02/01/2017, 15.34
CHINA - VATICANO

La Novena Asamblea de los representantes católicos chinos: smog y polución también en 2017

Shan Ren Shen Fu

Para el “padre Shanren”, un famoso sacerdote-bloguero, la Novena Asamblea ha creado una confusión todavía mayor en la Iglesia china, como el smog que domina la capital y muchas partes de China en estos días. Los obispos fueron tratados como “muñecas” por parte de los miembros del Partido allí presentes. El problema de raíz es que un Partido ateo quiere mandar, dirigir y corregir una experiencia religiosa.

Beijing (AsiaNews)- La novena Asamblea nacional de los representantes católicos chinos se realizó en Beijing del 27 al 29 de diciembre. Esta fue una constante exaltación de la independencia y de la autonomía de la Iglesia china (de la Santa Sede) afirmada por los miembros del partido comunista y repetida en los mismos términos por los obispos presentes. En las redes sociales se difunden comentarios sobre el evento. Lo que proponemos aquí fue escrito por un sacerdote de la comunidad oficial que se hace llamar “Un cura de montaña”. Para el “p. Shanren”, la Novena Asamblea creó una confusión aún mayor en la Iglesia china, como el smog que domina la capital y muchas partes de China en estos días. Los obispos fueron tratados como “muñecas” por parte de los miembros del Partido comunista allí presentes. El problema de raíz es que un Partido ateo quiere mandar, dirigir y corregir una experiencia religiosa. De todos modos, el sacerdote hace notar que algunos obispos no se sometieron al juego y rechazaron participar en las misas celebradas por obispos ilícitos, presentes en la Asamblea. Para el “p. Shanren “esta es una señal positiva”, más bella de la que se podía esperar el papa Francisco y la Santa Sede, tal como fue expresado en una declaración que había precedido a la Asamblea. (Traducción del chino a cargo de AsiaNews).

 

                                                                                                                                             

31 de diciembre de 2016: último día del año, ¡smog denso!

 

27-29 de diciembre de 2016: El gobierno chino tiene en Beijing la Novena Asamblea de los representantes católicos, que normalmente es llamada “Judas”, la “Gran Nueve”.   

 

El 20 de diciembre de 2016. El vocero vaticano difunde una declaración sobre las ordenaciones episcopales de Chengdu y Xichang como también la Novena Asamblea. Sobre este aspecto, la Declaración subraya que el Papa dará un juicio en base a “hechos comprobados”.

 

Esto significa que los “hechos comprobados” aún no han aparecido. Gianni Valente del Vatican Insider interpretó (la declaración) como si el Papa no prohibiese de modo explícito a los obispos participar en ella o boicotear la Asamblea. El Papa espera que el gobierno chino de “señales positivas”. El Card. Joseph Zen, sin demasiada esperanza, interpreta como “señal positiva” el hecho de que el Papa quiera que los obispos chinos “boicoteen” la Asamblea. Durante todo el 2016, algo más que extraño, ucanews.com (Agencia de prensa católica de Hong Kong), ¡muy raramente publicó artículos del Card. Zen!

 

 

¿Qué es el  “boicoteo” de la Asamblea?

 

La Primera Asamblea de los representantes católicos fue convocada el 15 de julio de 1957. Tendría que haber durado sólo tres días, pero su clausura se realizó recién el 2 de agosto. Los obispos de la vieja China, que ahora viven en la Nueva China, fueron “segregados” por 18 días. El laico Liu Bainian (actual presidente honorario de la Asociación patriótica, presente en la Novena Asamblea), que estuvo en aquel encuentro, debería recordar con claridad qué era lo que estos obispos estaban discutiendo de un modo tan encarnizado.

 

De hecho, aquella Asamblea no era “sólo un lugar donde levantar la mano para una simple aprobación”, sino que era un tiempo en el cual luchar con mucha fuerza, lo cual hace entender el sentido de un “boicot” de la Asamblea. La Novena Asamblea también fue programada para extenderse por tres días, pero nosotros hemos visto solamente tres días de aplausos y tres días de conclusión tranquila.

 

En China, el padre Gan Baolu escribió que el año 2016 (se concluye con una “energía positiva”, gracias a su estado mental de “un corazón que está sin smog y por esto ve el cielo azul”. Inmediatamente después de la Novena Asamblea, el padre Gan enseguida contactó a un obispo cercano a él, para hablar de sus impresiones.

 

El obispo pensó que en el encuentro hubo algún tipo de “señal ´positiva”: el tono de los discursos de los líderes chinos era mucho más blando que antes y eran, deliberadamente, un eco de la vocera del ministerio de Asuntos exteriores, para que el Vaticano continuase siendo “flexible y pragmático”.

 

Aún más importante, la Asamblea no debatió sobre los temas de modo intenso como sucedió la otra vez; con la excepción de algún individuo, todos han discutido sobre las congregaciones religiosas, sobre las parroquias, las vocaciones, el ministerio pastoral, pero con los eslóganes sobre la “independencia y autonomía del gobierno de una Iglesia atrapada”. El obispo dijo al padre Gan: Te sugiero que tengas la posibilidad de estudiar el informe completo y los discursos y escuchar los puntos de vista y las opiniones de los otros participantes. “En lo que respecta a la difusión negativa de los medios, no debemos dejarnos involucrar en el vértigo de las discusiones”.

 

Al mismo tiempo, el p. Gan citó también las impresiones de dos sacerdotes que participaron de la Asamblea: “Yu Zhengsheng, el presidente de la Conferencia consultora del pueblo chino, pronunció un discurso importante dirigido a los participantes de la Novena Asamblea. También el director de la administración estatal para los Asuntos religiosos, Wang Zouan, hizo un importante discurso en la apertura. De hecho, lo que dijo Wang Zuoan a propósito de la política de China en relación al Vaticano, la Declaración del Vaticano o la respuesta de la vocero del Ministerio de Exteriores a los periodistas, todo puede ser mirado como expresiones concretas de una amistad recíproca, como frutos de un diálogo sustentable”.

 

Me recuerdo la escena inmediatamente después de concluirse la Octava Asamblea. Mons. Xing Wenzhi de Shanghai lloraba amargamente y decía: Estos tres días fueron como vivir en el infierno, realmente sofocados por la ira. Mons. Li Lingui de Xianxian logró “escapar” tratando de no participar en la Asamblea.

 

Ahora, la Novena Asamblea ha concluido. A juzgar por las fotos difundidas en internet, todos los que llevaban el solideo [obispos] parecían estar viviendo en el paraíso, apasionados y vibrantes. He estudiado seriamente estas fotos online, buscando personas que no esperaba encontrar allí. De principio a fin, no he podido hallar a Mons. Li Liangui de Xianxian, ni a Mons. Hu Xiande de Ningbo. No sé cómo habrán hecho para huir de los objetivos de las cámaras fotográficas. Algunas personas han dicho seguramente ellos se escaparon de la concelebración con obispos ilícitos. Muy probablemente son éstos los “individuos” de los que habla el padre Gan. Inevitablemente, esta es la “señal positiva” que el Papa Francisco esperaba ver en la fe.  

El maestro Wang [Wang Zuoan] señaló: “La Novena Asamblea subraya que la adhesión a los principios de independencia, autonomía y auto-gestión de la Iglesia, así como el sistema de la Asamblea de representantes, son las manifestaciones de la autoestima y de la confianza en sí misma de la Iglesia católica en China; éstos son los fundamentos y las bases de la Iglesia católica en China; una adhesión a una Iglesia organizada de modo democrático, que promueve la “sinización”  y los estudios teológicos vinculados al futuro de la Iglesia católica en China; la adhesión, para hacer crecer los talentos como fuerza interior que guía hacia un desarrollo sostenible de la Iglesia católica en China”. Este pasaje es “intrigante, sin precedentes, ha ser tenido presente”. Pienso que este es el resultado que surge de un estereotipo ideológico chino sobre el cual “estar alerta ante la presencia del enemigo”.

“Independencia como concretización de la autoestima y de la confianza en sí misma; la autogestión como un establecerse en la propia vida; la “sinización” ligada al futuro de la Iglesia católica; la construcción de talentos como la fuerza interior que guía hacia el desarrollo sostenible”: esta cuatros frases, con el énfasis puesto sobre la “independencia”, “autonomía”, “China”, “poder” no son otra cosa que la reedición -adaptada a los tiempos nuevos- de un viejo pensamiento según el cual “el hombre conquistará a la naturaleza”. Este modo de pensar recuerda las ideas expresadas en un artículo publicado en los medios comunistas en los días de la Novena Asamblea, titulado “La disciplina política es que los comunistas no pueden creer en la religión”.

Los comunistas no creen en la religión, sino que administran las religiones con un credo “ateísta” para así controlar las religiones “teístas”. Esto vuelve a los sagrados credos religiosos como una suerte de “marionetas”. ¿O acaso durante la Novena Asamblea ninguno de los chinos que llevaban solideo ha sentido que estaba siendo “usados como una marioneta”?

El padre Gan cree que no hay mundo “sin descontento”. Quien busca la felicidad a pesar de los descontentos, tiene los pies sobre la tierra. Por eso, el hermano Baoguang dijo que el padre Gan puede llegar a ser presidente, tal como Liu Bainian, ¡siempre “firme en una posición irrefutable!”

Esta vez, Liu Yang habló con cierto equilibrio: “El establecimiento de la Asociación patriótica es muy distinto de la consiguiente política de auto-elección, de la auto-ordenación [de los obispos] y de la oposición abierta con la Santa Sede. ¡No se puede generalizar! Son muy pocas las personas que están deseosas de estudiar este tema con calma y de manera completa”. Yo también creo que el laico Liu Bainian es reticente a tocar este punto tan delicado.

Durante los tres días de la Novena Asamblea, son varios los casos en la sociedad que ameritaban atención. Uno es el caso del asesinato de Lei Yang, que fue muerto el 7 de mayo de 2016. Luego de seis meses de trabajo duro, la corte decidió no perseguir a los cinco policías implicados. La mujer de Lei Yang dijo que ella estaba siendo presionada y que ya no podía soportar más el estrés. Así, ella tuvo una reconciliación en privado con los policías y acordó no denunciarlos más. Esto muestra que el estado de derecho en realidad está [sometido] a la voluntad del hombre [el reinado de la ley es el reinado del hombre].

En Tianjin, para tratar de ganar algo para poder vivir, una señora anciana puso sus pies en un predio donde se jugaba a disparar con proyectiles. Fue acusada de posesión ilegal de armas de fuego y condenada a tres años de prisión.

Otro caso es el de Jia Jinlong, Yang Gailan y sus niños (http://www.agile-news.com/)). El 29 de diciembre el artículo de Wang Wusi, titulado “El año 2016 pasó, y estas personas son incompetentes”, fue eliminado con el uso de la fuerza. Y el 29 de diciembre en el Global Times apareció el artículo “La Iglesia debiera ser influyente en la sociedad”, ¡que no es para nada falso! En China, la influencia de la Iglesia católica en la justicia social es prácticamente nula.  

Los hermanos de mi tierra me han referido sus críticas a la Iglesia: “Al principio, siendo un laico del mundo externo, pensaba que la Iglesia podría traer justicia. Ahora no lo soporto, porque ésta se encuentra esclavizada. Demos la responsabilidad de la justicia a los Estados Unidos. En unos años, los que se queden se preguntarán: ¿Quién ha traído la democracia y la libertad? La gente responderá que fueron Trump y la Iglesia presbiteriana, los americanos. La Iglesia católica ha quedado ligada a una imagen de estrechar las manos con los nazis”.  

Yi Zhongtian dijo: “¿Qué es este fenómeno de la China actual? Económicamente desarrollada, pero vacía desde el punto de vista espiritual. Usó 16 caracteres para resumir: fuerte, vigilante,  con el portafolios lleno, pero sin Dios”. En mi artículo Encuentro en el día del Señor: “En la China de hoy, la sociedad carece de virtud, la Iglesia es falsa, y la gente está llena de preocupaciones”.

De todos modos, lo bueno de la fe es que “Dios no ha abandonado a su pueblo, y la fuente de la salvación de Jesús sigue corriendo, y el hombre que desea la verdad aún puede verla, aún con un smog muy denso”.

El 23 de diciembre de 2016, mi persistente enfermedad se aplacó. Gracias a Dios, y gracias a la atención de un fiel, a la visita de mis co-hermanos sacerdotes y al tratamiento del doctor. Wssi me ha acompañado desde el inicio del 2017. El día de Navidad, gracias al padre Yu, que ya traído a los fieles, he podido celebrar la Misa de Navidad en mi lecho de enfermo. Gracias de corazón.

He observado la Novena Asamblea desde mi enfermedad. Y he experimentado una Iglesia enferma durante mi enfermedad.

El Papa Francisco, a fines del 2016, dijo: “Creer en el Evangelio, renovarlo, no destruir la Iglesia con las divisiones”. [v. El Papa a la Curia Romana, 22 de diciembre de 2016]. Creemos en el Evangelio. Seremos renovados, creamos en el evangelio y estaremos unidos, no dividiremos, creamos en el Evangelio y defenderemos la Iglesia de aquellos que buscan minarla”.

¿Qué es el Evangelio? Es la gran verdad de que “el Hijo de Dios se ha encarnado, y Él está con el hombre”.

En la Novena Asamblea, la Iglesia china [ha mostrado] la falta de espíritu de creer en el Evangelio. Si la Novena Asamblea carece de la fe en el espíritu del Evangelio, entonces no conoce la renovación. Por ende, después del 2016, ¿qué le sucederá a la Iglesia de China? ¿Continuará dividiéndose y destruyéndose? En el 2017, ¿la Iglesia china continuará marchando cada vez más por el camino de la “independencia y no autonomía”?

El 31 de diciembre de 2016, el smog no ha sido dispersado, y, potencialmente, se verá arrastrado dentro del Nuevo Año. 

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
De subterráneo a oficial: toma posesión el obispo de Lanzhou, Mons. Han Zhihai
10/11/2017 14:08
Miembros del Politburó reciben a representantes católicos de la Novena Asamblea
29/12/2016 16:04
Los nuevos líderes en la Asamblea de los católicos: dominan la vieja guardia y los obispos ilegítimos
28/12/2016 18:44
En la Asamblea de representantes católicos chinos se elogian la “independencia y autonomía”
28/12/2016 11:28
La Iglesia china se prepara para festejar los 60 años de las ordenaciones episcopales ‘independientes’
10/02/2018 13:43