23/10/2019, 11.11
LÍBANO
Enviar a un amigo

Irán y EEUU pierden el país de los Cedros

de Pierre Balanian

Continúan las manifestaciones en todo el país. Rechazo a las reformas propuestas por Hariri. Musulmanes, cristianos, drusos, hombres y mujeres se unen, decididos a expulsar al “gobierno ladrón e impune”. La superación de las divisiones confesionales. Un militante de Hezbollah critica a Hassan Nasrallah. Los empleados del Banco Central ayer trabajaron durante cuatro horas en la transferencia de cuantiosos depósitos de numerosos políticos a cuentas en el exterior. El director del Banco Central, Riad Salameh, rotulado como “el gestor de la política de EEUU” en el Líbano.

Beirut (AsiaNews)- Continúa en el día de hoy la revuelta del pueblo libanés, que estalló espontáneamente hace una semana, el 17 de octubre pasado. Todos los intentos de los políticos, incluyendo el paquete de reformas propuesto por el premier Saad Hariri, han sido inútiles. El pueblo libanés ya es inmune a la morfina de las falsas promesas y está decidido a ir hasta las últimas consecuencias: la caída del gobierno, el arresto de los políticos y la recuperación del dinero público sustraída por décadas: una cifra que se estima en 360 millardos de dólares. 

El número de manifestantes de todas las confesiones, edades y sexo no disminuye ni siquiera durante la noche. Es sorprendente ver la ausencia de litigios, riñas o de cualquier otro tipo de episodios que habitualmente ocurren cuando se congregan masas heterogéneas en medio de la confusión. Todos están unidos, “una sola mano”; todos tienen un solo objetivo: expulsar al “gobierno ladrón e impune”; todos quieren lo mismo: “dignidad, justicia social, un nuevo país laico” y, sobre todo, “normal”. 

El país de los Cedros jamás vio semejante evolución; los hijos de este país finalmente se han convertido en un pueblo, han cesado las divisiones por psicosis confesionales, que fueron sembradas por los gobiernos de turno durante décadas. Esta gente mira más allá: su mirada apunta a una soberanía absoluta para el nuevo Líbano 

Las tímidas críticas a Hassan Nasrallah y a Nabih Berri, es decir, las críticas a Irán, se recrudecen incluso en Baalbek, que siempre fue un feudo chií. Un militante de Hezbollah, que combatió contra Daesh en las montañas sobre la frontera con Siria, al hablar en vivo y en directo en la TV, arremetió contra el secretario general de los Hezbollah diciendo: “Nasrallah, ¡tú no eres Dios!”. 

Esta tabú también ha caído hasta hacerse añicos en la plaza de Trípoli, donde un manifestante quemó una bandera de Hezbollah. El hombre enseguida fue detenido por la mayoría de los manifestantes - sunitas -que pese a ser contrarios a Hezbollah, condenaron el gesto, ya que podría ser interpretado como un insulto a los chiítas y provocar una división confesional. 

Pero Irán no es el único perdedor; también pierden los EEUU y aquellos que los manifestantes definen como sus “títeres” en Beirut.

Fuentes certeras - que han preferido mantenerse en el anonimato - han revelado a AsiaNews que ayer, a pesar de que los bancos estaban cerrados, algunos empleados del Banco Central trabajaron durante cuatro horas, transfiriendo los depósitos de muchos políticos a cuentas en el exterior. 

Las manifestaciones en el centro de Beirut ayer se concentraron en torno a la sede de gobierno y en la calle de la zona bancaria. 

Por primera vez desde que se inició lo que ya se ha dado en llamar “la Intifada del pueblo libanés”, se lanzaron eslóganes contra Riad Salameh, el director del Banco Central, al grito de “¡A la cárcel!” “¡Fuera el hombre de América!”.

Los manifestantes consideran a Salameh como “el gestor de la política de los EEUU” en el Líbano, “orquestador y protector de los políticos”, “cómplice de todas las artimañas financieras y de la corrupción”, “responsable de la crisis de dinero en efectivo, de la fluctuación y de la desaparición de dólares estadounidenses en el mercado”. 

“Ningún político corrupto puede realizar una transacción económica, sin el aval y el conocimiento del Banco Central”, dijo a AsiaNews Ali  Sakr, un manifestante chiíta de Beirut.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Patriarca maronita: Líbano, un barco que se hunde en el colapso económico y financiero
18/11/2019 13:13
En Bekaa, un padre de familia se suicida por no poder alimentar a sus hijos
03/12/2019 09:46
Madres musulmanas y cristianas, unidas para apagar la mecha de la guerra civil
28/11/2019 12:01
Beirut: enfrentamientos entre manifestantes y grupos chiítas. Card. Raï: a los políticos les falta coraje
25/11/2019 10:36
Nuevo llamamiento del patriarca Raï, por un gobierno ‘neutral y limitado’. Continúan las protestas
04/11/2019 10:09