XIX eran originarios de esta tierra.

La arquidiócesis de Huế y otras 5 diócesis de Vietnam central se reunieron durante la noche en el centro de peregrinación de Nuestra Señora de La Vang, en la provincia de Quang Tri. Aquí hace 220 años la Virgen se apareció para consolar a algunos fieles, escapados a la jungla para evitar las persecuciones. El p. Anthony Dương Quỳnh, vicario general de Huế, al inicio de la misa recordó a los participantes: “Fueron canonizados 117 mártires d los más de 100 mil de los períodos Trịnh, Nguyễn, Tây Sơn, Minh Mạng, Thiệu Trị y Tự Đức. Cerca de 300 mil personas murieron durante las varias olas de persecuciones”. En particular, el sacerdote trajo a la memoria a los centenares de católicos quemados vivos en la iglesia cercana a Tri Buru.

Los 117 mártires-comprendidos 96 vietnamitas, 11 españoles y 10 franceses, fueron beatificados por Juan Pablo II en la plaza de S. Pedro el 19 de junio de 1988. La S. Sede había anunciado la decisión de elevarlos al honor de los altares el 12 de octubre de 1987. Como respuesta, el Comité para los Asuntos religiosos del gobierno vietnamita envió un comunicado a todos los Comité provinciales y a los departamentos del país. “La decisión del Vaticano de declarar mártires a 117 personas es una deliberada y viciosa tergiversación política de la historia revolucionaria vietnamita, una instigación al fanatismo y al martirio entre los católicos en Vietnam, proyectada para provocar división y dañar la unidad nacional de nuestro pueblo. Sobre todo, en el momento en el cual el Partido y el Estado se están comprometiendo para obrar en modo correcto una política sobre la religión y reforzar la solidaridad de las personas, para construir con suceso el socialismo y defender con firmeza la patria socialista de Vietnam”.

Bajo orden del Premier, el gobierno trató de obligar a la Conferencia episcopal guiada por el Card. Trịnh Văn Căn a escribir una carta al Vaticano para pedir que el evento se cancelase. No obstante las amenazas, los obispos rechazaron. Nguyễn Quang Huy, funcionario en los Asuntos religiosos de Hanói, en marzo de 1988 declaró que la canonización habría creado “un obstáculo al deseo de los vietnamitas de mantener relaciones amistosas con el Vaticano”. Como respuesta, el pontífice pidió que finalizasen las represiones en Vietnam. “Los católicos- dijo- son fieles a su país como a su Iglesia. Ellos se sienten auténticos vietnamitas y quieren continuar siendo verdaderos discípulos de Cristo”.

En los meses precedentes a la canonización, contra ésta las autoridades realizaron seminarios en todo el país. “Católicos y la nación”, una revista financiada por el Estado y controlada por el Partido comunista, condujo una campaña para distorsionar la historia de la Iglesia en Vietnam, creando falsas acusaciones contra el Papa Juan Pablo II. Los artículos sugerían que los mártires no fueron asesinados en odio a su fe, sino por una presunta colaboración con los invasores franceses y que el pontífice quería interferir en los negocios políticos del país.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Catholicos armenio: que Turquía restituya iglesias y propiedades, primer paso para reparar el genocidio
24/04/2018 14:28
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
El 19 de junio se inaugura el Jubileo de la canonización de los mártires vietnamitas
08/05/2018 15:52
Para celebrar a S. Juan Pablo II, los católicos indonesios recorren el viaje de 1989
30/04/2014
La Ostpolitik de hoy y la Iglesia ‘en salida’ (III)
21/02/2018 11:12