07/02/2014, 00.00
ASIA
Enviar a un amigo

La economía mundial está en un punto de inflexión. Tal vez un colapso

de Maurizio d'Orlando
La reducción de la ayuda de la Fed al mercado de EE.UU., ha permitido el rescate de los mercados financieros, pero está creando perturbaciones monetarias en Argentina, Turquía, Venezuela, Tailandia, Ucrania, Sudáfrica, Chile, Indonesia, India, Brasil, Taiwán, Malasia y muchos otros países. Es el fracaso del Estado como motor económico, es el fracaso de las distorsiones políticas de China y los EE.UU., pero no sólo esto.

Milán (AsiaNews) - Estamos en vísperas de una nueva era. La flexibilización (estrechamiento) de la QE, la "flexibilización cuantitativa", es decir, el monto de la indemnización monetaria, que está poniendo en  marcha el ajuste de una serie de mecanismos que nos conducirán a un nuevo colapso más grave.


El período 2007 - 2009, que comenzó con la crisis en el mercado inmobiliario, continuó con el colapso financiero de las hipotecas no primarios y los contratos derivados, resultando finalmente en los rescates de los bancos a cargo de las finanzas del Estado a través de los bancos centrales, tuvo su momento fundamental con la quiebra de Lehman en septiembre de 2008.

Aunque los órganos comunicación institucional, la prensa y la televisión de uso generalizado, quieren convencer de lo contrario, de la crisis de ese trienio, el mundo realmente aún no ha salido. Por supuesto, la magia de la emisión monetaria por los bancos centrales de todo el mundo, sin duda tuvo un efecto: una milagrosa recuperación en los precios de los valores de la bolsa de valores financieros, acciones y bonos. Voces alternativas dicen que que se trata de una ilusión, más que un engaño y un fraude, como es evidente a partir de la manipulación de los tipos de interés del LIBOR y los precios del oro. Y, de hecho, no sólo es una ilusión, sino algo peor: un regalo envenenado, dulce en la superficie y en el fondo, mortal.

Emitir dinero para salvar a los mercados financieros

Las señales son evidentes en una serie de países emergentes: Argentina, Turquía, Venezuela, Tailandia, Ucrania, pero también en África del Sur, Chile, Indonesia, India, Brasil, Taiwán, Malasia y muchos más. La crisis es principalmente de divisas y toca incluso el peso mexicano, cuya economía hasta ahora ha sido considerado uno de los más fuertes entre los países emergentes. Y el dinero caliente que se mueve.

Pero antes de lanzarse a la letanía habitual contra la especulación y la avaricia rapaz de muchos financieros, incluso los pequeños, es mejor razonar para evitar un destino descaradamente malo, como sucede a menudo con los moralistas de la mendicidad. La especulación de hecho, no es siempre sólo el fraude y la maquinación. A menudo, en efecto, no es la reacción y reflexión, casi mecánicas, de problemas reales, que están en la raíz. Vamos, a continuación, a hacer un poco de claridad porque la caza de brujas enciende el odio, pero no sirve a nadie, de hecho ciego y hace que todo sea más difícil.

El banco central de EE.UU. - un absurdo constitucional, ya que la Constitución de EE.UU. lo prohíbe expresamente - ha reducido un poco la entrada de nueva moneda, la reducción de la compra de bonos del Tesoro de EE.UU., y de inmediato mostró los primeros síntomas de "debilidad "en los países emergentes. La enorme liquidez financiera frente a la nula emisión en los últimos años del banco central ha aumentado la técnica de los mercados financieros, llevando la cotización  a los niveles anteriores al momento "Lehman". Este era el objetivo real de la QE de Bernanke, el mandato que le había encomendado a sus miembros, los grandes bancos y corporaciones financieras que se coloca en el más alto tribunal de la FED. Después de montar el gran burbuja de Alan Greenspan, el predecesor de Bernanke, las hipotecas concedidas, incluso a aquellos que nunca podría pagarles, la fraternidad bancaria ha exigido y obtenido salvamentos, por supuesto, a expensas de los presupuestos del Estado, cuyo déficit se ha disparado y el costo de la inflación de activos, por decir lo menos, dudando de emitir la moneda los bancos centrales. En la práctica, el resultado social es que el gobierno de Obama, ideológicamente a la izquierda, con sus políticas de estímulo del gasto público ha producido un fuerte aumento de la desigualdad económica. Parece una paradoja, pero no es debido a que sólo un pequeño porcentaje de la población mantiene sus activos en valores que cotizan en los mercados financieros.

Fuera del sector financiero, sin embargo, es otra la historia. En más de cinco años desde el "Lehman" la economía real todavía está jadeando, de hecho, no sólo en Europa sino también en América, donde recuperación de hecho no hay, o como mucho es infinitesimal. Lo mismo es cierto para Japón, donde también fue tentado por Abe el experimento de terapia " nuclear" realizado para el gasto público y el déficit hasta el final a casi el 12 % del PIB, aún cuando la deuda nacional ha alcanzado el nivel estelar  de 240 % del PIB. También es cierto que China, junto con los EE.UU., y desde 2009, también ha llevado a cabo su gran paquete de estímulo de gasto del gobierno keynesiano. Obviamente, el caso de China es diferente porque el país sigue beneficiándose de una "ayuda" de más de veinte años, la fuerza impulsora de las exportaciones que son necesarios en el mundo gracias a una moneda tercamente mantenida en una pérdida de 45 % en comparación con la paridad de poder adquisitivo. Tiembla la tierra, pero también en China. Con la bomba de la "sombra del sistema financiero", con el peso abrumador del exceso de capacidad de producción no utilizada y con la burbuja inmobiliaria formada por ciudades fantasmas, abandonadas porque fueron construidos en el desierto - a menudo no sólo metafórica - y demasiado caro para acoger las familias comunes, el momento "Lehman" se está acercando incluso a la China.

El fin del sueño neo - keynesiano

A la vista de los pobres resultados de la economía real, probablemente tenga que intervenir con más "coraje" - léase: imprudencia criminal - con la palanca keynesiana del estímulo fiscal y el gasto público? Inicialmente, dos intrépidos keynesianos, premios Nobel, Paul Krugman y Joseph Stiglitz, seráficamente lo han dicho. Sin embargo, los recursos financieros establecidos en estos cinco años han sido enormes y, literalmente, sin precedentes. Excepto quizás para alguien que ni siquiera sabe lo que dice, que lanza anatemas contra la austeridad no hay nadie, ni siquiera los intrépidos ultra- keynesianos. Fuera de lo mejor de Irlanda, es difícil decir dónde esta misteriosa austeridad que se implantó realmente en los últimos años. A lo más hemos visto sólo unos pocos granos de sentido común en la revisión del gasto público. Cosa diferente es el rigor financiero que debería haberse implementado hace décadas, sin hacer creer a las personas que las monedas de oro crecen por sí mismas en los árboles, al igual que en el país de los Juguetes de Pinocho.

La "apretada" política monetaria de la FED que ha comenzado a ponerse en práctica, es sólo una pausa en la carrera hasta el momento sin frenos de la emisión monetaria. Sin embargo, también es una admisión indirecta: conseguido el objetivo de restaurar precios de las acciones y en general de los mercados financieros occidentales, la Fed en este momento realmente no sabe qué hacer para poner en marcha la economía real en serio. De esto ha pasado cinco años por lo menos para aprender una lección: si usted comienza con altos niveles de gasto público y la formación previa de endeudamiento, las maniobras de estímulo keynesiano, incluso con dosis de caballo resultan ser ineficaces. Pocos se han dado cuenta y aún menos han debatido, pero es una derrota considerable ideológica: el fracaso de la solución hace un aumento espectacular en el gasto público; es el hundimiento de la receta keynesiana, de "izquierda", la izquierda moderna ya no es marxista, pero sigue siendo una forma radical de estatismo intervencionista.

En 1991, con el colapso de la URSS, ha fallado el modelo económico del comunismo. En 2008, con el momento " Lehman ", ha fallado no el liberalismo (como dijeron algunos tardo comunista erróneamente), pero el "marcatismo", la ideología de la Escuela de Chicago y de la "Quantitative Economics"  (política económica cuantitativa), la idolatría que son las expectativas racionales, la exaltación del mercado hiper- racionalista, en particular en los sectores financiero y regulados, entendida como una expresión de la síntesis suprema y perfecta de la conducta humana considera posible de ser descrito por una serie de complicados algoritmos mecanicistas.

2013 marca en lugar del fracaso del socialismo financiero neo- keynesiano. Hoy, con el inicio de "estrechamiento " (es decir, la reducción gradual ) que tenemos, por último, el reconocimiento por parte de la FED el fracaso de la ideología deutero- keynesiano en todas sus variantes existentes: el Obama- Krugman pensado, la " Abenomica " del Sol Naciente, el " Sozialmarktwirtschaft " renano -Alemán ( tan caro a Mario Monti, Mario Draghi, y toda la eurocracia) y, finalmente, el capital - comunismo chino en salsa confuciana. Por ello, la Fed ha decidido un descanso "gradual " porque Bernanke y todos los miembros están postrados, pero no seamos estúpidos. Ellos saben que si se siguen haciendo funcionar las prensas de la emisión monetaria, la hiperinflación de Weimar está a la vuelta de la esquina.

Países consumidores y países productores

Esta pausa para la reflexión (por falta de ideas) decidido por la Fed termina pero para sacar a la luz los problemas inherentes a los países emergentes de que se ha hablado al inicio. Hasta ahora, de alguna manera, estos países habían obtenido beneficios reales de la globalización desequilibrada de los últimos 20 años. En su mayor parte este maná vino de la fuerza impulsora de las exportaciones de minerales y productos agrícolas, en algunos casos de la de piezas industriales de bienes de consumo. El mecanismo a grosso modo era de la siguiente manera: los países "desarrollados", es decir, los antiguos industrializados, fueron  des- industrialización con la consiguiente deslocalización y la pérdida de puestos de trabajo, especialmente para los trabajadores de "cuello azul". Por ejemplo, hoy el sector manufacturero industrial de EE.UU. constituye sólo el 12% del PIB. A modo de comparación, en los años 50 todavía estaba todo un poco menos del 30%. Aunque muchos de ellos trabajan en no sólo en los servicios profesionales, sino principalmente en los relacionados con el sector manufacturero, han llegado a transmigrar en algunos países emergentes.

Han llegado a la deslocalización , de hecho, también todos aquellos servicios que pueden entrar fácilmente en el intercambio en el extranjero: la tecnología de software, la tecnología informática (TI ), pero también la investigación y el desarrollo y el diseño industrial, terminando con los servicios de PBX. Han permanecido en los países "desarrollados" sólo aquellos servicios estrechamente vinculados a la tierra, como la hostelería, los servicios personales y en general todos los servicios más estrechamente relacionados con el consumo. Esto ha producido una situación inconsistente e insostenible en el largo plazo. Por un lado hay una zona de consumo, con déficit estructural crónico en el intercambio de bienes y por el otro un grupo de países en los que se concentra la producción. En los EE.UU., aproximadamente el 70 % del PIB está dado por el consumo. En China se concentra en muchos sectores industriales relevantes en la mitad - y a veces más - de la producción mundial. Pero lo importante a destacar es que esta situación no se ha producido por un diferencial de eficiencia relativa, sino por dos poderosos factores de distorsión. Por un lado hay un monopolio de la emisión de instrumentos de pago, el dólar, como moneda soberana estadounidense, pero también como una herramienta valuadora  prevalente en el intercambio de bienes en todo el mundo. Por otra parte, como ya hemos dicho, el tipo de cambio de China se mantuvo subvalorado. Las consecuencias de este equilibrio artificial, que en realidad es un desequilibrio, están en que en primer lugar el actual estado de cosas no se basa en una fuerza intrínseca, sino que se mantiene, siempre y cuando exista un acuerdo político en apoyo de esta estructura de intercambio.

Eficiencia política y tecnológica

Un segundo efecto del contexto de esta distorsión es que la actividad productiva y, obviamente, el crecimiento económico se determinan por factores políticos y no por los parámetros de la mayor o menor eficiencia en el uso de los recursos tecnológicos, como las materias primas o mano de obra. Por lo tanto, el hecho de que una empresa des-localizada logré mayores ganancias es significativo sólo para sus accionistas, pero no es sinónimo de una mayor eficiencia. La eficiencia de una línea de producción es, de hecho, un parámetro técnico y un tipo de labor no es sólo más eficiente, porque esté des-localizado - De hecho, a nivel de los agregados macroeconómicos se observa lo contrario. En cuanto a China, por ejemplo, el incremento de un punto porcentual del PIB conduce a un aumento en el consumo de energía aproximadamente igual a tres / cuatro puntos porcentuales. Mientras China, uno de los dos principales factores distorsionantes, ha podido y puede recurrir a los recursos internos - en el caso de la mano de obra y una materia prima, el carbón - la expansión económica china, gracias a la concentración de la producción mundial en el país, ha producido una fuerte contaminación pero no ha habido y no hay efectos significativos en los mercados internacionales. Muy diferente es el caso de los recursos y, en particular, las materias primas extranjeras.

En este sector, la caída de la demanda de las industrias manufactureras de los países desarrollados ha sido más que compensada por el aumento de la demanda de materias primas de los países recientemente industrializados y en particular China. Esto explica tanto la avanzada y ahora determinante presencia china, especialmente en África, Australia y otros países exportadores de materias primas mientras el crecimiento de los países emergentes, en contraste, se mantuvo igual a de esos días en que se observaban las diferentes situaciones de crisis. La razón es que la inundación de liquidez de la FED se puso en marcha inmediatamente después del momento Lehman, y que es desde el 1 º trimestre de 2009 hasta hoy, después de que se vertiera en las bolsas de valores y los mercados financieros y haya llevado los precios a los niveles anteriores a la crisis, y de hecho a nuevos máximos, con una carrera que superó la revalorización del 60%, que tuvo y tiene que lidiar con la falta de recuperación real de las economías occidentales. Una vez, de hecho, alcanzado un cierto nivel de precios de las acciones, el grado de riesgo de un nuevo colapso se ha vuelto muy alto, dada la reciente lección de 2008. Teniendo en cuenta asimismo los bajos retornos financieros en función de los tipos de interés bajos, el dinero caliente se coloca por tanto en los valores de los países emergentes, con destino a la exportación de materias primas, fingiendo ignorar los riesgos institucionales y estructurales en estos países.

La maniobra de "estrechamiento" de la Fed significa que los tipos de interés de los valores primarios, los "sin riesgo", están obligados a subir. La consecuencia es que se ha hecho y no se hace más conveniente para mantener el capital especulativo en los mercados de valores de alto riesgo, lo que explica la caída de las monedas de los países emergentes, exportadores de materias primas. Este principio del otoño de 2014, en primer lugar, indica un nuevo fracaso ideológico, el de " keynesianismo involuntario". Se trata de la dispendiosa política programática del gasto público en déficit constante, implementados bajo diferentes etiquetas. Este es social/indigenismo de Chávez / Maduro en Venezuela, el social- peronismo en la Argentina de Kirchener / Fernández, de la Contribución del Poder Económico a los Negros (BEE, Black Economic Empowerment) de Nelson Mandela de Sudáfrica y así sucesivamente en los diferentes países. En estos casos, la distorsión de la pregunta es, digamos, involuntaria, porque el propósito no es la economía dirigida per se, sino que se puso en marcha para apuntar a una alta redistribución socio-política de ingresos de los sectores nacionales - económicamente eficientes en el intercambio a nivel internacional - a sectores protegidos. Todos estos objetivos políticos altos luego terminan yendo a beneficiar a un grupo de facción o interés político particular, y convirtiéndose en el parasitismo económico simple de facto. El "estrechamiento" actualmente implementada por la Reserva Federal no es, por lo tanto, la causa de la crisis monetaria y el colapso de los mercados debido a que estos tienen motivos y orígenes internos a los propios países.

El punto es, sin embargo, que estas crisis en los países emergentes pueden desencadenar una reacción en cadena, porque ya en más de medio siglo, desde la presidencia de Kennedy a principios de los años 60, el mundo juega con la ilusión keynesiana, que el gasto público puede producir un crecimiento económico real, que los Estados pueden hacer algo diferente de lo que se aconseja a las familias y las empresas: no vivir más allá de sus medios y no asumir una deuda que nunca podrán pagar. De hecho, 1959 fue el último año en que el gobierno estadounidense implementó una política programática real de un presupuesto equilibrado y poco a poco el resto del mundo se adecuó.

Desde entonces, el progreso ha sido más y más rápido, en las últimas dos décadas, y todavía aún más en los últimos cinco años, la emisión de moneda para cubrir los déficits de presupuesto ha aumentado en forma parabólica. Nos acercamos a la crisis, estamos en 1914, en la víspera del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo. En este punto, sin embargo, es difícil decir si la chispa saldrá de la caída de la moneda de los países emergentes, la consiguiente dificultad de los grandes bancos estadounidenses y europeos, o si se trata de Japón como podría parecer en los últimos días, o incluso si es la implosión del sistema financiero y bancario de China, o incluso el colapso del euro o el colapso de Wall Street.

 

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El Banco de China tranquiliza al mundo: el crecimiento es “alcanzable”
12/03/2016 12:45
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Ashgabat, Berdimuhamedov es presidente por tercera vez. Permanecen la pobreza y la represión
13/02/2017 21:19
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013