25/06/2019, 12.44
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

La Iglesia china, ahogada con ‘la independencia’, mientras se aplaude el acuerdo China-Vaticano

de Bernardo Cervellera

Un documento difundido por las autoridades de Fujian exige que párrocos y personal religioso prohiban la educación y el ingreso de menores en la iglesia; rechazar relaciones con católicos extranjeros; poner freno a cualquier impulso evangelizador. En tanto, el “Global Times” exalta la Muestra de los Museos Vaticanos y algunas conferencias sobre  “Papa Francisco” y sobre la “amistad” entre China y el Vaticano. Para Beijing, los acuerdos con la Santa Sede corren en paralelo con el sofocamiento de la Iglesia. 

 

Roma (AsiaNews) – Mientras se difunden noticias entusiastas sobre la “primera vez” que se realiza una muestra de los Museos Vaticanos en Beijing (hasta el 7 de julio), o sobre la “primera vez” que se lleva a cabo una conferencia sobre el Papa Francisco en la Universidad de Beijing, a AsiaNews recibe noticias de un sofocamiento lento e inexorable de la Iglesia china, tanto de la oficial como de la subterránea. El núcleo de este ahogo es el término “independencia”, al cual los obispos y curas oficiales deben someterse y al cual tienen que adherir los no-oficiales, si es que quieren ejercer su ministerio. 

Para el gobierno chino, “independencia” implica el rechazo de la influencia de “poderes extranjeros”, incluida la Santa Sede (o, como dicen ellos: el Vaticano) y la sumisión a los reglamentos estatales sobre las actividades religiosas, aún cuando éstos den órdenes contrarias al Evangelio. De este modo, sacerdotes y obispos, oficiales o subterráneos,  son aislados de la Iglesia católica universal y encadenados al carro del Partido, que si bien prodiga una mínima libertad de culto (¡controlada!), les impide cualquier impulso orientado a la evangelización. 

Un ejemplo de ello es un documento que llegó a nosotros proveniente de Fujian, titulado “Carta de compromiso para responsables de los lugares de culto y para las personas consagradas”. Si se firma este documento, el sacerdote podrá ser párroco y ejercer su ministerio, dentro de los límites previstos. De lo contrario, permanecerá desocupado y podrá ser enviado de vuelta a casa. Lo mismo vale para las religiosas, las “personas consagradas” (en China, el gobierno no permite la vida religiosa masculina).

Entre los puntos más escandalosos, figuran: 

  1. La adhesión al hecho de que se debe “prohibir el ingreso de menores a la Iglesia”, o “no organizar cursos de formación para menores de edad”. Cómo es posible que un párroco pueda obedecer a semejante orden, es un misterio, En el Evangelio, Jesús dice a sus discípulos:  “Dejen que los niños vengan a mí” (Mateo 19,14). Además, esa disposición atenta contra la Constitución china, que garantiza la libertad religiosa sin establecer ningún límite de edad para ella. 

  2. En nombre de la independencia, “boicotear conscientemente la participación de los extranjeros; no contactarse con potencias extranjeras, no alojar a extranjeros; no aceptar entrevistas, actividades de formación o invitaciones de convenios en el exterior”. En la práctica; permanecer aislados y no compartir la fe con otros católicos diseminados por el mundo.  También esto contraviene las Convenciones de la ONU en materia de libertad religiosa y derechos civiles, que, sin embargo, Beijing firmó el 5 de octubre de 1998, pero que jamás ratificó. 

  3. Una serie de límites a la evangelización: no se puede cantar sin permiso; no se pueden exponer -¡ni siquiera en la propia casa!- “manifiestos o insignias” con “fines evangélicos”; no se pueden hacer publicaciones online sobre temas religiosos...

Todo lo que está sucediendo en Fujian, también se da en Henan, Hubei y  Zhejiang. Es precisamente a causa de esta presión sobre la “independencia”- que es una exterminación perpetrada bajo el control de la Asociación Patriótica- que Mons. Guo Xijin, obispo auxiliar de Mindong, retiró su solicitud de reconocimiento del gobierno: ser reconocido significa dejar morir a la Iglesia. 

Todo ello sucede mientras en Italia y en China se aplaude el acuerdo entre China y el Vaticano, que parece estar conquistando nuevos espacios. El “Global Times” (19/06/2019), un periódico vinculado al órgano oficial del Partido Comunista chino, exalta que “por primera vez”, los Museos Vaticanos han exhibido objetos en una muestra en Beijing, que se prolongará hasta el 7 de julio. Por “primera vez” se realizó una conferencia sobre “el Papa Francisco y su visión” en la Universidad de Beijing, que contó con la participación de 40 personas, y estuvo a cargo del jesuita Benoit Vermander; por “primera vez”, en la Academia de Ciencias Sociales de la capital china se llevó a cabo una conferencia sobre “Crecer en la amistad - Una perspectiva sobre las relaciones Sino-Vaticanas”, a cargo de Antonio Spadaro, jesuita y director de “Civiltà cattolica”.

La impresión de todo esto es que para China, las relaciones con el Vaticano y el control de la Iglesia corren por dos pistas paralelas: una no cuestiona a la otra. Es posible aplaudir “la amistad con el Papa Francisco” y al mismo tiempo, sofocar y eliminar a la Iglesia local, “independiente” del Vaticano, y presa moribunda de los reglamentos chinos. 

A continuación, brindamos la traducción del documento completo llegado de Fujian (traducción de AsiaNews). 

 

Carta de compromiso para responsables de los lugares de culto y para las personas consagradas 

Según los “Reglamentos para los asuntos religiosos” y otras leyes relativas, la “Lista de las responsabilidades desempeñadas por responsable del Comité Administrativo de los lugares religiosos y de las personas consagradas” y la “Lista negativa de los responsable del Comité Administrativo de los lugares religiosos y las personas consagradas”, en calidad de responsable (Persona consagrada) de ………., me comprometo a:

1. Amar a la Patria y amar la religión, estudiar y seguir conscientemente las políticas referidas a asuntos religiosos del Partido y las leyes y reglamentos del Estado, desarrollar a conciencia las actividades según las leyes y reglamentos, y prohibir el ingreso de menores de edad a la Iglesia.

2. En nombre de la independencia, autonomía y autogestión, boicotear a consciencia las intervenciones de los extranjeros; no contactar con las potencias extranjeras, no alojar extranjeros; no aceptar ninguna delegación extranjera, no aceptar entrevistas, actividades de formación o invitaciones de convenios en el exterior, no violar los reglamentos del Estado aceptando donaciones nacionales o internacionales.  

3. No comercializar ni distribuir impresos religiosos que carezcan de código de serie. 

4. Aceptar conscientemente la inspección y el control de los superiores y publicar a conciencia los balances mensuales. 

5. Insistir sobre la sinización, practicar deliberadamente los valores fundamentales del socialismo; respetar las culturas y tradiciones locales, promover las culturas y tradiciones nacionales, no difundir ideologías que sostienen el extremismo, no financiar las actividades de los extremistas. 

6. No organizar cursos de formación para menores de edad. No desarrollar actividades religiosas online, ya sea promoviendo las vocaciones o reenviando contenidos que infrinjan las leyes. 

7. No intervenir en la administración de los asuntos de la aldea y tampoco en cuestiones políticas y no intervenir en la vida privada y personal del pueblo. 

8. A falta de permisos, las comunidades como grupo pastoral, el coro y la banda no pueden celebrar eventos públicos y tampoco pueden -so pretexto de visitar a los enfermos- evangelizar en lugares públicos, como ser hospitales. 

9. No pegar manifiestos ni insignias en el exterior ni en los techos [de los edificios y viviendas] con fines evangélicos. 

10. No instalar altoparlantes en el exterior. Y aquellos internos no deben perturbar a los habitantes: en caso de violación, aceptar voluntariamente las sanciones emitidas por parte de la Oficina de asuntos religiosos.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Carta abierta de los católicos de Datong: No podemos acallar la opresión que sufrimos por nuestra fe
26/11/2018 14:43
Radio Vaticana y la ‘varita mágica’ en los diálogos entre China y la Santa Sede
04/05/2018 18:50
Beijing, desalojaron y dejaron sin sede a la comunidad protestante de la Iglesia de Sion
07/09/2018 13:34
La ‘esquizofrenia’ del Partido comunista chino sobre la religión
01/03/2019 14:18
Comunidades oficiales y subterráneas aplastadas por la sinización
05/11/2019 14:32