30/01/2016, 10.58
IRAK
Enviar a un amigo

Mar Sako, tres años como patriarca: unidad y servicio para el futuro de la Iglesia en Irak

El Patriarca caldeo publica una carta pastoral en el tercer aniversario de la elección. El primado de la Iglesia iraquí subraya los objetivos alcanzados y traza los desafíos para el futuro. En el Año de la Misericordia, la exigencia de perdonar y ser perdonados. Una dirigencia política cristiana fuerte para defender los derechos de la comunidad.

Bagdad (AsiaNews)- La ordenación de seis nuevos obispos; la reforma de la liturgia de la misa caldea, del bautismo, de los matrimonios, los esfuerzos para “mantener la peculiaridad y la originalidad oriental” y “deshacerse de las extrañas tradiciones” que “no están en línea con lo que enseña la Biblia”; nuevas leyes para “alcanzar la justicia” entre los miembros del clero, reforzando el trabajo espiritual, el deseo de servir, el objetivo de unidad; fortalecer el rol del Patriarcado en Irak, porque el “futuro de nuestra Iglesia está aquí, en nuestra tierra”. Son éstos los objetivos principales alcanzados por la Iglesia iraquí en estos tres años, desde que Mar Louis Raphael I Sako fuera elegido como Patriarca caldeo el 31 de enero de 2013, y que Su Beatitud ilustró en una carta pastoral difundida en las últimas horas.

Nacido el 4 de julio de 1948, en el norte de Irak, fue ordenado sacerdote el 1ero de junio de 1974. Como arzobispo de Kirkuk, él denunció en varias ocasiones el éxodo de los cristianos del país -la población se redujo más o menos a la mitad en los últimos años- y lanzó pedidos a las más altas autoridades de la Iglesia y de la política local, además de a la comunidad internacional, para garantizarles un futuro. En 2008 recibió el premio Defensor Fidei y dos años más tarde, el reconocimiento internacional Pax Christi.

En el texto, enviado a AsiaNews, el Patriarca de Babilonia de los Caldeos y presidente de la Conferencia episcopal iraquí quiere “agradecer a Dios por todo”, por “las dificultades y los desafíos que hemos enfrentado” y por “la agonía que derivó”; todos estos sufrimientos, agrega, “no lograron aniquilarnos” y “no han eliminado nuestra esperanza”.

En la carta pastoral, Mar Sako recuerda que, este año, la Iglesia universal celebra el Año Jubilar de la Misericordia y por eso “yo mismo soy el primero que tengo que vivir y practicar la misericordia”. El patriarca caldeo quiere “aprovechar esta ocasión para pedir a cuantos fueron heridos o se sintieron ofendidos, que acepten mis más sinceras disculpas”, si bien invita a no confundir “entre la administración pastoral y  relaciones personales”. La referencia es a los contrastes, en parte resueltos, con parte del clero caldeo de la diáspora, en particular con una diócesis de los EEUU.

"Mi cruz es pesada, pero quiero llevarla con fe, confianza y felicidad-agrega el primado- para servir a mi Iglesia caldea, a todos los cristianos en Irak y a mi país por entero”. Con la contribución de las personas de buena voluntad, agrega, “prometo hacer lo mejor de mi parte para proteger nuestra identidad […] apoyando la paz, promoviendo un lenguaje de diálogo y una coexistencia recíproca”.

Mar Sako auspicia que la obra para la Iglesia y los fieles esté anclada en una sólida “base humana y evangélica”, si bien “es malo ver a mi amado país hecho trizas, con miles de personas inocentes heridas o asesinadas, millones de evacuados y las terribles demoliciones por todos lados”. Por esto llegó el momento de “renovar nuestro compromiso hacia nuestra tierra y hacia el prójimo, en calidad de miembros de una única familia iraquí”, a despecho de las diferencias.

Por último, el patriarca Sako vuelve sobre la cuestión de las divisiones- sobre todo políticas- que afligen a los cristianos, y que rinden vanos los esfuerzos. “La unidad es un poder especial- recuerda- a nivel espiritual, humano, social y político”. Se necesitan acciones, no “discursos, ni vanas promesas” y todo debe concretarse en el nacimiento de un movimiento cristiano unificado, que obre en cualidad de referente político, ya a partir de las próximas elecciones. El último pedido es el de ayunar y rezar “en el período de la Cuaresma”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Patriarca de Baghdad: "No palabras sino gestos concretos contra el terrorismo'. En enero otros 1300 muertos
02/02/2015
Patriarca de Bagdad: ciudadanía y educación religiosa, para la paz en Medio Oriente
12/09/2015
Patriarcado caldeo: Políticos cristianos al gobierno
05/04/2016 15:14