02/01/2018, 10.01
PAKISTAN

Islamabad, absolvieron a los intelectuales raptados que habían sido acusados de blasfemia

Los blogueros y activistas se encuentran en el exterior, tras haberse dado a la fuga. Su liberación se vio favorecida por la presión de la opinión pública. Un activista se refirió a torturas. El pedido de que se encare una investigación contra aquellos que difunden “propaganda falsa”.

Islamabad (AsiaNews/Agencias) – La Alta Corte de Islamabad absolvió a los cinco intelectuales activistas que fueron raptados y luego reaparecieron el año pasado en Pakistán, justificando su decisión al aclararar que “el hecho no subsiste”. Los activistas, y entre ellos, un profesor universitario crítico del gobierno, se encuentran en el exterior, tras haberse dado a la fuga, precisamente para escapar de las represalias de los extremistas, que los inculpaban de haber ultrajado al profeta Mahoma.  Los funcionarios de la Federal Investigation Agency (FIA), que se ocuparon de llevar adelante el caso, han declarado ante el juez diciendo que no han hallado pruebas evidentes que demuestren la culpabilidad de los indagados.

Asad Tariq, el abogado defensor, declaró que la Corte rechazó todas las acusaciones y afirmó que “nadie debe ser indagado por una falsa acusación de blasfemia”. En Pakistán, el caso de los blogueros e intelectuales raptados en enero de 2017 ha causado tanto estruendo, al punto que su liberación fue posible por la presión ejercida por la sociedad civil.

El año pasado, en tan sólo una semana, desaparecieron de ciudades que van desde Lahore a la capital: Samar Abbas, presidente de la Civil Progressive Alliance Pakistan (CPAP); Salman Haider, conocido poeta y profesor en la Fatima Jinnah Women’s University de Rawalpindi; Ahmad Waqas Goraya y Aasim Saeed, primos y blogueros; Ahmed Raza Naseer, enfermo de poliomielitis, bloguero y activista .

Enseguida, los activistas y las organizaciones internacionales cargaron las misteriosas desapariciones a las fuerzas de seguridad, pues vieron los hechos como un intento de acallar las voces críticas contra el gobierno y de instalar un clima de terror entre la población. Luego, la violenta campaña emprendida en la radio y en los canales televisivos por parte de extremistas islámicos llevó a que el caso quedase registrado como “blasfemia en las redes sociales”.

Tras la liberación, el bloguero Goraya huyó a Holanda y fue el único en romper el silencio sobre la detención. En aquella ocasión, él habló abiertamente de las torturas por parte de los militares del ejército y reafirmó: “No tengo nada contra Pakistán. Tampoco contra el islam. Mis críticas se dirigen a las políticas, porque quisiera ver un Pakistán mejor”. Ahora, luego de la decisión de los jueces de Islamabad, pide al tribunal que “se emprenda una investigación contra aquellos que intentaron involucrar a los blogueros en las acusaciones de ultraje al profeta y que llevaron adelante una propaganda falsa contra ellos”.

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lahore, intelectuales exonerados de la acusación de blasfemia. La satisfacción de los activistas
02/01/2018 17:35
Blogueros absueltos de la acusación de blasfemia, ‘arma política para intereses de parte’
03/01/2018 13:52
Lahore, por acusación de “blasfemia en las redes sociales”, arriesgan la pena de muerte los intelectuales activistas desaparecidos
01/02/2017 13:43
Católicos pakistaníes: la censura de los medios de comunicación social “no es la solución" para la blasfemia online
15/03/2017 15:04
En Mardan, indignación de católicos y activistas por el estudiante linchado hasta la muerte por presunta blasfemia (Video)
14/04/2017 14:22