17/06/2019, 14.34
CHINA-ONU
Enviar a un amigo

Las visitas de la ONU a los campos de concentración de uigures, un ‘engaño’ de China

de Wang Zhicheng

La semana pasada, el responsable de antiterrorismo de la ONU, Vladimir Voronkov, hizo una visita “guiada” a los campos de reclusión del Xinjiang, pero no brindó ninguna declaración. También se le ofreció una visita a Michelle Bachelet, responsable de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Bachelet acepta si Beijing no pone condiciones para la visita. China teme las críticas internacionales durante la 41ra sesión del Consejo de la ONU sobre Derechos Humanos, que se realizará del 24 de junio al 12 de julio.  

 

Beijing (AsiaNews) – Las invitaciones de China, dirigidas a miembros de la ONU, para visitar Xinjiang y los campos de reclusión para los uigures arriesgan convertirse en una jugada para “engañar a la comunidad internacional y justificar sus crímenes de lesa humanidad”. Es lo que afirma Dolkun Isa, presidente del World Uyghur Congress, una asociación con sede en Múnich.

Del 13 al 15 de junio, el responsable del área de antiterrorismo en la ONU, Vladimir Voronkov, visitó la región de población mayoritaria musulmana, que Beijing trata de dominar con puño férreo.

Hace meses que la ONU solicitaba visitar Xinjiang para verificar los abusos contra los uigures, la población tucófona local. A China se la acusa de haber encerrado por la fuerza a cuando menos un millón de uigures, que son sometidos a un lavado de cerebro para debilitar su apego a la fe islámica, considerada una “radicalización”. A pesar de los testimonios de muchos sobrevivientes, Beijing siempre ha sostenido que dichos campos no son más que “centros de entrenamiento profesional”.

La visita de Voronkov -que no ha publicado ninguna declaración- fue planificada por China en cada una de sus etapas. Muchas organizaciones pro derechos humanos acusan a Beijing de organizar estas visitas para silenciar las críticas internacionales a su accionar.

China incluso ha ofrecido a Michele Bachelet, responsable de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, viajar a Xinjiang y “ver con sus propios ojos” los “campos de entrenamiento profesional”.

La invitación fue recibida el 15 de junio. Pero el Alto Comisionado de la ONU ha declarado que sólo responderá positivamente si Beijing otorga libre acceso a los campos, sin ninguna restricción, y si garantiza que el Comisario podrá hablar libremente con todas las personas internadas y los guardias, sin ninguna censura.

Para Human Rights Watch, las invitaciones que China ha hecho en las últimas semanas no son más que un intento de poner freno a las críticas sobre las violaciones de derechos humanos, que podrían surgir durante la 41ra sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, a celebrarse del 24 de junio al 12 de julio.

Dolkun Isa también define las invitaciones de China como “no sinceras, como mínimo”: si Beijing no tuviese nada que esconder en Xinjiang -agrega- “la hubiera invitado [a Bachelet] hace mucho tiempo”.  

“Una visita solo tiene valor si China permite, sin poner condiciones, una misión de la ONU que lleve a cabo una investigación independiente… con acceso ilimitado a todos los campos, a todos los detenidos, pudiendo hablar con cualquier detenido o guardia que ella desee. De otro modo, esta visita solo será usada por China para engañar a la comunidad internacional”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Xinjiang: tarde o temprano, los ‘centros de entrenamiento profesional’ (campos de concentración) serán clausurados
13/03/2019 12:59
Muchos países musulmanes ‘callan’ sobre la persecución de los uigures
06/06/2019 12:54
Onu: que China cierre los centros de detención en Xinjiang
11/07/2019 12:25
Activistas acusan: hay kirguisos y kazajos detenidos con los uigures en Xinjiang
19/12/2018 15:31
Se escapó de un campo de concentración de Xinjiang, un tribunal kazako le concede asilo
02/08/2018 13:53