17/12/2018, 13.51
ARABIA SAUDITA–ORIENTE MEDIO
Enviar a un amigo

La carrera armamentista de Riad, una amenaza para todo el Oriente Medio

Reporte SIPRI: entre 1998 y 2017, Arabia Saudita fue el segundo importador de armas a nivel mundial. En 10 años, el gasto se ha incrementado un 74% llegando a representar hasta el 10% de su PIB. Estados Unidos y el Reino Unido, sus principales proveedores. Las políticas de gobierno occidentales alejan la paz y la seguridad de la región. 

Riad (AsiaNews) – La carrera armamentista que Riad está llevando adelante en los último años –y que no se limita a un carácter defensivo o disuasorio, sino que se plantea desde una perspectiva ofensiva en varios escenarios de guerra, que van desde Siria a Yemen- alimenta la tensión y los conflictos en Oriente Medio. Es cuanto surge de un reciente estudio publicado por SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute), el instituto internacional independiente que verifica la venta y adquisición de armas en el mundo.

La falta de transparencia de los sauditas, agregan los expertos, dificulta poder llegar a una estimación comprehensiva del arsenal militar, de su finalidad defensiva u ofensiva y de la naturaleza disuasoria en el frente interno. Sin embargo, es evidente que la cúpula gobernante no sólo tiene intenciones de acumular armas, sino también que están dispuestos a darles uso a vasta escala y en un contexto bélico, como resulta patente en Yemen.  

En toda el área, son muchos los gobiernos que han reservado gran importancia a la fuerza de las armas, como elemento clave en torno al cual fundar su agenda en temas de política exterior. El nivel de “militarización” toca los niveles máximos históricos de la región, y hay sobre todo un dato que es prueba fiel de ello: en 2017, siete de las primeras 10 naciones del mundo por inversiones en el sector, se encuentran en Oriente Medio.

A la vanguardia de la carrera armamentista se posiciona Arabia Saudita, que ha desembolsado millardos de dólares –sobre todo, a los Estados Unidos de la administración Trump, con la cual ha forjado el lazo de doble cariz más fuerte en lo que atañe a violaciones de los derechos humanos- para reforzar su arsenal. En particular, el conflicto en Yemen, alimentado por las armas de Riad, ha causado decenas de miles de heridos y ha detonado una de las peores catástrofes humanitarias de la historia reciente.

Según los expertos del SIPRI, el alto nivel de militarización que rige en el reino wahabita se ve confirmado por el enorme gasto militar. Estimaciones recientes muestran al país ocupando el primer puesto en la región y el tercero en el mundo en lo que atañe a inversión en armamento. Si se analiza el decenio 2008-2017, el gasto se ha incrementado un 74%, alcanzando los 90,3 millardos de dólares en 2015, el máximo jamás visto.

El año pasado, Riad invirtió en armas una suma equivalente al 10% de su Producto Interno Bruto (PIB), un dato muy superior al de las otras 15 naciones que más han gastado en armas y que se han frenado en el 4,2% del PIB. En 2017, el gasto militar per cápita fue superior al de cualquier otra nación del mundo.  

En el último período, en el contexto del programa de reformas económicas y sociales Visión 2030, impulsado por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, Arabia Saudita pretende potenciar la industria bélica nacional. Sin embargo, de momento, la tecnología y los conocimientos siguen siendo reducidos, razón por la cual Riad apunta mayormente a la importación, pues de poco le ha servido la creación de una compañía local,  la Saudi Arabian Military Industries (SAMI).

Segundo mayor importador mundial de armas entre 1998 y 2017,  Arabia Saudita constituye la nación con el arsenal más vasto de la región, estando muy por encima de Irán, pese a que los Estados Unidos e Israel consideran a este último país como la principal amenaza para la paz y la estabilidad del área. Desde su aviación hasta la flota naval, pasando por armas estratégicas y misiles, los sauditas pueden contar con acuerdos multimillonarios suscritos con Estados Unidos (61% del total), el Reino Unido (23%) y otros países de Europa, entre ellos, Alemania e Italia.

Un mercado apetitoso que también atrae los intereses de China y Rusia, si bien hasta ahora estos dos países no han logrado socavar la hegemonía de Washington (donde, recientemente, el Senado votó en contra de las políticas de Trump) y Londres. El estudio elaborado por SIPRI concluye recordando las consecuencias que esta carrera armamentista habrá de tener sobre la región medio-oriental a mediano y largo plazo, bajo el impulso provisto por Riad. E invita a los gobiernos de los países exportadores a “revisar” sus políticas, que alejan la posibilidad de gozar de paz y seguridad en el Oriente Medio y en el mundo. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Washington aprueba la venta de armas a Arabia Saudita por 1,5 millardos
12/08/2016 14:37
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Washington vende armas a Arabia Saudita por un valor de 1,29 millardos de dólares
17/11/2015
Homicidio de Khashoggi: senadores de EEUU no dudan de la participación de Mohammed bin Salman
05/12/2018 09:48