04/11/2017, 11.42
RUSIA
Enviar a un amigo

La desconocida celebración de la unidad de Rusia

de Vladimir Rozanskij

Reemplazó la celebración del aniversario de la Revolución de Octubre. Recuerda la victoria sobre los polacos en 1612. El patriarca Aleksij II le ha dado el nombre actual. El símbolo de la victoria de 1612 es el icono de Nuestra Señora de Kazan. Este ícono, que desapareció durante la revolución bolchevique, llegó al Vaticano y fue devuelto a los ortodoxos rusos por Juan Pablo II.

 

Moscú (AsiaNews) - Hoy en Rusia, se celebra la Fiesta de la Unidad Popular, llamada así desde 2005, que sustituyó el aniversario de la Revolución de Octubre del 7 de noviembre, muy querido por la gente y especialmente los estudiantes. Casi la mitad de los rusos no recuerda el nombre de la nueva Fiesta de la Unidad, y la mayoría no conoce el contenido. Sin embargo, se ha vivido con gran participación.

Más allá de los acontecimientos históricos, a principios de noviembre, se celebra en Rusia la llegada del invierno con las primeras heladas y, a menudo, la primera gran nevada. Para muchos, es un adiós a la primavera: con la escarcha se vuelve difícil salir de la casa y encontrarse en las calles, y la vida social se vuelve letárgica. Las manifestaciones de plaza, de alegría o de protesta se posponen para el 1 de mayo, festejando el "regreso" del sol y la supervivencia después de las heladas.

La fiesta de hoy se estableció en 1996, con el título de "Día de la Concordia y la Reconciliación", degradando la revolución a un simple recuerdo histórico que se eliminará, sin desfiles militares ni discursos. Sin embargo, siguió existiendo la vacación escolar, extendiéndose hasta el 7 la fiesta del 4 de noviembre. La fecha recuerda los acontecimientos del 4 de noviembre de 1612, cuando se terminó el llamado "período de los Trastornos" y comenzó el reinado de la dinastía de los Romanov, que finalizó con la llegada de los bolcheviques. En realidad, justamente el primer zar Mikhail Romanov había establecido en esa fecha el "Día de la Liberación de Moscú de los ocupantes polacos". Hay que recordar que en el difícil período que siguió a la muerte de Iván el Terrible (en 1584), las controversias internas con las familias de los boyardos rusos habían llevado a algunos de ellos para formar una alianza con el rey Segismundo III de Polonia, que intentó conquistar lo que todavía se llamaba Moscovia

El reino de Polonia y Lituania se extendía entonces a gran parte del territorio de la Rusia actual al oeste, y contendía a Moscú por el dominio en toda Europa del Este. La invasión fue organizado gracias a la estratagema de un falso pretendiente al trono de Rusia, un cierto Grigory Otrepev, que decía ser el hijo de Iván el Terrible, el pequeño Dimitri quien había muerto en extrañas circunstancias, y en realidad sobrevivió y huyó a Lituania. El "falso Dimitri" se convirtió al catolicismo y se casó con una noble polaca, Marina Mniszek, una discípula de los jesuitas que había recuperado a Polonia del luteranismo.

Durante unas semanas, Grigorij y Marina se establecieron en el Kremlin acompañados por tropas polacas y un grupo de jesuitas (ahora la palabra "jesuita" en ruso se asocia con toda clase de maldad e intriga). Rápidamente fueron defenestrados (literalmente lanzados desde las torres del Kremlin). Marina sobrevivió y trató de rehacerse con otros pretendientes falsos al trono, pero finalmente, a través de las tropas voluntarias reunidas por el comerciante Kuz’ma Minin y el príncipe Dimitri Pozharsky, en 1612 los polacos fueron vencidos, asesinados y expulsados ​​de nuevo en su propio reino, que nunca más fue capaz de prevalecer sobre Rusia.

Desde 1818 el monumento a Minin y Pozharsky se yergue al lado de la Plaza Roja, protegiendo la entrada principal del Kremlin, con un gesto de la mano que indica la prohibición de entrada a los invasores. Por supuesto, los brazos de los dos héroes tienden hacia el oeste, más allá de la Moscovia. Desde allí también cayó Napoleón sobre Moscú con su gran ejército (800.000 soldados, la mitad proveniente de Polonia), que en 1812 ocupó el Kremlin, a su vez, sólo para presenciar el incendio de Moscú (causada por los rusos), antes de regresar a Francia con la cola entre las piernas. El victorioso ganador, Alejandro I, colocó la estatua de los dos héroes del pueblo frente a la iglesia de San Basilio para evitar nuevos ataques al enemigo; De hecho, Hitler, mientras arrodillaba a la Rusia de Stalin con su espectacular "Operación Barbarroja" de 1941, no logró conquistar el Kremlin.

En 2005, la fiesta fue renombrada después de la sugerencia del patriarca ortodoxo Aleksij II, junto con el Consejo Interreligioso de Rusia. El título de "reconciliación" de hecho sonaba poco adecuado: los rusos nunca se han reconciliado con los polacos, y muchos eventos han reiterado la lucha interna en el país, como lo demuestra justamente la revolución de 1917 y la posterior Guerra Civil. Parecía más apropiado evocar la "Unión Popular", producido por la resistencia al invasor, en nombre de la Santa Rusia y la Iglesia ortodoxa, que predica la unidad (sobornost) como el fundamento de la fe.

El portavoz del Patriarcado de Moscú, Vladimir Legojda ha subrayado que en el centenario de la Revolución la fiesta del 4 de noviembre tiene un significado simbólico especial: "Sólo las divisiones en la sociedad, la destrucción de la unidad del pueblo fueron la causa de la revolución de 1917, la guerra civil fratricida y los eventos trágicos que siguieron". Según Legojda, "perseguir las tentaciones de la división nos permite unificar a la sociedad sobre la base de la fe, el amor y la justicia".

El símbolo de la victoria de 1612 es el icono de la Virgen de Kazan', llevado a Moscú por el príncipe Pozharsky como patrona de la resistencia rusa al invasor. En los años de la tormenta revolucionaria, el ícono sagrado desapareció llegando incluso al Vaticano. Justamente el Papa polaco, Juan Pablo II, lo hizo restituir en el 2004, para inspirar la unidad entre los cristianos de Oriente y Occidente, borrando las heridas y tragedias de la historia.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Moscú, casi 500 obispos ortodoxos-rusos en Sínodo extraordinario
30/11/2017 09:56
La Ostpolitik de hoy y la Iglesia ‘en salida’ (III)
21/02/2018 11:12
Las críticas a la Ostpolitik, la persecución y el disenso (II)
20/02/2018 11:02
La vieja y la nueva Ostpolitik de la Santa Sede (I)
19/02/2018 10:45
Una plegaria por la reconciliación nacional, a bordo del crucero de la Revolución
18/04/2018 15:52