10/09/2019, 14.21
HONG KONG - CHINA
Enviar a un amigo

La guerra mediática de Beijing contra las protestas de Hong Kong

de Paul Wang

Embajadores chinos de 70 Estados del mundo han publicado artículos defendiendo la política de Beijing, y poniendo en guardia a los países extranjeros, para que no intervengan en los hechos de Hong Kong. Luego de la censura, se han dado de alta cientos de cuentas en las redes sociales, para hacer frente y destruir el movimiento anti-extradición y democrático. Los medios de Estado, forjadores de las fake news. El apoyo de personajes del espectáculo. 

Hong Kong (AsiaNews) - Hoy apareció un artículo en el Global Times - el periódico cuasi-oficialista, ligado al Diario del Pueblo- donde se acusa a los medios occidentales de promover una “revolución de color” en Hong Kong. Con el término “revolución de color” se alude a las revueltas populares que han tenido lugar en los países de Europa del Este, y que han conducido a la caída de la URSS, o bien a las de la “Primavera árabe”, que provocaron la caída de varios regímenes en Oriente Medio. 

El autor del artículo, Shen Yi, director del Centro para la gobernabilidad del Ciberespacio en la Universidad de Fudan (Shanghai), acusa de parcialidad a los medios occidentales, porque muestran los hechos de Hong Kong como “un movimiento no-violento y de resistencia, en favor de la lucha democrática”. Él asevera, en cambio, que lo que está sucediendo no son más que “revueltas callejeras”, sostenidas por gobiernos extranjeros que defienden sus “intereses nacionales”. 

El de Shen Yi no es sino uno de los tantos artículos que la maquinaria publicitaria del Partido Comunista china ha puesto en acto para hacer frente a la información proveniente de Hong Kong, y así influenciar la opinión pública internacional. 

Las manifestaciones de Hong Kong comenzaron en junio. En un primer momento, los medios chinos se mantuvieron en silencio y censuraron las noticias. Pero cuando la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, declaró que procedería a “sepultar” la ley de extradición, en China empezó la guerra mediática. Primeramente, numerosos embajadores en más de 70 países del mundo escribieron artículos en los periódicos para reivindicar los hechos de Hong Kong como un “asunto interno de China”, y advertir a Occidente que se abstuviera de activar una nueva “revolución de color”. 

Luego se lanzó la guerra en las redes sociales. Si bien Facebook, Twitter e Instagram están censuradas en China, a mediados de junio aparecieron de la nada cientos de cuentas desde donde se comentaba, con fotos y juicios, lo que sucedía en Hong Kong, etiquetando a los jóvenes manifestantes como “violentos revoltosos”, “alimañas”, “mierda de rata”; exaltando el desempeño de la policía para mantener el orden. En ningún momento se aludía al reclamo de democracia y mucho menos al uso excesivo de la fuerza por parte de los policías. 

Facebook, Twitter y YouTube tuvieron que eliminar muchas de estas cuentas porque era evidente que estaban ligadas al gobierno chino

Luego fue el turno de los medios de Estado, que también crearon fake news: una manifestación de padres de Hong Kong, en la que éstos defendían a sus hijos de las acusaciones de revuelta (v. foto), fue presentada como una manifestación contra los “revoltosos”; la violencia de los pandilleros y mafiosos de Yuen Long contra los manifestantes, presentadas como una reacción espontánea de la población, ante los abusos y la violencia de los manifestantes. 

Los medios estatales continuaron enarbolando el patriotismo, sosteniendo que los movimientos de masas están siendo manipulados y encabezados por potencias extranjeras (en primer lugar, por los EEUU), y que los “revoltosos” quieren destruir el bienestar de Hong Kong, basado en el principio de “un país, dos sistemas”. Los jóvenes sostiene precisamente lo contrario: China está destruyendo este principio, y busca sumir a Hong Kong en la dictadura china.  

En apoyo de China, se sumaron algunas personalidades del espectáculo: la actriz Liu Yifei, que encarna a Mulan en el filme de Disney, próximamente en cartelera, ansiando cosechar  éxito en China, posteó mensajes elogiando a la policía de Hong Kong. Como consecuencia, los jóvenes decidieron boicotear su película. El famoso actor Jackie Chan también quiso testimoniar a China su patriotismo, posteando la frase (sugerida por la TV estatal): “Soy un guardián de la bandera con cinco estrellas”, luego de que algunos manifestantes quitaran la bandera china en Victoria Harbour.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Un parlamentario demócrata, víctima de una paliza de tres pandilleros
24/09/2019 14:57
‘Gloria a Hong Kong’, el nuevo himno de las protestas (Video)
11/09/2019 14:30
Beijing reprende a los EEUU por la ley sobre los derechos humanos de Hong Kong
26/09/2019 12:09
La ira de Beijing contra Joshua Wong, en Alemania
11/09/2019 11:55
Policía de Hong Kong: dispararemos proyectiles letales contra cualquiera que lance cócteles Molotov
17/09/2019 10:12