10/08/2017, 15.23
COREA-EEUU
Enviar a un amigo

La alta tensión entre EEUU y Corea del Norte da un empuje al proyecto del Thaad

Seúl detiene a la investigación sobre las consecuencias ambientales del sistema avanzado de defensa de misiles americano. Los líderes del ejército surcoreano habían ya tenido escondida al presidente Moon Jae-in la entrega de parte de EEUU de 4 nuevos componentes del escudo Thaad. Los asesores presidenciales de Seúl no creen que las recíprocas amenazas entre Trump y Kim se traduzcan en un conflicto real, pero sirven a finalidades de negocios.

Seúl (AsiaNews/Agencias)- El gobierno surcoreano detuvo una investigación formal sobre las consecuencias ambientales del sistema avanzado de defensa de misiles americano THAAD), en fase de realización en el territorio de Corea del Sur. La investigación había iniciado después de una firme protesta de ciudadanos residentes  y activistas. Más de 900 residentes del área de Seongju se raparon la cabeza a cero, prerrogativa de los monjes o de los condenados a muerte, para protestar contra la decisión de construir en el condado el Thaad. También la Iglesia coreana se opuso firmemente al proyecto que habría hecho caer a Corea del Sur en el centro de una nueva guerra fría. En particular los ministerios de Defensa y del Ambiente habían previsto el estudio compartido de las radiaciones del sistema Thaad en Seongju, a unos 300 Km a sudeste de Seúl, donde dos lanzadores de misiles y un potente radar fueron colocados en la nueva base US Forces Korea (USFK) en lugar de un campo de golf privado.

Desde diciembre estaba en curso una evaluación de impacto ambiental. Los residentes en Seongju habían pedido al gobierno tomar en consideración la distribución del Thaad en la zona, sosteniendo que la precedente administración de Park Geun-hye, luego arrestada por graves episodios de corrupción, había hecho presiones para la implementación del proyecto sin procedimientos adecuados y transparentes. Hay que recordar a este propósito que en el mes de mayo los líderes del ejército surcoreano habían tenido escondido al presidente Moon Jae-in la entrega por parte de los EEUU cuatro nuevos componentes del escudo de misiles Thaad para contrastar la amenaza de misiles norcoreana (cada unidad del Thaad cuesta 800 millones de dólares).

El ministerio del Exterior de Corea del Sur solicitó a Corea del Norte que cese sus amenazas y repitió la invitación a Pyongyang a responder al ofrecimiento de diálogo para aliviar las tensiones en la región. El clima excesivamente caliente indujo al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in a aceptar los pedidos de la cúspide militar de reforzar los sistemas de defensa del país y los ministerios de Defensa y del Ambiente a interrumpir la investigación sobre la contaminación ambiental del Thaad. Cho June-hyuck, vocero del ministerio de Exteriores, afirmó que “El Norte debería hacer una elección justa antes de tomar el camino para la desnuclearización”. “Le pedimos nuevamente responder rápidamente a nuestra iniciativa para mejorar las relaciones inter-coreanas para establecer la paz permanente sobre la península coreana”, concluyó. Corea del Sur ofreció diálogos al Norte para aliviar las tensiones a lo largo de sus fronteras apuntando sobre la definitiva reunificación de las familias separadas por la división de la península después de la guerra coreana de 1950-53. Pero el Norte por ahora rechazó el ofrecimiento, afirmando “falta de sinceridad”.

Pero el régimen de Kim Jong-un reaccionó a la resolución 2371, que prevé una prohibición total de las exportaciones de carbón, considerada una de las principales fuentes de dinero para financiar su programa de armamento. Amenazó atacar a mitad de agosto la isla de Guam en el pacífico que hospeda las bases americanas.  

Un vocero no identificado por el ejército popular coreano del Norte (KPa) afirmó que Pyongyang está examinando atentamente el plan operativo para lanzar cuatro misiles balísticos Hwasong-12 en aguas vecinas a Guam, que hospedan algunas bases estratégicas estadounidenses y subsidios nucleares. El secretario de defensa americano, Jim Mattis invitó al Norte detener cualquier acción que “llevará al fin de su régimen y a la destrucción de su pueblo”.

En todo esto lo que llama la atención es la calma manifestada por la oficina presidencial de Seúl. Un funcionario del Cheong Wa Dae relevó que la amenaza norcoreana es polivalente, pero que no llevaría a un conflicto real. “No estoy de acuerdo con la afirmación que la península enfrenta una crisis inminente”, dijo el funcionario a los periodistas, hablando anónimamente. “Es verdad que la situación sobre la península coreana está volviéndose muy grave a causa de las repetidas provocaciones de Corea del Norte”, agregó, “pero muchos creen que son provocaciones más bien estratégicas. No creo que la situación haya alcanzado un estado de crisis y pensamos más bien que podemos transformarlo en una ocasión para superar la grave condición de seguridad”, concluyó el funcionario con palabras que se hicieron eco en las agencias internacionales que no han tenido ningún tipo de desmentida por parte de la administración de Moon. Según la misma fuente entre los fines de las amenazas de Kim-Jong habría buscado debilitar la alianza Corea del Sur-EEUU para obligar a los americanos a atenuar de algún modo su política en la península coreana.

China pidió repetidamente a los EEUU y a Corea del Norte negociar directamente. “Los precedentes presidentes americanos han compartido las frustraciones de Donald Trump con Corea del Norte, pero ninguno prometió el Armageddon en el caso que Pyongyang hubiese continuado con sus amenazas que está llevando adelante desde hace decenios”, declaró Robert Daly, director del Instituto Kissinger al South China Morning Post. “China trata de presentarse como un adulto razonable en una habitación con niños traviesos. Beijing por lo tanto continuará respondiendo a la retórica tensionada de Washington y de Pyongyang invocando a la calma”, agregó.

También el secretario de Estado americano Rex Tillerson tiró agua al fuego: “Nada de aquello que vi y nada de aquello que sé indican que la situación sea dramáticamente cambiada en las últimas 24 horas”, dijo. “Los americanos pueden dormir tranquilos”, agregó.

Para el Washington Post, no está aún claro si Corea del Norte ha probado con éxito la nueva ojiva nuclear. En el pasado había dicho que lo había hecho, pero el régimen norcoreano a menudo hace anuncios rimbombante como medio de propaganda. No está ni siquiera claro cuántas ojivas nucleares tenga a disposición Kim Jong-un: el informe citado por el Washington Post habla de unas 60 (incluidas las ojivas nucleares tradicionales), pero otros expertos sostienen que el número podría ser menor, alrededor de las 20-30 (los EEUU tienen 6.800, para hacer una comparación).

Al margen de la grave crisis diplomática ayer el régimen de Pyongyang liberó al pastor protestante cristiano coreano-canadiense encarcelado por Corea del Norte. “Nuestro gobierno recibe favorablemente la liberación del pastor Lim Hyeon-soo, detenido en Corea del Norte”, declaró Cho June-hyuck, vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur. Entrado en Corea del Norte en enero de 2015, Lim fue condenado por subversión y condenado a trabajos forzados de por vida. Actualmente tres misioneros cristianos y tres americanos están aún detenidos en el Norte.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Seúl y Beijing reanudan relaciones 'normales'
31/10/2017 11:53
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Desde Seúl, Trump advierte a Kim Jong-un: 'No nos subestimes'
08/11/2017 11:47
Xi Jinping y Trump condenan juntos el test nuclear de Pyongyang
07/09/2017 11:30