13/08/2018, 15.22
IRAK
Enviar a un amigo

Llamamiento de los obispos caldeos por la paz en Siria y por el diálogo entre Irán y EEUU

Se concluyó el Sínodo 2018, que se había programado del 7 al 13 de agosto en Bagdad. Estuvieron presentes los prelados locales y aquellos de los países de la diáspora. Preocupación por las tensiones entre Washington y Teherán: en lugar de recurrir a sanciones, se debe optar por la diplomacia. El retorno de los cristianos y la obra de reconstrucción son fundamentales para que resurja Irak. 

Bagdad (AsiaNews) - Una oración pidiendo el fin de la guerra en Siria y en todas las demás zonas del Oriente Medio, y también en Yemen, donde se está desatando un conflicto, además de la invitación a aunar esfuerzos para que la región pueda finalmente gozar de una “paz estable y duradera”. Es éste el llamamiento contenido en la declaración final del Sínodo 2018 de la Iglesia caldea, concluido hoy. El evento se celebró del 7 al 13 de agosto en Bagdad, bajo la guía del patriarca y cardenal Louis Raphael Sako. Los responsables de la Iglesia iraquí se dirigen a Irán y a los Estados Unidos -que protagonizan una creciente “guerra psicológica” [según palabras del presidente Rouhani]- advirtiendo que, de producirse una escalada, toda la situación de la región podría precipitarse.

Para resolver los problemas, Teherán y Washington –escriben los obispos en la declaración que hicieron llegar a AsiaNews- deben adoptar el camino del diálogo y de la diplomacia, y no tratar de imponer medidas y acciones punitivas, que sólo perjudican a la población civil. Quienes pagan el precio de la violencia, agregan los prelados,  “son las personas inocentes”, tal como ocurrió en Irak durante 13 años, mientras estuvieron vigentes las sanciones. “Las guerras y las sanciones –advierten- no harán sino provocar resultados negativos”.

Además de cuestionar los hechos de violencia que ensangrientan la región, los obispos iraquíes –guiados por el patriarca Sako- han analizado la situación que rige en Irak y en la comunidad cristiana local en particular, que ha emprendido un lento proceso de renacimiento luego del drama vivido bajo el dominio del Estado islámico (EI, ex ISIS) en el pasado reciente. La Iglesia iraquí confirma su apoyo para cuantos obren movidos por una visión que apunte a reforzar la unidad nacional.

Exhortando a la clase política a emprender una lucha común contra la corrupción, los obispos iraquíes y aquellos de los países de la diáspora –estuvieron presentes los prelados de las diócesis de Australia, Estados Unidos, Canadá, Europa, Irán, Líbano y Siria- invitan a fortalecer la economía y a generar mayor ocupación. Un objetivo que debe apuntar fundamentalmente a las nuevas generaciones, superando la mentalidad sectaria y el sistema de cupos. Para lograr este objetivo –agregan los obispos- es esencial dar vida a un gobierno nacional fuerte, que trate a todos los ciudadanos bajo el signo de la igualdad, la libertad, la democracia y el respeto por el pluralismo. Al futuro poder Ejecutivo compete la tarea de asegurar el regreso de las familias desplazadas –tarea para la cual es menester el apoyo de la comunidad internacional- apuntando a la reparación y reacondicionamiento de las viviendas y poniendo a punto las infraestructuras.

La iglesia iraquí no oculta su temor por el futuro de Irak y de la región, más allá de los problemas que deban afrontar los caldeos de la diáspora. Es por eso que el primer punto –advierten ellos- es asegurar el regreso del mayor número posible de desplazados a fin de que puedan volver a la llanura de Nínive, el área de mayor población cristiana en el norte del país. Éste será el punto de partida que luego permitirá reforzar la seguridad y potenciar las actividades pastorales, sociales y humanitarias, en tanto llamar a los fieles a mostrar “paciencia y constancia”, manteniendo viva la fe y la esperanza.  

El mensaje de los obispos caldeos se concluye con los saludos dirigidos a los “hermanos y hermanas musulmanes” por la fiesta de Id al-adha (la Fiesta del sacrificio) que se celebra el 21 de agosto, en la que cual el islam recuerda su total sumisión a Dios.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sínodo caldeo: 'Solidaridad y orgullo' por los cristianos iraquíes, testigos de paz, fe y unidad
09/10/2017 15:47
Mons. Warduni: del Sínodo caldeo “unidad y diálogo” para el futuro de los cristianos y de Irak
03/10/2017 13:43
Mar Sako: contra las destrucciones de Isis, los planes de reconstrucción y convivencia para Mosul y Nínive
22/06/2017 14:34
Card. Sako al clero caldeo: Oración y Eucaristía, seamos testigos ‘alegres’ de Cristo
09/07/2019 13:18
Patriarca de Bagdad: El después del Isis. El futuro de Nínive, en manos de la población local
04/07/2017 14:13