28/12/2016, 12.39
CHINA
Enviar a un amigo

Mao Zedong, perseguidor de las religiones, ahora es adorado como un dios

En ocasión del cumpleaños del difunto líder, se hicieron ofrendas de incienso, fruta, dinero en billetes a las estatuas de Mao, que fueron adornadas tal como se hace con las divinidades budistas o taoístas. Hubo 40.000 personas en la vigilia del 26 de diciembre en Shaoshan, lugar natal del Gran Timonel. 

Shaoshan (AsiaNews/Agencias) – Mao Zedong, quien en vida trató de destruir las religiones, ahora es adorado como un dios. Sobre todo en Hunan, su provincia de origen, suelen encontrarse templos budistas y taoístas donde se entrona la estatua del Gran Timonel, revestido de paños amarillos (el color del emperador y del Buda), y a la cual se presentan ofrendas de incienso, fruta, dinero en billetes (falso), tal como se hace con un dios o con el espíritu de un antepasado.  

Según Radio Free Asia incluso hay algunos ricos que han transformado una habitación de su casa  en una “capilla” privada, que está ocupada por la estatua de Mao.

Los honores a las estatuas de Mao y a su mausoleo situado en la plaza Tiananmen de Beijing son mucho más evidentes en el día de su cumpleaños, el 26 de diciembre, fecha de su nacimiento, en el  año 1893.

En Shaoshan, su lugar natal, al menos 40.000 personas llegaron de varias partes del país para velar en la noche recordando al difunto presidente.

El gobierno chino mantiene una posición ambivalente en relación a la memoria de Mao. Por una parte, elogia al difunto líder por haber “alzado” a China frente a todas las naciones; por otra, ha considerado que cuando menos “el 30% de su pensamiento fue errado, sobre todo con la experiencia del Gran Salto adelante –que hizo morir de hambre a entre 30 y 50 millones de habitantes- y la Revolución cultural, cuando China se encontró en medio de una guerra civil con limpiezas étnicas, purgas, ejecuciones y enfrentamientos que azotaron a millones de personas.  

En las últimas décadas, ante la gran brecha abierta entre ricos y pobres y la corrupción generalizada del Partido, muchos proletarios han exaltado a Mao y al período maoísta como una edad de oro del comunismo, donde no existían los problemas que se ven actualmente, sacando partido del elogio a Mao como crítica a la actual plana de líderes.

En un intento por evitar caer en “el fin de la Unión Soviética”, Xi Jinping ha vetado toda crítica al pasado y al presente del Partido comunista, favoreciendo un revival de las “canciones rojas”, los cantos de la época de Mao, que exaltan al Gran Timonel y los brillantes sucesos de China. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El lobby de los intelectuales pide más libertad. Las zancadillas de los rivales de Xi Jinping
02/08/2016 19:26
La nueva “Larga Marcha” de Xi Jinping
20/07/2016 11:48
Xi Jinping usa la “cultura tradicional” para lanzar una nueva Revolución cultural
11/02/2016 23:39
Xi Jinping quiere ser Mao. Pero yo no quiere aprender de sus errores
01/08/2014
Bajo el poder de Xi Jinping, el Frente Unido busca asimilar y dominar todas las religiones
07/05/2018 04:37