03/03/2021, 11.04
RUSIA
Enviar a un amigo

Moscú, los Viejos Creyentes salen a defender a los Testigos de Jehová

de Vladimir Rozanskij

La comunidad cismática del siglo XVII exige que se respete "el derecho inalienable" del grupo religioso proscrito, aunque "no compartan sus doctrina e ideas". Los Viejos Creyentes sufrieron en el pasado "la destrucción de las iglesias, la confiscación de los santuarios", además del "exilio y la reclusión, la tortura y la pena de muerte". La represión de la libertad de conciencia incrementa las tensiones, los conflictos y las divisiones en la sociedad.

Moscú (AsiaNews) - La comunidad de los Viejos Creyentes (Starovery, también llamados Staroobrjadtsy o "Viejos Ritualistas"), los cismáticos rusos del siglo XVII, hace un llamamiento contra la persecución de los Testigos de Jehová en Rusia, proscritos por ley desde el 2017. En una carta abierta publicada ayer, 2 de marzo, afirma que "la libertad de culto es uno de los derechos inalienables de la persona, que la humanidad ha conquistado a lo largo de muchos siglos. Esto es especialmente importante para los Viejos Creyentes de Rusia, ya que nuestros sacerdotes y fieles fueron perseguidos durante siglos por negarse a aceptar las reformas del Patriarca Nikon en el siglo XVII".

Con el Concilio de Moscú de 1666, los libros litúrgicos de la Iglesia eslava fueron reformados oficialmente por el patriarca de Moscú Nikon (Minin), con la intención de adaptarlos a los originales greco-bizantinos. La reforma, basada en conceptos aproximados de la antigua tradición, fue rechazada por la mayoría de la población, encabezada por el protopop Avvakum (Petrov), que quería permanecer fiel a las costumbres eslavas, viendo en ellas la expresión de la verdadera fe. El mismísimo Avvakum fue quemado en la hoguera en 1682 (foto 2), y la persecución de los viejos creyentes no cesó hasta el decreto de tolerancia religiosa de 1905, para luego reanudarse con la llegada de los bolcheviques en 1917. Actualmente, la comunidad de los Viejos Creyentes está encabezada por el Metropolitano de Moscú, Kornilij (Titov, foto 1), que preside una Iglesia de 15 eparquías y cerca de un millón de fieles en toda Rusia.

Como recuerda la carta abierta, "la destrucción de las iglesias, la confiscación de los santuarios, la prohibición de las celebraciones, la suspensión de los derechos civiles, la imposición de símbolos estigmatizantes en la vestimenta, el exilio y la prisión, la tortura y la pena de muerte: esto es lo que tuvieron que soportar los Viejos Creyentes en los siglos de persecución". También se produjeron varios suicidios en masa: “la gente se prendía fuego” para no someterse a la ‘Iglesia Nikoniana’. Por todo ello, los Viejos Creyentes son vistos como los padres de la disidencia popular en Rusia.

El texto también recuerda los sufrimientos del siglo XX, hasta que "llegaron nuevas esperanzas con la caída del régimen totalitario, a principios de los años 90". El Estado, la sociedad y las mismas confesiones religiosas hicieron mucho para restablecer los derechos de todos los ciudadanos a confesar su fe. Sin embargo, en los últimos años la situación ha empeorado y se han adoptado leyes y medidas para limitar los derechos de los creyentes, especialmente los de las minorías religiosas".

Efectivamente, luego de la "ley Jarovoj" de 2016, además de los Testigos de Jehová, se ha perseguido a los protestantes baptistas y pentecostales, a los miembros de la Cienciología y de algunas comunidades budistas y animistas asiáticas, y a diversos grupos vinculados al fenómeno del neopaganismo. La declaración puntualiza que "los Viejos Creyentes no comparten la doctrina y las ideas de la asociación religiosa de los Testigos de Jehová, muchos de cuyos postulados contradicen la ortodoxia. Sin embargo, el derecho a profesar libremente no puede ser arrebatado ni siquiera a los representantes de esta comunidad; sobre todo, son inaceptables los juicios penales en los que se somete a las personas a largos períodos de detención, sólo porque estas personas satisfacen sus necesidades religiosas (por ejemplo, con la lectura de la Biblia), sin hacer daño a nadie".

Por la experiencia vivida "durante los regímenes zarista y bolchevique", los Viejos Ritualistas son conscientes de que la represión contra los "creyentes de distinto signo" conduce al crecimiento de diversas tensiones en la sociedad, a conflictos y divisiones que sólo pueden evitarse si "las autoridades se adhieren estrictamente al principio de la libertad de conciencia y de confesión religiosa". La petición se propone a "todos los ciudadanos de Rusia que aprecian la libertad de conciencia, independientemente de su relación con la religión".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Putin y el aniversario de los viejos creyentes, los “verdaderos rusos”
09/08/2017 17:01
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Moscú, ‘Cuaresma, el tiempo más adecuado para luchar por la justicia’
03/03/2020 11:17
Nuevas persecuciones, ahora contra los cristianos baptistas rusos
15/11/2017 10:14
Nuevas redadas de la policía rusa en las casas de los testigos de Jehová
25/11/2020 13:58