30/03/2017, 10.59
RUSIA
Enviar a un amigo

La Iglesia Ortodoxa Rusa, a favor de la abolición total de la maternidad subrogada

de Vladimir Rozanskij

En la Duma querría tratarse una regulación sobre la materia. Para el Patriarcado de Moscú, este método “ofende la dignidad humana” y ha de eliminarse, tanto si se hace a nivel comercial como de modo voluntario. Los niños “subrogados” serán bautizados sólo luego de que sus padres cumplan con un período de penitencia. La propuesta de las adopciones para las parejas estériles. Rusia va del ateísmo a la religión, en sentido inverso a Occidente.  

Moscú (AsiaNews) – Para la Iglesia cuya cabeza es el Patriarcado de Moscú, es inadmisible la maternidad subrogada, sea este ejercida a nivel comercial o de manera voluntaria; este método de generación de niños “ofende la dignidad humana”. Así se expresó en los últimos días Vakhtang Kipshidze, vicepresidente del departamento sinodal del Patriarcado para las relaciones entre la Iglesia, la sociedad y los medios de comunicación masivos, en una declaración que fue difundida por la agencia RIA-Novosti.

El proyecto de ley que apunta a la prohibición de la maternidad subrogada en Rusia, comenzó a ser examinado por la Duma del Estado (el Parlamento ruso) el 27 de marzo pasado. En la presentación del texto, se resalta que la prohibición propuesta sería de carácter temporal, mientras se aguarda elaborar un nuevo proyecto comprehensivo para la regulación de la maternidad subrogada, que simultáneamente defienda los derechos y los intereses del recién nacido, de las madres subrogadas y de los potenciales padres.

“El uso de las técnicas de maternidad subrogada es una elección de los padres del niño. La Iglesia no puede apoyar esta elección, porque considera que la misma constituye una ofensa a la dignidad humana y que en sí es una tecnología reproductiva de dudosa moralidad” - afirmó Kipshidze.

 

Inmoral y contra natura

La posición de la Iglesia ortodoxa rusa sobre la maternidad subrogada es expresada con claridad en los “Fundamentos de la concepción social”, aprobados inicialmente por el Sínodo jubilar del 2000, y que luego fueron actualizados varia veces, en los cuales se hace referencia a las nuevas cuestiones morales y bioéticas surgidas en los últimos años. Se trata del documento que expresa, mejor que todos los demás, la conciencia ortodoxa de ser el “alma” de la sociedad rusa, propuesto y preparado por quien entonces era metropolita, Kirill, y actualmente es patriarca de la Iglesia rusa. Este es, de alguna manera, el texto inspirador de la política del mismo presidente Putin, electo por primera vez, precisamente, en el año 2000.

En el documento se declara que “el embarazo de una mujer fecundada artificialmente, que luego del parto restituye el niño a los “clientes”, es algo que va en contra de la naturaleza y que es moralmente inaceptable, incluso en el caso de que esto no sea realizado con fines comerciales. Este método presupone la negación de la profunda intimidad emocional y espiritual que se instaura entre la madre y el hijo, ya durante el embarazo”. Además, dicho método de fecundación provoca traumas en la madre portadora del feto, puesto que “son pisoteados sus sentimientos maternos”.  

En su intervención en la Duma del Estado en el año 2015, el Patriarca de Moscú Kirill describió a los diputados la posición de la Iglesia acerca de las cuestionables técnicas reproductivas. “La conciencia moral no puede resignarse a admitir a nivel legislativo la ley sobre la denominada maternidad subrogada, que transforma a los niños y a las mujeres en objetos de asuntos comerciales y no comerciales”, declaró el Patriarca en dicha ocasión.   

 

Limitaciones para el bautismo de los niños subrogados

Según palabras de Kipshidze, los niños nacidos por el uso de técnicas de maternidad subrogada no son ni más ni menos que los demás niños. Sin embargo, la Iglesia puede bautizarlos sólo después de una penitencia adecuada, que ha de ser impuesta a aquellos que han tomado la decisión de utilizar dicho método no tradicional para la generación del mismo. “Esta posición expresa la importancia de que los padres, que tienen la intención de bautizar al niño, estén en sintonía con la doctrina moral de la Iglesia, que considera inadecuada dicha técnica reproductiva”, explicó el representante de la Iglesia rusa, recordando que en caso de verse amenaza la salud del niño, él debe ser bautizado sin demora y sin condiciones previas.

 

¿Qué se debe hacer con las parejas estériles?

En los “Fundamentos de la concepción social” de la Iglesia se indican los criterios de comportamiento para los padres que hayan perdido la esperanza de tener un hijo con los métodos tradicionales. “Si el marido o la mujer no tienen la capacidad de tener un hijo, y los métodos terapéuticos y quirúrgicos para el tratamiento de la infertilidad no han dado resultados, a ellos les conviene aceptar con humildad la falta de hijos como una especie de vocación de la vida”, recita el documento. En estas situaciones, se aconseja a los padres pensar en la adopción de un niño.

 

El único medio admisible de ayuda médica a la fertilidad, según la Iglesia rusa, es la fecundación artificial con las células del marido, puesto que ésta “no viola la integridad de la unión matrimonial, no se diferencia fundamentalmente de la concepción natural y ocurre dentro de relaciones conyugales”.

La Iglesia Ortodoxa Rusa, de este modo, continúa proponiendo temáticas de una importancia crucial para la sociedad, que aún lleva los signos de una larga dominación ateísta que ha destruido de manera sistemática muchos principios de la doctrina moral cristiana tradicional (el divorcio unilateral fue introducido pocas semanas después de la revolución de 1917). Mientras que las sociedades occidentales han seguido un proceso de progresiva secularización, la rusa busca recorrer el itinerario opuesto. El Patriarcado de Moscú considera que precisamente la defensa de los principios morales “no negociables”, junto a las obras de caridad y la defensa de los cristianos perseguidos en el mundo, conforman el campo privilegiado para las relaciones ecuménicas con la Iglesia Católica y las demás confesiones y religiones. Sería un modo para crear una verdadera “alanza en la fe”, sin procurar uniones ilusorias o sincretismos peligrosos. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
En Kiev, se celebra el Concilio de unificación de la Iglesia ortodoxa auto-céfala (Video)
14/12/2018 11:52
Poroshenko y la Iglesia ortodoxa en Kiev
12/09/2017 15:18
Los primeros 10 años del patriarca Cirilo
02/02/2019 08:02
A fines de agosto, un encuentro entre Kirill y Bartolomé buscará la paz ortodoxa en Ucrania
08/08/2018 11:36
Moscú y Kiev celebran el Bautismo de la Rus’, pero por separado
31/07/2018 11:06