24/08/2016, 12.43
SIRIA
Enviar a un amigo

Los patriarcas de Siria piden cancelar las sanciones: Afectan sólo a la población

Giovanni X Yazigi, Gregorio III Laham y Mar Ignatius Aphrem II se dirigen a la comunidad internacional para que se detenga “el asedio” al pueblo sirio. Las sanciones refuerzan el clima de aislamiento del país y afectan sólo a los pobres. Turquía continúa la ofensiva contra el Estado islámico y YPG. En Hassaké hay una tregua entre las fuerzas gubernamentales y las milicias kurdas.

Damasco (AsiaNews)- Cancelar las sanciones internacionales que “obstaculizan el ingreso y la distribución de comida y de ayudas”, “detener el asedio al pueblo sirio” y permitir al país y a sus ciudadanos “vivir de un modo digno”, gozando de los “derechos básicos como en el resto del mundo”. Es este el pedido lanzado por los tres patriarcas cristianos de Damasco a la comunidad internacional y a todas las naciones -y potencias- involucradas en el conflicto en Siria. Una guerra que, en cinco años, ya causó al menos 290.000 muertos y millones de evacuados, generando una tragedia humanitaria de enormes proporciones.

El pedido, enviado a AsiaNews para su conocimiento, está firmado por Giovanni X Yazigi, patriarca de la Iglesia griego-ortodoxa de Antioquía, Gregorio III Laham, patriarca católico griego melquita y Mar Ignatius Aphrem II, patriarca sirio-ortodoxo. En la carta los líderes cristianos recuerdan que “desde el inicio de la crisis en Siria, en 2011, el impacto de las sanciones económicas y financieras” se tornó cada vez más significativo “para la vida cotidiana de los ciudadanos”.

Las sanciones, escriben los patriarcas, “agudizan los sufrimientos del pueblo sirio” y representan “un ulterior aspecto de la crisis” porque “aumentan la presión (del conflicto) sobre los individuos, las instituciones, las compañías y como consecuencia, sobre la población entera”.

La falta de “nuevas inversiones” y la “prohibición de vuelos internacionales” en Siria, así como “las restricciones a las importaciones” y las listas negras establecidas sobre empresas sirias que no pueden obrar a nivel internacional, refuerzan el clima de “aislamiento” que se respira en Siria. Además, continúan los patriarcas, la clausura de muchas embajadas occidentales y el retiro del personal diplomático “limitan las relaciones” y “la interacción con el extranjero”.

La prohibición de operaciones bancarias internacionales- agregan- también pone “a las personas en  graves crisis financieras. Se empobrecen los ciudadanos, amenazando quitarles el pan cotidiano, privándolos de toda dignidad humana”. Y la consecuencia natural de ellos “es el aumento de los precios de los artículos de primera necesidad”, la caída del poder de adquisición de la moneda local y el surgimiento de “nuevos problemas” en el plano social.

Si bien la finalidad de las sanciones “es de tipo político”, advierten los patriarcas, quien sufre las consecuencias “es pueblo sirio entero”, en particular “los pobres y los trabajadores de las clases más humildes”. Frente a la “determinación” de la gente, la realidad “empeora” cada vez más y los sufrimientos están “en continuo crecimiento”. Por esto, “nosotros los patriarcas residentes en Damasco, que sentimos con claridad los sufrimientos de la población (…) pedimos con energía la remoción de las sanciones” en la esperanza de que se tomen “medidas extraordinarias” basadas en la Carta de los derechos humanos y en los tratados internacionales.

Al final del pedido, los tres patriarcas subrayan que las sanciones favorecen sólo las miras de “grupos que no quieren el bien común del país”; por el contrario, su cancelación “ayudaría al trabajo de las organizaciones eclesiales y humanitarias activas en el territorio para poder llevar ayuda y distribuir comida y remedios”.

Mientras tanto en el conflicto continúa la ofensiva lanzada por Turquía en el territorio sirio contra objetivos del Estado islámico (EI) y milicias kurdas YPG (Unidad de Protección Popular). El epicentro de las operaciones es la pequeña ciudad siria de Jarabulus, situada cerca de la frontera turca y desde hace tiempo en manos de los yihadistas. El presidente turco, Recep Tayyid Erdogan, confirma el pleno apoyo a la campaña militar que trata de atacar a “Daesh y YGP”, ambos grupos considerados “terroristas” por Ankara.

Se perfila una tregua, en cambio, entre el ejército sirio y los combatientes kurdos en Hassaké, en el noreste del país, desde hace días teatro de enfrentamientos entre los dos frentes, por el control del área. El acuerdo prevé “un cese del fuego y el retiro de todas las fuerzas armadas de la ciudad”. A esto se agregan el intercambio de prisioneros y heridos y la reapertura de todas las rutas, cerradas al tránsito durante los combates.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Siria, los rebeldes y el ejército turco arrancan la ciudad de Jarablus al Isis
25/08/2016 09:58
Los turcos invaden Jarablus: con el pretexto de la lucha contra el Isis, Ankara apunta a los kurdos
24/08/2016 15:20
Daraya: tras cuatro años de asedio, los rebeldes ceden a las fuerzas de Assad
26/08/2016 10:35
Medios chinos: la foto del niño sirio, quizás “falsa propaganda occidental”
23/08/2016 15:18