27/06/2016, 13.29
ARMENIA – VATICANO
Enviar a un amigo

La visita de Francisco y la misión confiada al pueblo armenio

de Pierre Balanian

El Papa no ha vacilado en llamar al Mal por su nombre, y ha reconocido el derecho del pueblo armenio a la memoria. Pero esta memoria ya no puede ser un fin en sí misma: debe convertirse en la vocación de las personas y la diáspora armenia. Estos deben convertirse en embajadores y puentes de unión entre las culturas que se han encontrado después del genocidio, que trabajan por la paz y la convivencia religiosa. De un armenio en la diáspora.

 

París (AsiaNews) - La "visita histórica" ​​del Papa Francisco a Armenia fue la visita de un "gran amigo de nuestro país y de nuestro pueblo". Así lo aseguró el presidente Serge Sarkissian a la conclusión de la visita apostólica de tres días del Papa en el Cáucaso. Las palabras de Francisco, añadió el anfitrión de la televisión estatal, "llegan directamente a los corazones de la gente del Ararat, un ciclón que ha desafiado demasiadas convicciones y posturas".

El Papa no ha vacilado en llamar al Mal con su propio nombre, decir - a pesar de la presión de Turquía - la palabra "genocidio" que el entorno del Papa quiso eludir esta vez para evitar una crisis con Ankara. Pero el Papa ha subrayado una vez más la importancia de reconocer las culpas como un primer paso hacia la justicia y la verdadera reconciliación. El Papa Francisco defendió varias veces en sus discursos el derecho y el deber a la memoria de los armenios: "Que Dios proteja la memoria del pueblo armenio. La memoria no debe diluirse u olvidarse, la memoria es una fuente de paz y de futuro". Pero también invito a esta "primera nación cristiana" para no encallar en el pasado, a no dar un paso atrás y mirar hacia el futuro para "no privar a la humanidad de la importancia del papel asignado a los armenios" en los tiempos actuales.

"Hacer la paz con los turcos", instó, y llegar a la "paz en Nagorno-Karabaj". Y esto a pesar de ser muy consciente, tal vez más que cualquier otra persona, que Turquía aún no está preparada para hacer frente a la historia propia y abandonar la negación. "Abrir las barreras", ha querido decir, haciendo volar en la dirección de la frontera cerrada con Turquía dos palomas desde el lugar donde se le mantuvo preso a San Gregorio el Iluminador bautizador de Armenia. Y el lugar en donde el Arca de Noé anunciaba una nueva era para los sobrevivientes del diluvio.

Pero sobre todo, invitó al pueblo armenio a recuperar su papel esencial en el mundo de hoy, siendo su conversión una prueba de que "la esperanza (es) más fuerte que cualquier dificultad". "El Papa nos ha hecho reflexionar", dijo Mons. Raphael Minassian, obispo de la Eparquía de Armenia, Georgia, Rusia y Europa del Este.

Para el director general de la Obra de Oriente, Mons. Pascal Gollnisch, el papel que los armenios tienen en el mundo de hoy es claro: "Son una gente extraordinaria, que se encuentra en todo el mundo a través de los descendientes de los supervivientes del Genocidio repartidos por todo el planeta, que constituyen la diáspora armenia. Son portadores de una doble cultura, unidas entre sí a través de la cultura armenia".

Son aquellos de la cultura armenia y eslava, que viven en Europa del Este y Rusia; los de la cultura armenia-medio-oriental (en los países de Medio Oriente Medio) y la cultura armenia-occidental, los de Europa y América. "Hoy todo se juega en estos países - dice Mons. Gollnisch - y la misión de los armenios en esta época a la que se refiere el Papa es unir el mundo, sirviendo como puente de unión entre el mundo árabe, el mundo eslavo y Occidente".

Es la vocación de los armenios de hoy, añade, un pueblo "desgarrado por un dolor que lo llevó a todos los rincones de la Tierra como embajadores vinculados a Armenia, el único país en el mundo aun compuesto por un 98% de cristianos”. Ellos pueden "jugar el papel de los intermediarios en traer de vuelta la memoria, la fe y la piedad, en otras palabras, la paz y la convivencia en estos tiempos difíciles". Estas son también las palabras clave y el significado del mensaje de la Declaración Conjunta firmado ayer entre la Santa Sede y el Katolicossato armenio de Echmiadzín.

El mensaje ha sido recibido en su totalidad, a través del Presidente de la República de Armenia Sarkissian, quien dijo: "Estamos listos para una paz regional y duradera". El líder político también subrayo la capacidad de los armenios a la coexistencia inter-religiosa, que los hace capaces de "vivir en armonía con las personas de otras religiones y minorías" como lo demuestran "las excelentes relaciones con la República Islámica".

Pero la respuesta más clara ha llegado principalmente a través de la donación por parte de la Iglesia Apostólica Armenia a Francisco: una escultura del Arca de Noé encallada en el monte Ararat. El Arca tiene la forma de un jarrón de bronce que lleva la letra "E" en armenio (símbolo de Dios) con un tornillo, que se ha llenado y regado por el Papa junto con el Katolicos de la tierra y el agua entregada a ellos por los armenios que procedían de muchos países de Oriente Medio: Líbano, Siria, Irak, Turquía, Jordania, Israel, Irán, Kuwait y los Emiratos árabes Unidos. Una respuesta que no puede ser más elocuente.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Barsamian: La Iglesia armenia, siempre cerca de su pueblo
25/10/2018 19:39
Papa Francisco en Armenia, peregrino en la tierra de los mártires cristianos
23/06/2016 16:06
El Papa en Armenia pide al Catholicos bendecir “nuestra andadura hacia la unidad plena”
26/06/2016 11:59
Ereván, renuncia el Catolicós Karekin II
25/09/2018 09:47
Papa al Patriarca armenio, "el ecumenismo del sufrimiento y el martirio" empuja la unidad
08/05/2014