24/07/2018, 16.03
CAMBOYA
Enviar a un amigo

Kampot, caza de brujas: tres mujeres van a la pagoda y deben demostrar su inocencia

Una mujer y sus dos hijas son acusadas por las muertes y enfermedades sobrevenidas en la localidad de Kandal Tuol. Tras hacer un juramento, hacen las paces con los habitantes. La cultura camboyana está muy ligada al ocultismo y a los espíritus. Las creencias tradicionales son tan fuertes, que a veces obstaculizan el camino de quienes quieren convertirse al cristianismo.

Phnom Penh (AsiaNews/Agencias) – Acusadas de brujería, una mujer y sus dos hijas se presentaron en una pagoda para proclamar su inocencia. Sucedió en la localidad de Kampong Trach (provincia de Kampot). En la ceremonia (foto), que se desarrolló hace dos días y durante la cual pronunciaron un solemne juramento, estuvieron presentes 170 habitantes del pueblo de Kandal Tuol, situado cerca de Kampong Trach Khang Lech. Seng Sokun Chatt, el comisario de la policía local, cuenta que estos pobladores habían acusado a una mujer de 38 años llamada Koh Sok y a sus hijas de ser brujas. Ellas también serían las responsables de las muertes y las enfermedades que han estado azotando a los habitantes del lugar.

El funcionario policial cuenta que la ceremonia tuvo lugar en la pagoda de Dang Tong, en el distrito vecino, y que se garantizó la seguridad y el desarrollo de la misma a través del despliegue de 30 funcionarios de policía, militares y representantes del gobierno local.  “Ayer, ambas partes acordaron cejar en las acusaciones mutuas, luego de beber el agua santa”, declara. El subcomisario  de policía de Kampong Trach Khang Lech, Prum Kim Cheu, agrega que solamente unos 60 habitantes del pueblo bebieron de la misma, en tanto otros afirmaron que se limitarían a observar. Cheu informa que “la mujer y sus dos hijas juraron que, de haber ejercido realmente la brujería, la muerte caería sobre toda la familia”.

La semana pasada, la mujer había pedido protección a las autoridades de la comuna, luego de que los vecinos la convirtieran en blanco de tremendas acusaciones. Ellos creen que el trío aprendió la magia negra de la madre octogenaria de Koh Sok, a quien también se la acusa de ser bruja. “Sostienen que la anciana llevó a cabo rituales en los cuales habría danzado y cantado, pronunciando los nombres de las personas que luego morirían”, declara Cheu. Además, él agrega que, ante una enfermedad, la población local “suele preferir la atención de los curanderos tradicionales, en lugar de confiar en la medicina”.    

En ciertos contextos sociales, el primer abordaje que se tiene ante la enfermedad “consiste en expulsar el espíritu o el sortilegio que afectan a la persona enferma”. Es lo que sostiene, al dialogar con AsiaNews, un sacerdote que ha vivido en Camboya durante 20 años. “La cultura camboyana está muy ligada a lo oculto y a los espíritus, cualquiera sea la forma en que éstos se presenten –afirma-. El budismo, que es la religión dominante en el país, se dirige a otros aspectos de la vida. Responde a ciertas preguntas, pero deja abiertas otras. Y es a éstas que se dirige el culto de los espíritus. En cada pagoda, además de la estatua central del Buda, hay otros altares pequeños dedicados a entidades propiciatorias. El Budismo y los espíritus son aspectos culturales que han crecido juntos. Trascendiendo el ámbito de la pagoda, en los pueblos del país hay figuras femeninas y masculinas que se ocupan de oficiar las ceremonias de bendición o de realizar amuletos que protegen a quien los lleve”.    

El vínculo que la sociedad camboyana mantiene con las creencias tradicionales es tan fuerte, que a veces llega a obstaculizar el camino del catecumenado. “Con mis fieles yo he insistido mucho sobre la figura de Jesús que expulsa a demonios y espíritus –continúa el sacerdote-. Trataba de hacerles entender que el Señor es más fuerte que todo, y que si confiamos en él, no hay nada que temer. Una de las imágenes que solía usar en el catecismo es la que representa a Cristo Resucitado que, envuelto en la luz, provoca la huida de los espíritus. La pregunta que yo hacía a quien quería ser bautizado, y que me permitía entender si la persona estaba preparada, era esta: ‘De ahora en adelante, ¿a quién te encomendarás? ¿A Jesús, o a ellos?”

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Kampot, restituyeron a los católicos la catedral situada en el monte Bokor
29/12/2017 15:49
Vicario de Phnom Penh: el Pime esté “en el corazón de la Iglesia, signo de la ternura de Dios”
07/12/2015
Libertad religiosa: Yakarta reconoce las religiones de los nativos indonesios
13/11/2017 17:24
Shanxi, lucha a "superstición": es caza de brujas y al fengshui
22/01/2015


Viajes