08/08/2014, 00.00
COREA - VATICANO
Enviar a un amigo

Mons. You: El Papa Francesco en Corea, un "volcán" que encenderá a los jóvenes para la misión

de Bernardo Cervellera
Mons Lazzaro You, Obispo de Daejeon, hospedará en unos días decenas de miles de jóvenes de toda Asia y su más ilustre huésped: el Papa. Francisco. Este encuentro es la principal razón para el viaje del Papa al Lejano Oriente. La juventud marcada por la competencia y el individualismo, pero sedienta de Dios y el deseo de servir a los demás. La misión en Asia y la contribución del cristianismo: la historia, la gente, la comunidad.

Daejeon (AsiaNews) - A pocos días de la visita del Papa Francisco a Corea del Sur, se están produciendo en abundancia interpretaciones "políticas" de este viaje: una señal a China; una caricia a Kim Jong-un; un guiño a Japón... Y es probable olvidar que este viaje fue creado especialmente para encontrarse con los jóvenes de Corea y Asia, para lanzar una nueva evangelización entre los jóvenes asiáticos.

Un catalizador de la decisión del Papa de venir al Lejano Oriente - ¡la primera de un Papa después de 23 años! - ha sido una carta de Monseñor Lazzaro You Heung-sik, Obispo de Daejeon, a quien  los obispos de Asia le habían encargado de preparar la Jornada de la Juventud Asiática (Gag), que tendrá lugar del 10 al 17 de agosto en su propia diócesis.

"Yo sabía que - dice - el Papa Francisco en el verano de agosto se queda en Roma, para leer libros, escuchar música. Y entonces me vino la idea: ¡sería bueno que en agosto, el Papa estuviera en Corea para participar en la Gag! Pensé, aquí hay 2 mil jóvenes, haciendo una experiencia maravillosa pero hay que pensar en los otros jóvenes, los que no es fácil de encontrar: necesitamos crear una nueva evangelización para los jóvenes, pero para hacer esto tienes que mover obispos y sacerdotes: yo no podía hacerlo, pero sí el Papa".

Mons. You, de 63 años, dice con rugiente alegría que escribió al Papa, que había hablado con el cardenal Parolin, con el sustituto Mons. Angelo Becciu, con el cardenal Filoni y, finalmente, con el mismo Papa quien le dijo: "¡Usted me ha escrito! ¡Usted me ha escrito!.Cuando leí su carta, sentí en mi corazón un consejo: ¡hay que ir a Corea! Inmediatamente pregunté a Monseñor Becciu si. en ese momento yo ya tenía compromisos y ¡vi que estaba libre!".

La preparación no ha sido simple: Monseñor  You ha tenido que escribir cartas personales para todos los jóvenes invitados para garantizar su visado para Corea. Sólo los que vienen de Japón, Hong Kong y Taiwán no necesita un visado. Pero ahora todo está listo: esperamos 2.000  jóvenes procedentes del extranjero y 4.000 de Corea para trabajar durante el Gag; A estos se añaden al menos otros 20-30 mil jóvenes. "En los primeros días - dice el obispo -  vivirán con familias coreanas; el 13 estaremos en Salmoe [ La ciudad natal de s Andrea Kim, mártir coreano] para abrir la Gag. El 15 llegará el Papa. Antes de la intervención del pontífice, tres jóvenes, un chino de Hong Kong, un camboyano, un coreano se presentarán con una intervención. Entonces será el momento de Francisco. Creo que va a ser como un volcán: prendera el fuego en los corazones de estos jóvenes".

Mons. You describe las dificultades que enfrentan los jóvenes: "Más que en otros países, en Corea desde la escuela primaria, se anima a los jóvenes a competir, a ganar todo el tiempo, de superarse unos a otros. Tener un buen título de estudio se basa en gran medida en la sociedad confuciana y te pone en la jerarquía social, cada vez más alto. La primera comunidad cristiana en Corea era famosa porque en ella, gracias al Evangelio, no había ninguna distinción entre las personas nobles y comunes, entre ricos y pobres. Esto superación de las clases ha sido una contribución que la Iglesia ha dado a la nación. Sin embargo, incluso ahora están aquellos empujados a la competencia, a superar muchos obstáculos. Y a la Iglesia le resulta difícil encontrar a los jóvenes, ya que siempre tienen que hacer algo que les sirva para subir de rango: el deporte, la música, las lecciones de estudios adicionales.

Entre los chicos, creciendo, hay un discreto retiro de la fe. En la escuela primaria, a misa vienen un 30% de los niños católicos; en la escuela secundaria es más o menos el mismo porcentaje; pero en la universidad, el porcentaje se reduce al 5%. Muchas universidades no practican la fe: el estudio, el deseo de ganar, el deseo de hacer un cambio de carrera la alejan.

El ateísmo práctico, el materialismo es rampante y frena el cristianismo. Esto es porque incluso en Corea, poco a poco se está destruyendo la familia y la capacidad educativa de los padres y madres. Una vez en Corea el divorcio se sentía como una vergüenza. Pero ahora se jacta. Entre los católicos, el número promedio de divorcios es ligeramente inferior al nacional".

A pesar de estas dificultades, la Iglesia coreana está creciendo cada año y ahora cuenta con más de 10% de la población y muchos jóvenes piden el bautismo. "Hasta hace 30 años - dice monseñor You -. Los jóvenes se sentían atraídos por la justicia social [cuando el país estaba bajo la dictadura. ndr]. Ahora lo que les mueve es el servicio de los pobres, los marginados. Y los católicos les ofrecemos oportunidades de trabajo, para sudor, para dar tiempo a los necesitados y esto los hace felices.

Incluso los adultos se vuelven católicos por esto. En la diócesis, por ejemplo, tenemos dos buses con cocinas ambulantes: nos movemos en diferentes ciudades y preparamos el almuerzo para los pobres y desamparados. A veces voy con ellos para servir comidas. Las personas ven y entienden que la Iglesia es para el pueblo; vemos que ganamos de estas actividades, la confianza en la Iglesia porque se ve la transparencia, sin mentiras e intentos de hacerse rico. Y así, la Iglesia crece".

Además de despertar a los jóvenes a la fe, para el Obispo de Daejeon la visita del Papa servirá para lanzar la Iglesia coreana en la misión en Asia y el mundo.

"Creemos que - dice -. Que la venida del Papa será un componente más decisivo para la evangelización. La venida  de Juan Pablo II en el 84, fue un despertar para la Iglesia coreana, su venida en el 89 fue la oportunidad de abrirse a la sociedad. Esta vez, creo que el Papa nos conducirá a la misión en Asia y en el mundo. Y creo que esto es también un gran deseo del Papa".

El continente asiático, dice el obispo, tiene muchas culturas y religiones, pero "donde en Asia la cultura es evangelizada, hay una vida mejor, la sociedad cuenta con expresiones más humanas. Ciertamente, la evangelización no debe ser no hecho por la fuerza sino con el estilo de María, la madre, humilde, servicial. Todo el mundo está esperando este testimonio: los coreanos y los asiáticos tienen un gran deseo de Dios".

La contribución que la fe cristiana da a las culturas asiáticas es crucial. "En Asia - dice - se vive de mitos, de imágenes estáticas que en última instancia, no tienen influencia en la vida de todos los días .no existe el concepto de la historia. En cambio, para nosotros los cristianos, la historia es importante porque Dios ha entrado en la historia y comenzó una nueva historia, más buena, a través de la cual cambia todo el mundo. Si no hay historia, no hay ni siquiera el concepto de la sociedad como una unidad y como proyecto.

Otro aporte es el concepto de persona: en la sociedad asiática no se trata al ser humano como persona, lleno de dignidad y derechos. Y si no hay la persona, no hay ni siquiera la comunidad como una fraternidad y compartición. Entre nosotros sólo hay grupos, clanes, grupos étnicos, asociaciones para un propósito limitado.

Estos tres conceptos - la historia, la gente, la comunidad - son muy importantes para la inculturación en Asia debido a que estos se transforman a través de las personas y la sociedad. ¿Y cómo se hace? Ofreciendo un modelo. Jesús envió a sus discípulos de dos en dos para que la gente viera como se amaban, se vieron obligados a convertirse. Incluso durante las primeras persecuciones, las comunidades cristianas han crecido en número. ¿Y por qué? Por qué hubo una nueva relación, de amor, entre personas de diferentes estratos sociales".

"Por todo esto - concluye Mons You - el Papa Francisco comienza sus viajes por Asia a partir de un encuentro con los jóvenes, un signo del futuro, y de un lugar donde se vive la memoria de los mártires. Los mártires son los que han puesto juntas la fe y la vida, la ortodoxia y la orto- praxis. Son un modelo para nosotros. Ellos que han dado su vida por la fe en muchas partes de Asia, pueden ser el modelo de la Iglesia en el mundo y para los jóvenes".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispo de Daejeon : La visita del Papa, una fuente de esperanza y fuerza para los jóvenes de Asia
11/03/2014
Daejeon, la "silla del Papa" financia un hogar para madres solteras
30/12/2014
Jóvenes católicos vietnamitas: "en Corea para recibir al Papa, nuestro padre en la fe"
22/07/2014
Cardenal Tagle: El Papa nos exhorta a ser más y más misioneros, diálogo con los no creyentes
17/08/2014
Daejeon y Seúl se están preparando para dar la bienvenida al Papa y los jóvenes de Asia
12/08/2014